¿Cómo nos afectan los juicios que hacen sobre nosotros? - La Mente es Maravillosa

¿Cómo nos afectan los juicios que hacen sobre nosotros?

María J- García Sánchez 30, Marzo 2014 en Psicología 17 compartidos


Solemos etiquetar a las personas, les atribuimos cualidades físicas o psíquicas, para mal o para bien, las catalogamos según nuestra percepción y/o experiencia. Además lo hacemos con personas de todas las edades, quién no ha escuchado: “Este niño es malísimo”, “Es que esta niña no vale para estudiar”, “Este niño parece tonto” ….

A todos nosotros nos gusta poner etiquetas (simplifican nuestra realidad y por lo tanto reducen nuestra carga cognitiva), nos gusta atribuir significado a las acciones, a las características, a las emociones, a sí que ¿Por qué no a las personas?.

Además no está mal visto en nuestra sociedad (siempre que no sea un insulto). Los padres etiquetan a sus hijos según su trayectoria en la escuela, su comportamiento en casa.. Los profesores etiquetan a sus alumnos, el bueno, el malo, el vago, el listo… Los niños se etiquetan unos a otros, ya sea según las características físicas o psíquicas (aunque normalmente los niños, y sobre todos pequeños, etiquetarán por las físicas).

Y ¿De qué manera influyen las etiquetas?

Está demostrado que la creencia que una persona tiene sobre otra puede influir en su rendimiento, este efecto se denomina EFECTO PIGMALIÓN.

Dependiendo de que tipo de etiquetas sea, esto puede influir positivamente, o en su defecto negativamente sobre el desarrollo de una persona. Esto puede afectar a un ámbito en la vida de la persona, o en su personalidad.

Por ejemplo:

***El niño que desde pequeño en la escuela, le decían que era muy listo y que iba a llegar a tener una buena carrera; y como efecto de rebote también en su casa. —-> Este niño ha crecido creyendo en sus posibilidades, con una gran autoestima y confianza en sí mismo, por lo que probablemente si la situación económica y familiar lo requiera, el estudiará.

***La niña que le gustaba tocar el piano, pero que en el conservatorio y sus padres en casa, decían que hacía un ruido espantoso y que la música no era lo suyo. —-> Esta niña muy probablemente dejo de tocar, y adquirió sentimientos negativos en el ámbito musical. Y es más, quizás sienta la inseguridad de comenzar algo nuevo por miedo a “no hacerlo bien” o “no valer para ello”, a ojos de los demás claro.
Con esto quiero decir, que atribuir una etiqueta en un momento de la vida de una persona puede seguirlo durante toda su vida. Puede influir a su personalidad, sus sentimientos, emociones, a su visión de sí mismo y a su forma de afrontar las acciones en la vida real. Cuando realmente en la mayoría de los casos es algo momentáneo en una etapa de la vida, o a consecuencia de algo que puede ser solucionado.

Por ejemplo:

***Típico niño que se le etiqueta como el vago, porque durante una semana no hizo la tarea (pudiendo ser que esa semana tuvieras problemas familiares en casa, y estuviese deprimido o no se sentía capaz). Por cosas como estas, se empiezan las etiquetas y te siguen a lo largo de tu vida.

Por tanto, ¿Qué es lo que propongo?

Propongo eliminar las etiquetas, somos seres con una capacidad de cambio y adaptación increíble. Por eso las etiquetas lo único que van a hacer es limitarnos, aunque parezca que el Efecto Pigmalión de forma positiva, sólo tiene beneficios, también puede adquirir connotaciones negativas. Porque como ya he dicho, no todos somos iguales a ojos de los demás. Y quizás nuestros padres nos etiqueten desde muy pequeños, y cuando crezcamos nos choquemos con la realidad.

Nos convertimos en lo que creemos que somos, y muchas veces actuamos sólo por conseguir unas etiquetas (“es un genio”, “es un triunfador”…) o para evitarlas (“es un flojo”, “es una mala persona”…), en vez de por nuestros propios intereses.

Que nadie te limite, que nadie te diga que eres y que no eres capaz de hacer, persigue tu sueño, lucha por ello y nunca dejes de intentarlo.

María J- García Sánchez

Ver perfil »
Te puede gustar