Cargo sobre ti mi culpa (proyección psicológica)

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 7 octubre, 2018
Valeria Sabater · 28 enero, 2015
La proyección psicológica conforma en ocasiones relaciones basadas en la crítica y el abuso. Reconocer los conflictos y emociones internas antes de culpabilizar a los demás por esas frustraciones es clave de bienestar psicológico.

La proyección psicológica es un mecanismo de defensa que utilizamos con frecuencia. Lo hace, por ejemplo, quien incapaz de enfrentar sus emociones, conflictos y estados anímicos internos convulsos, los vuelca sobre los demás en forma de críticas y dinámicas dañinas. Es pensar que el defecto lo tienen otros, pero nunca uno mismo.

Por otro lado, también puede darse ese tipo de proyección que sin ser dañina, cae en el idealismo. Pensemos por ejemplo en esa época de inocencia y juventud en que estábamos enamorados de alguien. De algún modo, y casi inconscientemente, atribuimos a esa persona rasgos y virtudes que no se correspondían totalmente con la realidad. Ensalzábamos su bondad, su preocupación, sus aciertos y grandes atributos por ese halo de perfección que la propia mente se encargaba de proyectar.

El amor es en ocasiones un contexto muy propicio en el cual desarrollar la proyección psicológica. Ahora bien, cabe decir, eso sí que el verdadero problema sucede cuando se pone en práctica una proyección claramente negativa. Ahí donde la persona que la ejecuta tiene unas evidentes carencias emocionales, arrojando sobre otros pensamientos habitados por la rabia, la frustración…

Hablemos hoy sobre los sentimientos de culpa, y de cómo en ocasiones, lejos de asumirlos y afrontarlos, se apuntan al exterior con la intención de herir a los demás. A los que tienen más cerca, a los que supuestamente, más aprecian.

“La humildad nos permite ver las cosas como son, sin las deformaciones que genera la lente de la vanidad.”

-Alex Rovira-

La proyección: distorsionar la realidad en beneficio propio

Pareja enfadada dándose la espalda debido a la proyección psicológica

Empecemos poniendo un ejemplo. Tu pareja es una persona insegura que teme al compromiso. Lejos de asumir esa realidad, empieza a castigarte a ti, asegurándote que no le pones las cosas fáciles. Que siempre estás dándole muestras de desconfianza y de claro deseo de hacerle daño.

El problema no está en ti, está en él/ella. Ahora bien, lejos de afrontar que tiene un problema de autoestima y autoconfianza, te castiga  poniendo en evidencia cosas que no son verdad. Te dispara su rabia con afilados dardos, y proyecta sus emociones negativas en tu persona porque de ese modo consigue todas estas dimensiones:

  • Ignorar el problema y atribuirlo a los demás.
  • Liberarse de esa carga interna y dejarla en el exterior, en las personas que están a su alrededor.
  • Generando culpa en los demás consigue una posición de poder. “Yo NO tengo el problema”, lo tienen los DEMÁS, el mundo es quien debe moverse mi alrededor, no yo.
  • Al interpretar que son los demás quienes tienen el verdadero problema, logran distorsionar de tal modo su realidad que llegan a creerla. A creer su fantasía, su error, negando así sus verdaderas carencias.

Origen de los mecanismos de la proyección psicológica

Las raíces de la proyección psicológica se nutren de las teorías psicoanalíticas. Sin embargo, enfoques como la Gestalt han hecho de esta dimensión psicológica uno de sus puntos más importantes. Veámoslo a continuación.

Sigmund Freud

La teoría de la proyección psicológica fue desarrollada por Sigmund Freud. Fue durante su práctica clínica cuando percibió algo interesante: muchos de sus pacientes ponían en voces o figuras ajenas sentimientos que ellos mismos experimentaban pero que no se atrevían a admitir. Lejos de asumir o desentrañar esas emociones o pulsiones internas acusaban a los demás de esos mismos estados.

Más tarde, otros psicoanalistas relevantes como Jacques Lacan, relacionaron el fenómeno de la proyección a la neurosis. Sea como sea, dentro de este encuadre siempre se destacó la dificultad para hacer ver a las personas este mecanismo. Los pacientes no siempre están preparados para volver al interior aquello que en un momento se coloca sobre los demás.

Asimismo, y en relación a esto, desde la Universidad de Virginia, por ejemplo, se realizó un estudio donde se comprobó que las excusas, esos recursos tan comunes en nuestro día a día, son también un tipo de proyección psicológica. A menudo con ello, además de negar evidencias, llegamos a culpabilizamos a otros de no poder llevar a cabo ciertas cosas porque no somos capaces de evidenciar un hecho interno.

Freud y la proyección psicológica

La psicología Gestalt

Cuando proyectamos no sabemos que estamos proyectando. Mucho menos que seamos un proyector. Entonces, la proyección consiste en la tendencia de hacer responsable al ambiente de lo que se origina en el Sí Mismo”. Esta frase fue enunciada por uno de los máximos responsables de la psicología Gestalt: Fritz Pearls

Para este enfoque una de sus principales finalidades es sin duda facilitarnos la realización personal. Para ello, debemos ser plenamente conscientes de cada proceso, emoción, realidad persona y conflicto que hay en nuestro interior. Las proyecciones psicológicas son en esencia estados no aceptados e incluso reprimidos que hay que “liberar”.

Por tanto, para despertar el potencial humano hay que tocar esas cuevas internas, darles luz y transitar de la mano con esas emociones complejas. La aceptación favorece la libertad y el crecimiento.

¿Cómo romper la proyección psicológica?

El tema de la proyección psicológica es realmente complejo. Y tristemente frecuente. En ocasiones, muchas personas que sufren maltratos físicos y psicológicos siguen proyectando en sus parejas una imagen positiva. ¿Por qué razón? Porque de ese modo se autoprotegen de la realidad.

“Si mi pareja siente celos es porque me quiere”. “Mi pareja en el fondo me quiere, en ocasiones comete errores, pero es la persona que más se preocupa por mí”. Proyectar estas ideas es caer en una distorsión de la realidad donde su mundo es más inocuo. Ahí donde no aceptar la realidad con toda su crudeza, ahí donde toda persona valiente, debería poder reaccionar y defenderse.

Mujer culpando a su novio y haciendo una proyección psicológica negativa

¿Que debemos hacer?

  • Comprender que lo que proyectamos en los demás es en realidad un mecanismo de defensa. Un salvavidas en el cual acogernos para no admitir algo determinado.
  • Hay que comprender que proyectar culpa y rabia en quienes están a nuestro alrededor no va a conseguir más que generar más emociones negativas. Caeremos en un círculo vicioso donde esa falsa “sensación de poder”, nos ocasionará a largo plazo una dura caída.
  • Si eres tú quien sufre esa proyección por parte de otra persona, hazle ver claramente cómo te sientes. Adviértele que ese comportamiento, no se podrá mantener durante mucho tiempo. Que te sientes mal, humillado/a y manipulado/a.
  • Entiende también que en el momento en que la persona asuma que su proyección psicológica esconde en realidad una carencia personal, hará que pierdan su “sensación de control”. Al darse cuenta sufrirán una especie de caída personal en la cual, necesitarán ayuda y apoyo para “reconstruirse”. Para afrontar dichos problemas, dichas carencias.

Pero en general no es nada fácil aceptar que todos proyectamos en alguna ocasión. A veces lo hacemos sin darnos cuenta, pensamos que el defecto está ahí fuera y no en nosotros mismos. Pensar que la persona que amamos es poco más que una criatura perfecta, por ejemplo…

Todos tenemos defectos, todos tenemos carencias. Lo ideal, sería actuar siempre con humildad y objetividad… Porque al fin y al cabo, todos somos bellísimos seres imperfectos que intentamos sobrevivir en un mundo complejo para ser felices.

 

Freud, Anna (1980) El yo y los mecanismos de defensa. Madrid: Paidós Snyder, C. R., & Higgins, R. L. (1988). Excuses: Their effective role in the negotiation of reality. Psychological Bulletin, 104(1), 23-35.