El color que reduce el estrés: la tonalidad de la calma

El color que reduce el estrés: la tonalidad de la calma

Valeria Sabater 12 diciembre, 2017 en Emociones 0 compartidos
escenario donde habita el color que reduce el estrés

Hay un color que reduce el estrés y que nos aporta calma. Es la tonalidad que habita en el mar y mece los océanos. Es el color de ese cielo despejado en las tardes relucientes de verano y en esas mañanas despejadas de otoño. Así, el azul, y todos esos escenarios donde deja impresa su paleta, facilita un escenario propicio para la relajación y el bienestar.

Es interesante saber que, aunque el color azul sea en la actualidad uno de los preferidos de la población en general, en el pasado no lo era en absoluto. Si esto era así se debía a una sencilla razón: no se veía demasiado. Más allá de ese tono presente el cielo y en los mares, no era común verlo formar parte de la cotidianidad de las sociedades anteriores al siglo XII (a excepción de la cultura egipcia).

Fue precisamente en este siglo cuando, gracias a las nuevas técnicas químicas y de fabricación, el azul pasó de ser un tono más bien “extraño” a formar parte de los lienzos religiosos, de los escudos de armas y de las obras de los más selectos artistas. De la noche a la mañana, la población en general experimentó el impacto psicológico y emocional relacionado con dicha tonalidad.

Se asoció a la divinidad, a lo místico, a la realeza y a la elegancia. Más tarde, llegado el siglo XVIII y con el desarrollo de nuevos pigmentos, apareció una gama mucho más amplia de azules. Con ellas, y gracias a los estudios desarrollados por Michel Pastoureau, quedó en evidencia una realidad innegable: el azul era el color favorito de todos los países occidentales. Era el tono que generaba bienestar y confianza en el ser humano…

planta que tiene el color que reduce el estrés

El color que reduce el estrés

Llevamos años realizando estudios en el desconocido mundo de la psicología del color obteniendo resultados sorprendentes. Lo que empezó el propio Newton, y que más tarde continuó Goethe, fue desarrollado después en los libros de Eva Heller. A día de hoy, universidades de todo el mundo analizan la relación del color con el mundo del márketing y la publicidad o con el objetivo de crear entornos laborales más acogedores, a la vez que productivos.

Así, algo que los expertos saben desde hace años es que el color que tiene un mayor poder para reducir el estrés es el azul. Puede que esta conclusión tan rotunda llame la atención, puesto que como ya sabemos, la mayoría de nosotros filtramos los colores asociando a ellos contenido inconsciente.

No obstante, recreémonos durante un momento. Intentemos evocar la sensación que nos genera estar frente a un mar en calma, un mar de aguas azules que se difumina en el horizonte con un cielo del mismo color. Si reproducimos bien la imagen, la calma que emana es inmensa, reconfortante, maravillosa y esto, es algo que experimenta la mayor parte de la población.

Por otro lado, algo que han demostrado científicos de la Universidad de Granada (UGR) en colaboración con el Colegio de Educación Especial San Rafael de Granada, es que la luz azul genera un efecto muy beneficioso cuando la persona experimenta estrés psicosocial agudo (cuando discutimos con alguien, cuando trabajamos bajo presión…) De hecho, el color azul aporta más calma que el color blanco.

Asimismo, en los trabajos realizados por Eva Heller se pudo ver que las habitaciones o entornos escolares donde predomina el azul, reduce la aparición de rabietas o de problemas comportamiento en los niños. Su efecto calmante es innegable.

escenario donde habita el color que reduce el estrés

El color azul, omnipresente

El color que reduce el estrés es a la vez el color más omnipresente en las marcas publicitarias. La mayoría lo buscan porque detrás, los expertos en neuromárketing tienen claro lo que está tonalidad genera en nuestro subconsciente:

  • El azul no es solo visual, es por encima de todo, experiencial.
  • Genera confianza, tranquilidad, calma y orden.
  • Asimismo, las grandes marcas como Facebook, Twitter, Ford, Wolkswagen, IBM, Roche, BBVA, Carrefour o MRW lo utilizan porque saben que el azul infunde fiabilidad y lealtad.
Por otro lado, si pensamos en ello nos daremos cuenta de que las grandes aerolíneas también hacen uso de ese color que reduce el estrés. Si hay algo que necesitan estas empresas es generar calma, bienestar y confianza en el cliente, de ahí que este tono esté presente en la mayoría de compañías en las que volamos de forma habitual.
Compartir

escenario donde habita el color que reduce el estrés

Para concluir, no hace falta que pintemos toda nuestra casa de azul cielo para conseguir un efecto de calma constante. Si lo hiciéramos así, al final nos habituaríamos y el cerebro experimentaría cierta sobrecarga perceptual. La clave está en el equilibrio, en saber que cuando pasamos un mal día, no hay nada tan sanador como dar un paseo por la playa o tumbarnos en un parque para dejar nuestra mirada en la inmensidad del cielo.

El color que reduce el estrés siempre está a nuestro alcance, y a veces es suficiente con volver el rostro en busca de una ventana y simplemente, desconectar y sumergirnos en esta mágica tonalidad.

Valeria Sabater

Soy psicóloga y escritora. La curiosidad por el conocimiento humano es mi cerradura particular, la psicología mi llave, la escritura, mi pasión.

Ver perfil »
Te puede gustar