Demencia con cuerpos de Lewy: síntomas y diagnóstico - La Mente es Maravillosa

Demencia con cuerpos de Lewy: síntomas y diagnóstico

Guillermo Bisbal 14 septiembre, 2018 en Psicología clínica 0 compartidos
Árbol con forma de cabeza con hojas volando para representar la demencia con cuerpos de Lewy

La demencia con cuerpos de Lewy (DCL) es un síndrome que degenera progresivamente el cerebro. Es ocasionado por la formación de depósitos de proteínas en las células del cerebro que se encuentran en las áreas del cerebro dedicadas al pensamiento, la memoria y la motricidad.

Es el segundo tipo de demencia más común después del Alzheimer. La demencia con cuerpos de Lewy comparte muchos síntomas con el Alzheimer y el Parkinson, por lo que suelen confundirse.

Comparte los síntomas conductuales y cognitivos característicos del Alzheimer. Asimismo, comparte la rigidez muscular, la lentitud de movimientos y temblores propios del mal de Parkinson. Sin embargo, quien padece de la DCL suele tener alucinaciones visuales muy vividas.

A continuación se expondrá los síntomas, formas de diagnosticar y las causas de la demencia con cuerpos de Lewy.

Anciano preocupado

Síntomas de demencia con cuerpos de Lewy

La demencia con cuerpos de Lewy afecta al cerebro de manera progresiva. El promedio de vida después de ser diagnosticado es de más o menos 8 años. Al principio se presentan los síntomas típicos del mal de Parkinson, pero a medida que va evolucionando la enfermedad se presentan otros síntomas. Diferentes estudios han llegado al consenso que los síntomas típicos de la DCL son:

  • Alucinaciones visuales vívidas. Por lo general son recurrentes y pueden adoptar cualquier forma, incluyendo animales y personas que no están allí. También es posible que tengan alucinaciones de otro tipo: auditivas, olfativas o táctiles.
  • Alteraciones motrices. Son muy similares a las que podemos apreciar en la enfermedad de Parkinson. Incluyen movimientos lentos, rigidez muscular, temblores y caminar arrastrando los pies.
  • Trastornos conductuales y cognitivos. Presentan estados de confusión, les cuesta prestar atención, tienen problemas de percepción temporal y espacial y dificultad para tomar decisiones razonadas. Todos estos síntomas son análogos a los que se presentan con el Alzheimer, aunque suelen ser menos severos.
  • Fluctuaciones de los síntomas conductuales y cognitivos. Las personas que sufren de demencia pueden mejorar o empeorar de un día para otro, incluso de una semana para otra. Por ejemplo, el paciente puede hablar y recordar en un día determinado, pero ser incapaz al día siguiente.
  • Déficit en la regulación de ciertas funciones corporales. Generalmente una parte del sistema nervioso autónomo es afectado por la DCL. Específicamente la encargada en regular la presión arterial, la sudoración y el proceso digestivo. Lo que puede producir mareos y problemas intestinales.

Tal como lo mencionamos, la demencia con cuerpos de Lewy es progresiva, por lo que estos síntomas suelen empeorar en los últimos años de vida del paciente. Esta clase de demencia puede llegar a generar un gran sufrimiento: el paciente puede presentar cuadros depresivos, comportamientos agresivos y recrudecimiento de las alteraciones motrices.

Diagnóstico de demencia con cuerpos de Lewy (DCL)

La demencia con cuerpos de Lewy es difícil de diagnosticar. Principalmente, porque se asemeja a otras clases de demencia, como el Alzheimer y el Parkinson. Además, no existe una prueba específica para diagnosticar esta clase de demencia. Más bien, se emplean una gran variedad de pruebas para descartar otras enfermedades.

La velocidad a la que se desarrollan los síntomas anteriormente expuestos es uno de los indicadores más fiables. Si los síntomas mentales se presentan en un lapso de un año es probable que el origen sea la DCL. Siguiendo con el diagnóstico diferencial, los análisis de sangre pueden mostrar si el origen de los síntomas reside en una deficiencia de vitamina B12. Al igual que pueden descartar problemas en la tiroides o enfermedades como sífilis o VIH.

Mediante la exploración del cerebro con imágenes de resonancia magnéticas (IRM) o de tomografías se pueden descartar otras enfermedades. Como, por ejemplo, accidentes cerebrovasculares, exceso de líquido cefalorraquídeo o la presencia de un tumor.

Estas imágenes pueden servir para el diagnóstico de la demencia de cuerpos de Lewy porque el cerebro de los pacientes que lo padecen presentan cambios significativos. Entre los cambios se encuentran: la degeneración o atrofio de la corteza cerebral y la muerte de neuronas en el cerebro medio, especialmente en la “sustancia negra”.

Asimismo, en el cerebro de los pacientes con DCL se puede observar lesiones que afectan las funciones de las neuronas. Lesiones que llevan por nombre neuritas de Lewy. Las neuronas afectadas se encuentran sobre todo en el hipocampo.

Hombre mayor con mujer con Alzheimer

Causas y factores de riesgo

Como ya hemos adelantado, la demencia con cuerpos de Lewy es producida por la acumulación anormal de proteínas en el cerebro. Esta acumulación evita la comunicación celular y dificulta la regeneración neuronal. Actualmente, se desconocen las causas exactas de esta acumulación anormal de proteínas.

Sin embargo, se sabe que ciertos factores aumentan el riesgo de padecer DCL. Son más propensas las personas mayores de 60 años y del sexo masculino. Además, si se tiene un familiar con demencia con cuerpo de Lewy o Parkinson, la probabilidad de padecer alguna de estas dos enfermedad es bastante alta.

Nota de edición: las dos, tanto la enfermedad de Parkinson como la demencia por cuerpos de Lewy pueden considerarse demencias con cuerpos de Lewy. Es así porque las dos se asocian a las mismas alteraciones cerebrales.

Guillermo Bisbal

Científico social apasionado por la historia y los avances tecnológicos.

Ver perfil »
Te puede gustar