Curiosidades sobre el azar

El azar es tan seductor que a lo largo de la historia reyes, emperadores y ciudadanos comunes y corrientes se han jugado joyas, tierras valiosas y hasta esposas e hijos en juegos de la fortuna. Hoy hablamos de él.
Curiosidades sobre el azar
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 04 Mayo, 2021.

Escrito por Edith Sánchez, 04 Mayo, 2021

Última actualización: 04 Mayo, 2021

Las curiosidades sobre el azar parecen casi una redundancia, ya que el azar mismo tiene en sí una buena dosis de misterio. Ha sido un tema que suscita preguntas y frente al que se han formulado todo tipo de respuestas, la mayoría de ellas mágicas.

Sin embargo, una de las curiosidades del azar es que el concepto en sí ha dado lugar a teorías matemáticas y científicas de calado. Así mismo, más de un invento o descubrimiento ha sido fruto de esas casualidades sorprendentes.

Las curiosidades sobre el azar también tienen que ver con ese mundo de los juegos y las apuestas que a tantas personas les cautivan, al punto de hacerles perder la cordura. Los casinos están llenos de historias, leyendas y datos sorprendentes. De todo esto vamos a hablar enseguida.

El azar favorece a una mente bien entrenada”.

-Louis Pasteur-

Dados al aire

La ciencia y las curiosidades sobre el azar

Una de las curiosidades sobre el azar tiene que ver con el hecho de que, a lo largo de la historia, ha tenido una conexión fértil con la ciencia. Incluso varias teorías e hipótesis no han nacido en un laboratorio o una mesa de escritorio, sino frente a algún juego en el que se tienta a la suerte.

Sin ir muy lejos, lo que ahora se conoce como “teoría de la probabilidad” tuvo su origen en algo que todos hemos hecho alguna vez: jugar a los dados. Gerolamo Cardano era un médico italiano aficionado estos juegos. Como no le gustaba perder, decidió abordar el asunto de forma matemática. Y he ahí que logró dos cosas: sentar las bases del concepto estadístico de probabilidad y dejar en la bancarrota a muchos contendientes.

Algo por estilo le ocurrió a Karl Pearson, un matemático que no era jugador. Sin embargo, le interesaban los fenómenos aleatorios e ideó un método para calcularlos. Una forma de probar si sus datos eran correctos era aplicarlos a los resultados de la ruleta. En aquel entonces, el diario Le Monaco publicaba tales resultados de los casinos de Montecarlo.

El buen Pearson se sintió muy frustrado. Su método no funcionaba justo con esos resultados. En todo lo demás sí. Sus estudios dieron la base para el cálculo de probabilidades. Nunca se enteró que los perezosos periodistas de Le Monaco inventaban los resultados para publicarlos, en lugar de tomarlos de la fuente correcta.

Los juegos de azar

Hablar de las curiosidades sobre el azar es imposible sin referirse a los casinos, verdaderos templos en esta materia. Si uno pregunta cuál es la capital mundial de los juegos de azar, la mayoría respondería: “Las Vegas”. No es cierto. Aunque este sea icónico, el lugar en el que hay más espacio dedicado en el mundo a esta materia está en Macao (China). Dicho sea de paso, es el único lugar de ese país en donde ese tipo de juegos son legales.

Cuando se habla de casinos, lo usual es que venga a la mente la imagen de la ruleta o del blackjack. Sin embargo, la realidad no es como parece. ¿De cuál de esos juegos sacan los casinos sus mayores ingresos? De ninguno de ellos. Las grandes cantidades de dinero vienen de las pequeñas inversiones en las máquinas tragaperras, ya que hasta los no jugadores prueban suerte en ellas.

Hablando de máquinas tragaperras: no son tan inofensivas como parecen. La probabilidad dice que es más posible morir aplastado por una de ellas, que de la mordida de un tiburón. Hasta 20 personas pueden morir debajo de una de esas máquinas al año, mientras que los tiburones solo son letales para 12 personas en ese mismo lapso.

Máquina tragaperras

Más curiosidades sobre el azar

El azar hace nacer amores, muertes, instantes gloriosos y también tragedias. Aunque siempre se le asocia con la buena o la mala suerte, lo cierto es que tiene más que ver con las matemáticas, que con las fuerzas invisibles.

Pese a esto, los aficionados al azar suelen confiarse mucho más de la buena fortuna, que del cálculo. J. Talazac fue el autor de un libro llamado Manual secreto de suerte en el juego. En él recogió consejos para atraer la buena suerte como: “consiga un trozo de calzado de una mujer joven que haya muerto accidentalmente”.

Otro de sus consejos señalaba: “debe jugar el tercer viernes de luna nueva, a la hora de Júpiter y después de la puesta de sol”. Luego se debía escribir una consigna “con tinta mágica” y poner una cabeza de víbora en el centro del escrito. Si funcionaba o no, vaya uno a saber. A Talazac, de seguro, le trajo buena suerte. Vendió miles de ejemplares de su libro.

Te podría interesar...
Lo que puedo hacer con el azar
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Lo que puedo hacer con el azar

Lo que puedo hacer con el azar. Muchas veces nos quejamos de nuestra mala suerte, pero cuando tenemos éxito no nos acordamos del azar.



  • Roca, P. (2019).
  • . Astiberri.

Graduada en periodismo de la Fundación de Educación Superior INPAHU de Bogotá. Estudios de Licenciatura en Ciencias Sociales, en la Universidad Distrital “Francisco José de Caldas” de Bogotá. Autora de los libros “Un duro – Aproximaciones a la vida” y “Un río de mil brazos”. Co-autora de los libros “Humor cautivo”, “Inventario de asombros”, “Impresos comunitarios” y “Seis historias para ser contadas”, entre otros. Ganadora de la beca en periodismo cultural, Ministerio de Cultura de Colombia (1999). Ganadora de los premios de periodismo Semana-Petrobras (2011) y Entrégate a Colombia-Servientrega (2012). Ganadora de las Pasantías Nacionales en Literatura del Ministerio de Cultura (2009 y 2018). Ganadora en el concurso de crónica “Ciudad de Bogotá” (2014). Mención de honor en el Concurso Nacional de Crónica y Testimonio, Universidad Central (2017) y en el Premio Nacional de libros de crónica (2010). Ganadora de la convocatoria “Leer es mi cuento” (2011), entre otros.