¿Conoces la cocinoterapia?

30 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga María Prieto
¿Cómo puede la cocina ayudarnos en el plano mental? En este artículo profundizaremos en esta pregunta.

Se dice que a las personas se les conquista por el estómago; comer bien es una de las actividades que más adeptos reúne. La cocina como profesión y dedicación está ganando una fama mediática sin precedentes… Y no hay nada mejor que ir a comer a casa de los padres o los abuelos o ser invitado a cenar a casa de un amigo, para llenar el estómago y llenar también el corazón. Pero, en este contexto, ¿qué es la cocinoterapia?

Un estómago contento es, por norma, una persona feliz. Por esto, y por lo dicho anteriormente, estaríamos dejando escapar una preciosa oportunidad si no aprovecháramos las bondades de la cocina con un fin sanador. Es aquí donde entra en juego la cocinoterapia.

Hombre cocinando

¿Qué es la cocinoterapia?

La cocinoterapia consiste, por tanto, en el uso terapéutico de cocinar, uso que se alcanza mediante la utilización de la elección de ingredientes y su compra, y de la preparación de los alimentos, como un tiempo de relajación personal para combatir el estrés, alejar los pensamientos negativos de nuestra mente y, al final del proceso, disfrutar con el resultado obtenido.

«El cerebro es el motor de todas nuestras conductas, pensamientos y sentimientos. Como tal, la actividad cerebral en torno a la cocina es realmente compleja y rica, pues ella procesa todos los eventos involucrados tanto en la elección como en la preparación e ingesta de los alimentos«, según explica E. Gleichgerecht, aclamado investigador en Neurociencias Cognitivas.

Conocer los alimentos, cómo se obtienen y cómo se preparan ayuda a tomar elecciones más saludables en torno a la alimentación. Estos esfuerzos cognitivos se dan con mayor intensidad en aquellas personas que se decantan por alimentos ecológicos o empiezan a cultivar su propio huerto. Los beneficios de la actividad culinaria son cada vez más destacados por los psicoterapeutas, ya que esta:

  • Ayuda a  combatir el estrés.
  • Promueve la comunicación interpersonal.
  • Estimula la memoria.
  • Incrementa la creatividad.

Si nunca antes lo has hecho, quizás es hora de que te dejes seducir por los secretos culinarios y experimentes el placer de cocinar mientras trabajas en tu propio bienestar. Así que… ¡Ponte el delantal y déjate llevar!

5 beneficios de la cocinoterapia

La cocinoterapia involucra cuerpo y mente, genera relajación y estimula la concentración sobre la tarea en curso; de este modo, ayuda a alejar los pensamientos negativos siendo por tanto una estupenda manera de aumentar la confianza en uno mismo, así como los sentimientos de independencia y autosuficiencia.

Además, permite la expresión creativa e involucra a todos los sentidos, pudiendo llegar a ser enormemente divertida y gratificante.

1. Colabora a una alimentación saludable

Todo aquel que decide preparar la comida por sí mismo no puede sino hacerse consciente de lo importante que es ser responsable a la hora de ir al mercado y hacer una compra saludable. Elegir alimentos sanos y frescos y descubrir otros, que son desconocidos, para cocinarlos de forma diferente, no solo educa sobre alimentación, sino que también que estimula el cerebro.

Para un óptimo resultado, prepara recetas con ingredientes naturales, evitando los productos industriales procesados y precocinados, escapando de aquellos que incluyan demasiados aditivos. Cocinando de esta manera tienes la oportunidad de aprender a manejar materias primas y productos de temporada para alimentarte de forma más saludable.

Los beneficios a medio y largo plazo se reflejarán en tu bienestar general y en tu salud. Como todos sabemos, una alimentación equilibrada, sana y bien elaborada, constituye una fuente inagotable de salud para el organismo.

2. Aumenta la capacidad cerebral

Según una investigación llevada a cabo por científicos japoneses de la Universidad de Tohoku, cocinar incrementa la capacidad de trabajo del cerebro. Dicho experimento, realizado con novedosas y sofisticadas técnicas, demostró mediante tomografía axial computerizada cómo dedicarse al arte de la cocina requiere de complejos procesos cerebrales, tanto en la generación de nuevas capacidades como en el mantenimiento las ya adquiridas.

Dedicarle un tiempo considerable a la cocina e incluir esta actividad en la rutina diaria evidenció, en el estudio, que la actividad de la corteza cerebral prefrontal se incrementa de forma significativa durante el proceso de cocinar, lo que a la larga potencia las capacidades de memoria y de cálculo.

Los resultados de la investigación han demostrado, por tanto, que la cocina es una manera fácil y divertida de mantener en forma las áreas cerebrales más implicadas en la actividad cognitiva.

3. ¡Cocinar es divertido!

Cocinar puede resultar una actividad divertida para toda la familia y, evidentemente, puede ayudar a mantener las relaciones sociales activas a cualquier edad.

La elaboración de los alimentos pone en juego procesos de atención, memoria, coordinación, y resolución de problemas, desde una perspectiva cognitiva. Pero en lo que a la diversión se refiere, también promueve experiencias creativas con un alto componente lúdico.

Si tienes niños en casa, mezclar y batir ingredientes servirá como estrategia de estimulación temprana, les proporcionará relajación y, además, verán incrementada su creatividad. La idea subyacente es que los niños disfruten mientras aprenden una actividad diferente de las que realizan de forma habitual.

Madre cocinando con su hija

4. Ayuda a relajarse

La cocina se puede convertir en una excelente terapia psicológica de relajación, especialmente indicada para las personas que padecen ansiedad y estrés.

Cada vez son más los terapeutas que recomiendan concentrarse utilizando la elaboración de recetas culinarias para evitar trastornos como la ansiedad, la depresión, el estrés e incluso algunos tipos de dolencias psicosomáticas.

Guisar los alimentos puede así convertirse, para muchos de nosotros, en una vía de escape y esparcimiento y en un tiempo y lugar para el planteamiento de propósitos en la vida.

Sirve también, en resumidas cuentas, para acabar con aquello que nos preocupa, ayudándonos con ello a proponernos retos y facilitar que consigamos éxitos.

5. Beneficios de la cocinoterapia para mayores

Para los mayores, elaborar recetas no solo es una excelente actividad para ocupar el tiempo libre y mantenerse activos, sino que también es una oportunidad para relacionarse con otras personas, salir al exterior con la excusa de ir a hacer la compra, y demostrar ante los demás sus artes culinarias y sentirse por tanto realizadas.

Los mayores, gracias a esta actividad, pueden sentirse de nuevo útiles y experimentar así una considerable mejoría anímica. Actividades como pelar o partir alimentos, abrir botes, manipular diferentes utensilios de cocina, recordar los ingredientes, etc., son una buena forma de trabajar aspectos como la movilidad articular, la coordinación, la atención, la memoria y las funciones ejecutivas en general.

En conclusión, puede afirmarse que la cocina se ha convertido para muchos en una vía de escape y en una estrategia de relajación para acabar con el estrés. Por otro lado, también permite la satisfacción personal al promover la consecución de pequeños logros.