Cerebro artificial: avances y posibles usos

27 febrero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el antropólogo Guillermo Bisbal
Replicar el cerebro humano es uno de los objetivos de los neurocientíficos y expertos en robótica. Esta clase de avances tecnológicos es conocido generalmente como: cerebro artificial. En otras palabras, son las investigaciones dirigidas a replicar a nivel de software y hardware habilidades cognitivas del cerebro humano o animal.

Esta idea de crear un cerebro plenamente electrónico es el tema de muchas películas y novelas de ciencia ficción. Sin embargo, poco a poco, se está haciendo realidad. Existen varios proyectos que unen a las mejores mentes del planeta para construir el primer cerebro plenamente artificial.

Se considera que el desarrollo del cerebro artificial permitirá crear una inteligencia artificial tan o más avanzada a la inteligencia humana. Para ello, deben reconstruir y reinterpretar desde simples moléculas hasta las complejas conexiones neuronales.

A continuación abordaremos los posibles usos del cerebro artificial y sus avances más recientes, sobre todo, el proyecto Blue Brain liderado por IBM.

Posibles usos del cerebro artificial

Los posibles usos del cerebro artificial dependen de las motivaciones de cada centro de investigación que llevan a cabo el desarrollo. Algunos lo hacen para mayor comprensión del cerebro humano y animal, mientras que otros lo hacen para buscar la inmortalidad.

Estos últimos son conocidos como los transhumanistas. Quienes participan en la carrera por el cerebro artificial para encontrar la inmortalidad.

Estas investigaciones son generalmente financiadas por multimillonarios excéntricos que quieren evitar la muerte. La idea principal es que vivirían eternamente al traspasar su consciencia y recuerdos de su cerebro biológico a un cerebro artificial.

Cerebro iluminado por luz azul

Más allá de estos usos algo ficticios, están los usos científicos del cerebro artificial. Que se puede resumir en tres usos importantes para la ciencia:

  • Entender con mayor profundidad el cerebro humano y de esta manera saber cómo tratar ciertas enfermedades cerebrales. También con el objetivo de expandir la cognición humana a niveles nunca antes vistos.
  • Probar una teoría dentro de la filosófica de la inteligencia artificial. Estudiar la posibilidad de crear una maquina con las mismas capacidades cognitivas humanas.
  • Crear una maquina capaz de realizar acciones generales inteligentes. En otras palabras, crear una maquina tan inteligente como un ser humano. Con capacidades adaptativas y de aprendizaje sostenido. De esta manera resolver problemas cotidianos mediante la inteligencia artificial contenida en un cerebro artificial.

Últimos avances en el desarrollo del cerebro artificial

A pesar de los grandes avances en robótica e informática en los últimos años, aún no se ha podido replicar el cerebro humano. Esto es debido a su gran dificultad, ya que deberían simular la relación entre más de 100 billones de neuronas.

El proyecto más conocido y seguido por el resto de los expertos en el cerebro humano y la informática es el llevado a cabo por IBM y L’École Polytechnique Fédérale de Lausanne de Suiza (EPFL), que lleva por nombre: Blue Brain (cerebro azul).

Blue Brain consiste en construir un cerebro artificial tomando como base inicial la actividad cerebral de un roedor. Esto lo hacen con un gran ordenador compuesto por otros de menor tamaño que representa cada neurona reconstruida.

Se estima que el cerebro de un ratón tiene 100 000 columnas con 10 000 neuronas cada una. En el caso del ser humano, esta cifra se multiplica de manera exponencial. Puede llegar a tener 2 millones de columnas, con 100 000 neuronas cada uno.

Esta reconstrucción del cerebro de un roedor tiene como objetivo a largo plazo llegar a comprender un poco más el funcionamiento del cerebro humano. Específicamente cómo los seres humanos, piensan, recuerdan y razonan.

Este proyecto empezó en 2008 y se espera que los resultados más prometedores sean utilizados prácticamente a partir del 2050. Ya sea excediendo la capacidad intelectual humana o siendo capaz de descargar el contenido de un cerebro humano en un cerebro artificial.

Cerebro iluminado para representar la psicofisiología

Críticas al desarrollo del cerebro artificial

Algunos neurocientíficos consideran que es mejor centrar esfuerzos para desarrollar acciones inteligentes generales sin la necesidad de imitar la naturaleza del cerebro humano. Argumentan que sería una tarea titánica e incluso algo peligrosa replicar a la perfección el cerebro humano.

Por otra parte, existen cuestiones éticas que deben ser resueltas al momento de desarrollar el cerebro artificial definitivo. Específicamente lo relativo a su mantenimiento, la relación con humanos, el desarrollo de su personalidad, su sistema de aprendizaje, libertades y posible muerte. En otras palabras, ¿sería considerado un humano? ¿Qué derechos tendría? ¿Podría ser desactivado? Etc.

Aunque parece que falta mucho tiempo para desarrollar un cerebro artificial pleno, en realidad esta a la vuelta de la esquina. Tanto así que muchos investigadores consideran que su velocidad de desarrollo es más rápida de lo esperado y los resultados son sumamente prometedores.

Por lo tanto, se debería plantear y responder no solo cuestiones de ámbito tecnológico, sino también del social, ético y moral a la hora de activar el hipotético primer cerebro artificial.

  • Markram, Henry (2006). “The Blue Brain Project”. Nature Reviews Neuroscience, Vol. 7: 153 – 160.