Definición y tipos de coaching

Eva Maria Rodríguez · 11 abril, 2016

El coaching es un término muy utilizado que, dependiendo de la situación, puede tener diferentes significados.  Normalmente se refiere a métodos para ayudar a los demás mejorar, desarrollar, aprender nuevas habilidades, encontrar el éxito personal, lograr objetivos y gestionar un cambio de vida y desafíos personales.

Por lo general, el coaching es un entrenamiento que se centra en actitudes, comportamientos y conocimientos, así como en habilidades. También puede centrarse en el desarrollo físico y espiritual. Como tal, esta disciplina puede aplicarse al ámbito empresarial y profesional, así como al desarrollo personal. También tiene cabida en el ámbito deportivo y en el educativo, o incluso el espiritual o religioso, entre otros.

Orígenes del coaching

Aunque en la actualidad este término es muy popular en el ámbito de la empresa, en desarrollo profesional y en el ámbito deportivo, el primer uso del término coaching surgió en torno a 1830 en la Universidad de Oxford. Allí fue entendido como la forma en que un tutor “lleva” un estudiante para que logre buenos resultados académicos.

Por lo tanto, el coaching en sus orígenes se utilizó en el lenguaje para describir el proceso utilizado para “hacer llegar” a las personas al lugar que pretenden alcanzar partiendo del sitio en el que se encuentran. No fue hasta 1861 cuando el término coaching se empezara a utilizar en relación con el deporte.

Históricamente la evolución del coaching ha sido influenciado por muchos campos de estudio, como el LGAT  o coaching coercitivo, el desarrollo personal , la educación de adultos , el movimiento del potencial humano, la psicología y los estudios de liderazgo. Desde mediados de la década de 1990, se ha convertido en una disciplina más independiente y diversos organismos han ayudado a desarrollar un conjunto de normas de formación.

Definición y tipos de coaching

Definición y enfoques del coaching

Esta disciplina es una forma de entrenamiento o enseñanza que, por lo general, supone una relación uno-a-uno, en el que un coach o entrenador trabaja con alguien con el objetivo de ayudarle a mejorar. A menudo en un sentido muy práctico, aunque cada vez más existen entrenamientos pensados para desarrollar habilidades emocionales.

Pero el término coaching en sí mismo no específica nada concreto en lo que respecta quién lo hace, a quién va dirigido o en qué situación se aplica. Por otro lado, aunque la forma más efectiva es la individual, en algunos casos y para conseguir ciertos objetivos también se pueden considerar sesiones grupales.

Así en general, el coaching puede referirse a diferentes situaciones, por ejemplo:

  • Coaching dentro de organizaciones y empresas como método de formación y tutoría
  • Coaching fuera del entorno laboral, como formación personal para el desarrollo de diferentes habilidades tanto profesionales como personales, así como emocionales
  • Coaching de tipo educativo, dentro de la escuela o en el ámbito familiar

Beneficios del coaching

Esta disciplina tiene un importante impacto en la vida de las personas. En general, podríamos decir que los beneficios principales son los siguientes:

  • Aprender a establecer y adoptar medidas encaminadas a la consecución de los objetivos.
  • Llegar a ser más autónomos y autosuficientes.
  • Ganar  auto-confianza para hacer frente a los desafíos.
  • Ganar más satisfacción con la vida.
  • Contribuir más eficazmente al equipo, la organización o la familia.
  • Ganar capacidad para asumir una mayor responsabilidad y de rendir de cuentas de manera responsable por las acciones y compromisos.
  • Aprender a trabajar con mayor facilidad y de forma productiva con otros.
  • Aprender a comunicarse con eficacia y a relacionarse con los demás de maner positiva y eficaz.

Tipos de coaching

Según el método empleado por el coach, hay diferentes tipos. Son los siguientes:

  • Coaching ontológico: está basado en el lenguaje y las emociones. Su fin es la modificación y la mejora de la manera en que se expresan las personas.
  • Coaching sistémico: considera a la persona como parte de un sistema y es muy útil para analizar el impacto que tienen los actos individuales en el entorno.
  • Coaching con Inteligencia Emocional: considera que el auto-conocimiento y la manera de controlar las emociones es fundamental para conseguir el desarrollo personal y el bienestar.
  • Coaching coercitivo: está orientado a lograr un cambio profundo en la persona a través de técnicas de alto impacto.
  • Coaching con PNL: está centrado en el análisis de cómo el individuo interpreta y afronta la realidad para ayudarle a modificar ciertas conductas.
  • Coaching cognitivo: está orientado a la transmisión eficaz de conocimientos y se ocupa del entrenamiento de las funciones cognitivas, las funciones expresivas y receptivas, la memoria, el aprendizaje y el pensamiento.

Coaching no es lo mismo que terapia

El coaching no es un proceso psicoterapéutico. El coach o entrenador tampoco es un psicoterapeuta ni un profesional de la salud o de la conducta, sino un especialista en ofrecer a otro las herramientas que necesita para alcanzar su objetivo.

Mientas que un terapeuta se centra en el problema, el coach pone su enfoque en la solución porque está orientado a la acción y al ser. El terapeuta tiene los medios para descubrir el por qué y discernir la situación de forma profunda.

coaching

Coaching en el ámbito educativo

Desde hace tiempo se recomienda trabajar en el ámbito educativo con diferentes estrategias y técnicas provenientes del coaching para reducir el fracaso escolar. Los resultados de las investigaciones inciales y el propio potencial de esta disciplina hacen que estas herramientas no solo contribuyan a reducir el fracaso escolar, sino que favorecen la generación de espacios que pontencien el desarrollo integral de las personas.

Pero el coaching educativo tiene también otra orientación: la referida a la educación en el entorno familiar. Muchos padres han perdido -o han creído perder- su poder de influencia sobre sus hijos y han delegado la educación a la escuela y a quienes se encargan de atender a sus hijos cuando ellos no están. Pero la familia sigue siendo y será siempre el pilar fundamental en la educación de los hijos.

“Los hijos no necesitan padres impresionantes sino seres humanos que hablen su lenguaje y sean capaces de penetrar en su corazón”

-Augusto Cury-

La familia, a través del coaching, puede ayudar a los niños y jóvenes a desarrollar y mejorar sus habilidades sociales y emocionales, así como a desarrollar las competencias necesarias para guiar su vida con éxito.

El crecimiento emocional, el desarrollo de la autonomía, la responsabilidad, la capacidad resolver conflictos o adaptarse a las nuevas situaciones, así como la capacidad de aprender uno mismo son algunas de habilidades que los padres deberían fomentar en sus hijos sin esperar a que la escuela, organizaciones o personas les dicten lo que deben hacer.

Una oportunidad para encontrar herramientas para aplicar en la educación de los niños y jóvenes es el curso Introducción al Coaching Educativo de Beatriz Ariza, disponible en nuestra plataforma, el cual proporciona técnicas y herramientas concretas para ayudarles a que encuentren su propio camino.

Banner de Beatriz Ariza