¿Cómo afecta posponer el despertador en las mañanas?

¿Sueles apagar el despertador y quedarte en la cama cinco minutos más? Estudios recientes han evidenciado que este hábito no es demasiado beneficioso para nuestra salud.
¿Cómo afecta posponer el despertador en las mañanas?
Ebiezer López

Escrito y verificado por el psicólogo Ebiezer López.

Última actualización: 30 noviembre, 2021

¿Necesitas más de dos alarmas para poder levantarte por las mañanas? Es bastante común sentir el deseo de dormir “cinco minutos más” y posponer el despertador. A pesar de que parece algo inofensivo, los expertos advierten que es una costumbre poco saludable. Entonces, surge la pregunta: ¿cómo afecta posponer el despertador en las mañanas?

Aunque creas que esos cinco minutos de sueño extra te están ayudando a descansar, la realidad es otra. Tener más de una alarma para despertar puede acarrear problemas de salud física y mental bastante serios. Por lo tanto, la mejor opción es educarnos al respecto y desarrollar mejores hábitos de sueño para descansar de forma sana.

Los malos hábitos de sueño y sus consecuencias sobre la salud

La sociedad actual se caracteriza por la rapidez, la innovación y el cambio constante, lo cual tiene dos caras. Por una parte, el avance tecnológico nos permite gozar de comodidades que hacen la vida más sencilla. No obstante, también se relaciona con demandas más intensas y más frecuentes.

Las personas estudian, trabajan, forman una familia, tienen amigos, etc. A veces, nos da la impresión de que no hay suficientes horas en el día para cumplir la agenda. Así, la gente tiende a llevar hábitos de sueño poco saludables.

Mujer apagando el reloj

Un estudio señaló que los trastornos del sueño son un malestar que afecta a la sociedad a nivel mundial (Chattu et al., 2018). La falta de descanso se relaciona con enfermedades cardiovasculares, ansiedad, estrés, depresión y otras afecciones.

En este sentido, son muchos los que tienen la costumbre de posponer la alarma para poder descansar un poco más. La razón por la que este hábito es tan común es que no muchas personas entienden cómo afecta posponer el despertador en las mañanas. Incluso, se llega a pensar que es algo positivo porque se está “alargando” el sueño.

No obstante, posponer el despertador es un hábito negativo que puede perjudicarnos de varias maneras. Además, esta costumbre puede ser señal de que existen trastornos del sueño no diagnosticados que necesitan atención.

Las consecuencias de posponer el despertador

A menudo escuchamos o leemos sobre la importancia de dormir al menos ocho horas al día para tener buen descanso. Por tal motivo, podríamos pensar que posponer la alarma es una opción para conseguir dormir lo suficiente. Sin embargo, algo importante que debemos entender sobre el sueño es que se trata de un ciclo.

Cuando nos acostamos, el cuerpo pone en marcha una serie de funciones que regeneran todo el organismo. Para que sea reparador, un ciclo de sueño debería durar al menos ocho horas, las cuales no pueden ser interrumpidas. Eso significa que dividir el sueño, como sucede cuando posponemos la alarma, afecta el ciclo natural del sueño.

Para ilustrar mejor cómo afecta posponer el despertador en las mañanas, piensa en tu ciclo de sueño como un videojuego. Si por alguna razón pierdes, entonces tendrás que comenzar el nivel desde el principio. Esto mismo pasa con el sueño, cada vez que despiertas, anulas el ciclo de sueño y al acostarte, inicia uno nuevo.

Las interrupciones sucesivas del sueño terminan alterando el funcionamiento del cerebro y al resto del organismo. En consecuencia, es fácil que cuando te levantes de la cama te sientas más cansado a pesar de que “dormiste un poco más”. A largo plazo, esto tiene consecuencias negativas para la salud.

Aunque pueda ser tentador posponer la alarma unos diez minutos, es preferible levantarnos de inmediato. De lo contrario, es posible que experimentes algunos de los siguientes problemas de salud:

  • Cansancio.
  • Bajo rendimiento en el trabajo, la escuela, etc.
  • Humor irritable.
  • Problemas para concentrarte.
  • Fallos en la memoria.
  • Aumento del apetito.
  • Estado de ánimo alterado.

Según una investigación, tanto en los adolescentes como en adultos, los hábitos de sueño funcionan como predictores de la salud mental. Conductas como acostarse tarde usando el móvil o dormir tarde durante días de trabajo pueden causar alteraciones. Así como también desconocer cómo afecta posponer el despertador en las mañanas y hacerlo de forma continua (Zhang et al., 2018).

Mujer en la cama con el móvil

Recomendaciones para tener un mejor descanso

Además de evitar usar varias alarmas para despertar, es fundamental desarrollar una mejor higiene del sueño. Esto se consigue adoptando una serie de hábitos saludables en la vida diaria para favorecer un descanso reparador. De esta forma, estos son algunos de los comportamientos que deberías implementar para tener mayor descanso:

  • No consumir cafeína seis horas antes de dormir. Esto no solo se limita al café, también aplica para gaseosas y bebidas energéticas.
  • Evita comer dos horas antes de dormir y procura cenar ligero.
  • Silencia todos los aparatos electrónicos, o de ser posible, déjalos fuera de tu habitación a la hora de dormir.
  • Reduce la iluminación al mínimo.
  • Procura tener un colchón cómodo y en buen estado.
  • Ajusta la temperatura para que sea agradable.
  • No uses tu habitación como un lugar de estudios

Para finalizar, aparte de comprender cómo afecta posponer el despertador en las mañanas, es importante hablar sobre el tipo de alarma. No es aconsejable tener alarmas muy ruidosas inyecten estrés al despertar. Con un sonido estándar a volumen normal debería ser suficiente.

Te podría interesar...
Sueño detox: ¿qué es y cómo nos beneficia?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Sueño detox: ¿qué es y cómo nos beneficia?

El sueño detox consiste en un grupo de hábitos que potencian las cualidades reparadoras del descanso y mejoran tu salud.



  • Chattu, V. K., Manzar, M. D., Kumary, S., Burman, D., Spence, D. W., & Pandi-Perumal, S. R. (2018). The Global Problem of Insufficient Sleep and Its Serious Public Health Implications. Healthcare (Basel, Switzerland), 7(1), 1. https://doi.org/10.3390/healthcare7010001.
  • Zhang, J., Xu, Z., Zhao, K., Chen, T., Ye, X., Shen, Z., ... & Li, S. (2018). Sleep habits, sleep problems, sleep hygiene, and their associations with mental health problems among adolescents. Journal of the American Psychiatric Nurses Association, 24(3), 223-234.