Depresión postsexo: características y causas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 19 marzo, 2019
Edith Sánchez · 19 marzo, 2019
Algunas personas sienten tristeza después de tener relaciones sexuales. Es lo que se llama depresión postsexo, la cual es completamente normal si se disipa rápidamente y no adquiere una intensidad elevada.

Algunos estudios señalan que un 10 % de las personas experimentan depresión postsexo. Se trata de un acceso de tristeza inexplicable tras mantener relaciones sexuales. Ahora bien, esta situación no tiene que ver con la forma como tuvo lugar dicha relación. Por más placentera que haya sido, al final se sienten deprimidos.

En realidad, la depresión postsexo no se considera un trastorno, ni una disfunción ni nada por el estilo. En la mayoría de los casos, no pasa de ser una especie de molestia emocional que no tiene mayor trascendencia. Sin embargo, si ese estado se mantiene por un tiempo demasiado prolongado, sí podría indicar algún problema más profundo.

La lujuria merece tratarse con piedad y disculpa cuando se ejerce para aprender a amar”.

-Dante Alighieri-

Hasta ahora, la ciencia no ha dilucidado del todo por qué surge ese estado emocional. Hay varias teorías al respecto. También hay que decir que ninguna de ellas puede explicar todos los casos. Lo que aplica para algunas personas, no aplica para otras. La depresión postsexo puede deberse a muchos factores.

Hombre deprimido después de tener relaciones sexuales

Qué es la depresión postsexo

El Journal of Sexual Health publicó un estudio en el cual se detallan las características de la depresión postsexo. Aunque puede variar de una persona a otra, el elemento central es la presencia de una sensación de tristeza, que aparece justo después de culminar el coito. Esta sensación se define como inexplicable, ya que no guarda corrrelación con el placer experimentado.

Lo más común es que ese estado de tristeza se mantenga durante algunos minutos, para luego desaparecer sind ejar rastro. Sin embargo, hay quienes mantienen esa sensación durante varias horas. Incluso también se dan casos de personas que duran varios días experimentando la depresión.

La sensación que se experimenta es descrita como una especie de vacío existencial. Hay ganas de llorar, pero la persona no sabe explicar por qué. También se siente irritabilidad, mal humor y deseos de aislarse.

Los motivos fisiológicos

Según los doctores Brian Bird, Robert Schweitzer y Donald Strassberg, quienes han estudiado este tema a fondo, durante una relación sexual hay una especie de revolución hormonal. Más adelante se produce algo así como un intento de estabilización súbita, después del clímax. Esta dinámica lleva a que los niveles de las hormonas desciendan bruscamente y surja la depresión.

Por su parte, el doctor Richard A. Friedman, director de la clínica psicofarmacológica del Weill Cornell Medical College, explica que durante el orgasmo hay un fuerte descenso en la actividad de la amígdala cerebral. Esta zona tiene que ver con el procesamiento del miedo.

Lo que sucede, entonces, es que durante las relaciones sexuales disminuyen notablemente el miedo y todas las sensaciones asociadas. Tras el clímax, el cerebro quiere recuperar rápidamente dichas sensaciones, ya que son esenciales para la supervivencia. Por eso hay un repunte de esas emociones, que genera esa extraña sensación de vacío.

Los motivos psicológicos

El ser humano no es solamente biología. Lo que nos sucede no se puede explicar solamente en términos de hormonas y neurotransmisores. Si fuera así, básicamente todos los casos de depresión postsexo serían iguales. Sin embargo, se sabe que hay notables variaciones en torno a este aspecto. Eso se debe a que en el tema también están involucrados elementos simbólicos que se traducen en sentimientos.

Algunos psicólogos han señalado que la intensidad de la depresión postsexo es más alta y duradera en quienes tienen sentimientos encontrados frente al sexo. A veces se sienten culpables al experimentar placer sexual, debido a una educación muy restrictiva o a rasgos de carácter que los inducen a la culpabilización.

Así mismo, es posible que ese sentimiento de depresión se origine en la imposibilidad para alcanzar el orgasmo pleno. La persona experimenta frustración y esta se manifiesta como depresión postsexo.

Mujer con depresión postsexo

¿Cuándo preocuparse?

Como ya lo anotamos, la depresión postsexo es completamente normal en la mayoría de los casos. Se sabe que su incidencia es un poco mayor en las mujeres. Si se presenta, pero luego se disipa a los pocos minutos, no hay de qué preocuparse.

La duración de ese estado es un factor definitivo, así como la intensidad. Si dura mucho tiempo y se experimenta de manera intensa, es probable que existan otros problemas de fondo. Esta podría ser solo la manifestación de un estado de depresión más severo y en ese caso requeriría de un manejo profesional.

Así mismo, si la tristeza se deriva de relaciones sexuales poco placenteras o por la actitud de la pareja, la depresión se convierte en una señal de alerta para lo que ocurre en la relación. En este u otro caso, lo mejor es acudir a un profesional si el problema se mantienen en el tiempo.

  • Araya Baltra, R., Rojas Castillo, G., & Fritsch Montero, R. (2000). Depresión y género en Santiago de Chile. Acta Psiquiatr Psicol Am Lat, 46(4), 325-35.