Déjame salir, entre la comedia y el horror

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 15 septiembre, 2018
Camila Thomas · 15 septiembre, 2018

Déjame salir ha resultado todo un éxito en la cartelera. El cineasta Jordan Peele -la mitad del popular dúo Key&Peele- ha comenzado a hacerse un nombre más allá de su fama como YouTuber. En su canal, Key&Peele se dedican a producir clips de crítica social y política con un tono desenfadado.

Déjame Salir es el primer largometraje de Peele, y hasta el momento ha recibido críticas muy favorables. La película, una curiosa mezcla de sátira y horror, trata sobre el racismo de la sociedad estadounidense.

La película narra la historia de un joven negro llamado Cris que va a visitar la familia de su novia por primera vez. La novia de Cris es una joven inteligente y guapa, pero “sobre todo”, muy blanca. A él le preocupa que su relación interracial pueda ser un problema para la familia de ella. Durante su visita, Cris descubrirá el siniestro secreto que oculta su novia.

¿Comedia u horror?

La película Déjame salir narra una historia muy escalofriante incluyendo ciertas escenas que buscan la risa del espectador. Esta es la razón por la cual los críticos han tenido varias discusiones acerca de cuál es el género al que pertenece el filme.

Por una parte, es cierto que la película es una sátira del racismo que aún existe en la sociedad moderna. Por otra parte, Déjame salir toca elementos muy delicados de la cultura, la discriminación y la violencia contra minorías étnicas.

Así, Déjame salir compitió en diversos festivales de cine bajo la categoría de comedia. A pesar de esto, muchos críticos sostienen que la película podría haber ganado premios en la categoría de largometraje dramático. Después de todo, Déjame salir es verdaderamente una película de horror.

La controvertida discusión en torno a esta película, y si cabe o no en las categorías de drama o comedia, ha alimentado otros debates. Algunos críticos de cine se preguntan si no es momento de un cambio. Sugieren que sea creada una nueva categoría que agrupe a películas con un fuerte contenido dramático, pero que también lleven escenas de comedia y ligereza. El director, Peele, consciente de la polémica, declaró en Twitter que Déjame salir es “un documental”.

Déjame Salir, un éxito absoluto

El éxito de la película Déjame salir es increíble por diferentes razones. Es el primer largometraje de un director joven. Además, es una película que aunque posee toques de comedia, es principalmente un filme de horror.

Por otra parte, la película recaudó por lo menos 30 millones de $ en su primer fin de semana. Esta cifra monetaria es aún más sorprendente al confirmar que la película no cuenta con actores muy conocidos.

Déjame salir ha sido aclamada por los críticos cinematográficos, y por el público también. En la popular página Rotten Tomatoes, Déjame salir obtuvo una puntuación de 99% de aprobación. Peele ha obtenido alabanzas de todos los espectadores, y no injustificadamente.

Toca de manera muy refrescante los estereotipos raciales en Estados Unidos. La cantidad de clichés y problemas raciales a los que hace referencia la película es sorprendente. Desde el tabú que representan las relaciones interraciales, hasta el comercio de esclavos, el racismo suburbano y la violencia policial.

¿Qué nos produce escalofríos en Déjame Salir?

El filme no es el primero en abordar un tema racial desde el horror. En 2012 fue estrenada Iron Sky, una película que trataba sobre el plan oculto de los Nazis de eliminar la raza negra después de la judía. Sin embargo, Déjame salir es mucho más escalofriante por una simple razón: es mucho más cercana a nuestra realidad.

Los nazis son una realidad lejana para la mayoría de nosotros. Sin embargo, Déjame salir presenta personajes que pueden ser encontrados en nuestro día a día. Ella es una estudiante de sonrisa amable e inteligente conversación. La madre de ella es una psiquiatra, mientras que su esposo es un reputado médico. Todos parecen ser personas con vidas normales, sin nada que indique el horror que llevan consigo. Quizá esta es la característica más escalofriante de toda la película.

Chico rodeado de gente

Los villanos de Déjame salir no son nazis con uniformes militares alemanes. Ni siquiera son nazis de cabeza rapada y chaquetas de cuero. Tampoco son la nueva derecha alternativa, un movimiento que se ha expandido poco a poco en Estados Unidos. Los villanos de Déjame salir son una pareja de mediana edad en apariencia tranquila.

Existen diversos escenarios de violencia rutinaria contra personas de color. Esta clase violencia que presenta Peele, representada por la pareja de profesionales blancos de mediana edad, es muy real para personas de color. Son los pequeños escenarios de racismo ejercido por aquellas personas que se hacen llamar “inclusivas” los que convierten a esta película en una obra maestra.

Déjame Salir logró captar verdaderamente lo que significa ser negro en un ambiente de pieles claras. Peele se esfuerza por presentar las tres maneras en que se observa y aprecia la piel negra: con fascinación, con “fetichización” y miedo.