Consejos para las relaciones de pareja

Consejos para las relaciones de pareja

Gema Sánchez Cuevas 23, Diciembre 2012 en Psicología 380 compartidos

Con el paso del tiempo, la rutina parece convertirse en un gran enemigo de las relaciones de pareja. Siempre los mismos gestos, las mismas palabras, las mismas situaciones… Son factores que van originando sentimientos de indiferencia o aburrimiento, desgastando lo que un día era un idilio de amor perfecto. Pero, ¿qué podemos hacer? ¿Cómo poder seguir manteniendo la famosa llama del amor?

Generalmente, en la etapa de noviazgo, vivimos la relación de una manera más intensa y eufórica, desconectando de la realidad social y viviendo durante algún tiempo en la nuestra propia. Poco a poco, volvemos a re-conectar, intentando sorprender a nuestro compañero/a de diversas maneras, a través de “pequeños detalles” que le dan viveza y ese tono de sorpresa a la relación. Por ejemplo, una llamada a deshoras, dar flores, dar regalos, ir al cine, invitaciones a comer o cenar, hacer algún viaje, compartir un pasatiempo o actividad de ocio, escribir una carta o sms, así como besos, caricias, incluso la experimentación de las propias estrategias sexuales y de seducción, etc.

Estos pequeños detalles, que al comienzo de la mayoría de las relaciones dan tanta viveza y emoción, van desgastándose con el paso del tiempo por diversas circunstancias (vivir juntos, casarse, tener hijos, nido vacío, vejez, soledad y muerte).

Pero, ¿Por qué ocurre esto?

Debemos tener en cuenta que las relaciones de pareja tienen cierto parecido con un jardín, ya que todos esos “pequeños detalles” que se tienen desde el inicio, si no se mantienen o reinventan en las siguientes etapas, al igual que hacemos con nuestro jardín, cuando lo abonamos y regamos, irán desgastándose, pudiendo desembocar en la separación, o incluso en vivir juntos, pero estar separados emocionalmente. Además, la inversión emocional de ambos miembros en la pareja también es algo a tener en cuenta, ya que puede originarse un desequilibrio procedente de alguno de ellos.

Por ejemplo, mientras uno mantiene las atenciones, los gestos de cariño, preocupaciones y apoyo, el otro puede ir cansándose, generando ese desequilibrio, en el que el peso de la relación cae solo sobre uno de los miembros. Así, cuando una persona realiza una inversión emocional y se siente no correspondida, se van produciendo heridas que irán alejando poco a poco a la pareja.

¿Qué podemos hacer cuando ocurre esto? ¿Cómo solucionarlo?

Primero, debemos tener en cuenta que los conflictos o discusiones, son algo inherente en la pareja, que de una u otra manera siempre se encontrarán presentes. Es algo lógico, si tenemos en cuenta que cada ser humano es único e irrepetible, y mantendremos en muchas ocasiones posturas, opiniones y necesidades diferentes. La clave está es saber solucionarlo de la mejor manera posible para ambos, por supuesto con ganas y esfuerzo.

Algunos consejos para mantener vivas las relaciones de pareja

Seguir manteniendo el factor sorpresa. Cuando una persona siente seguro al otro miembro de la pareja, se va olvidando del factor sorpresa de la relación, de ir buscando nuevas formas de convivencia para darle ese nuevo sabor a las interacciones de ambos.

-Dedicar un tiempo exclusivo para la pareja.

-Mantener una visión positiva del otro a pesar de los conflictos. Somos un equipo y el desempeño es responsabilidad de ambos.

-Saber dar y recibir.

Respetar los espacios del otro.

-Aprender a conocerse y respetar la individualidad de cada uno.

Innovar tanto en lo social, como psicológico y sexual.

Expresar lo que se siente, quiere, o necesita, así como reconocer los errores. Es decir, comunicarse. Para finalizar, debemos tener en cuenta que cada pareja es diferente, con unos patrones emocionales y conductuales distintos, compartiendo con otras a veces características positivas o negativas, dependiendo de la personalidad de ambos miembros así como del contexto cultural al que pertenecen. Lo importante es aceptar a tu pareja como es, no intentando modificar al otro según nuestro “molde”, porque no se trata de eso. Esa es la clave de las relaciones de pareja

Gema Sánchez Cuevas

Psicóloga, docente, editora y redactora.Mi pasión es la psicología, mi motor la curiosidad y mi arma la escritura. Todos tenemos recursos para el cambio, ¿comenzamos a buscarlos?

Ver perfil »
Te puede gustar