En el desarrollo cognitivo pesa más el nivel académico de la madre y el trabajo del padre

Una madre con estudios universitarios y un padre con un buen estatus social favorecen el desarrollo cognitivo de los niños. La estratificación social sigue creando brechas en el desarrollo infantil. Ahora, ¿qué podemos hacer?
En el desarrollo cognitivo pesa más el nivel académico de la madre y el trabajo del padre
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater el 28 agosto, 2021.

Última actualización: 28 agosto, 2021

Sabemos que la estratificación social condiciona el desarrollo infantil. El respaldo de un entorno económico estable, como es de esperar, siempre es un factor que juega a favor del desarrollo de los niños. Ahora bien, un estudio actual apunta a que en el desarrollo cognitivo pesa más el nivel académico de la madre y el trabajo del padre.

Los ingresos, la formación y la ocupación laboral de los progenitores media de manera directa en la evolución cognitiva de los pequeños. Ahora bien, descubrir que existen diferencias en la forma en la que influyen las condiciones de los progenitores resulta, cuanto menos, interesante. Asimismo, y sea como sea, los hogares empobrecidos son un lastre para el desarrollo de los más pequeños.

El estatus socioeconómico sigue siendo una de las variables más estudiadas para comprender cómo se desarrollan los niños. Ahora contamos con más datos para tomar conciencia de la necesidad de desarrollar mejores mecanismos para favorecer esa igualdad de oportunidades entre los estudiantes.

Conozcamos más datos sobre el tema.

Aunque la interacción de factores que favorecen en el desarrollo de los niños es muy variable, es evidente que el estatus de los padres mediará siempre de manera positiva en este factor.

Madre trabajando el desarrollo cognitivo de sus hijas

El desarrollo cognitivo infantil depende de la posición y los estudios de los progenitores

El desarrollo cognitivo y el desempeño académico de un niño depende de múltiples factores. Hay familias monoparentales por ejemplo que, sin tener un estatus elevado, han llevado con éxito a sus hijos a la universidad. Con esto queremos decir que el desarrollo de las habilidades cognitivas parte de muchas variables, sin embargo, hay algunas que correlacionan de manera más significativa.

Ahora bien, si hasta no hace mucho sabíamos que un entorno económico donde las necesidades estén cubiertas favorece el desarrollo infantil, influyendo en la cantidad y la calidad de las oportunidades de las que pueden disfrutar los más pequeños, existe una variable que no conocíamos. Un trabajo de investigación realizado por la Universidad Jaume I de Castellón y la Universidad de València (España) apuntan una idea interesante.

Estudios de la madre y el trabajo del padre mejoran el desarrollo cognitivo

La investigación se publicó en la Gaceta Sanitaria, produciendo un impacto considerable en la comunidad científica. En ella se hizo un seguimiento de 525 niños de entre cinco y seis años que pertenecían a diversos entornos sociales. Se tuvo en cuenta que en el desarrollo cognitivo hay tres factores decisivos:

  • Los ingresos familiares.
  • El nivel educativo de los progenitores
  • El estatus social.

Estas tres variables asientan las bases de un mayor interés, tiempo y medios para que los hijos tengan unas mejores oportunidades académicas. Bien, ahora sabemos que, además de esos factores ya conocidos, influyen otros puntos decisivos:

  • Un buen trabajo del padre (estatus social) ofrece seguridad y estabilidad al hogar.
  • Por término medio, esa estabilidad económica hace que la madre se tome permisos de maternidad más largos. Puede incluso que elija dejar de trabajar los primeros años. Una buena formación académica por parte de la madre está asociada a un buen desarrollo cognitivo de sus hijos durante ese tiempo de baja en el hogar.

La importancia de la estabilidad laboral: menos estrés, más tiempo, mejor alimentación

Recordemos la pirámide de necesidades básicas de Abraham Maslow. En ella el buen desarrollo del ser humano alcanza los niveles más elevados cuando se tienen unos principios básicos cubiertos (alimentación, seguridad, trabajo, un hogar, afecto, etc).

Esos principios son esenciales sobre todo durante la crianza de los niños e incluso en el embarazo.

  • La estabilidad laboral y económica en un hogar favorece que los embarazos sean más saludables. De hecho, en este estudio se vio que las familias desfavorecidas tenían bebés más pequeños y vulnerables frente a posibles agentes amenazantes del entorno.
  • Las mamás con un buen estatus social estaban expuestas a entornos menos contaminantes y tenían menos niveles de estrés durante el embarazo.
  • Asimismo, ese estatus sumado a un nivel de estudios elevado de la madre favorece que los niños tengan una mejor psicomotricidad, competencias verbales y funciones ejecutivas (atención, memoria, resolución de problemas…).

Un factor importante en el desarrollo cognitivo infantil es que los padres tengan más tiempo para sus hijos. La estabilidad económica hace que existan menos preocupaciones y estrés. De este modo, la atmósfera en el hogar es más nutritiva emocional e intelectualmente.

Niño triste mirando por la ventana para representar cómo funciona el desarrollo cognitivo

Para reflexionar: cuando la desigualdad social cronifica la pobreza e incluso los déficits en el desarrollo infantil

Hay un hecho innegable. El impacto de la estratificación social cronifica las desigualdades. Es decir, aquellos niños que crecen en entornos desfavorecidos tienen menos oportunidades académicas. ¿La razón? Es común que dejen antes sus estudios y que el fracaso escolar sea más elevado en este núcleo poblacional. Por no hablar de cómo la mala alimentación dificulta el correcto desarrollo cognitivo del niño.

Incidimos que puede haber excepciones; sin embargo, los datos están ahí. El peso que tiene la pobreza en el rendimiento académico es significativo. ¿Qué solución existe ante esto? El problema, obviamente, es estructural.

Sin embargo, nuestros organismos sociales pueden y deben buscar nuevos mecanismos. No solo necesitamos más apoyo para que el mercado laboral favorezca empleos más estables para las familias. Es urgente que se desarrollen más programas que compensen este factor diferencial que origina tantas desigualdades.

Te podría interesar...
Llega la generación “blandita”: niños mimados, adultos débiles
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Llega la generación “blandita”: niños mimados, adultos débiles

La nueva generación es blandita porque ha perdido carácter para adquirir responsabilidades y actuar por su propia cuenta.



  • Bradley RH, Corwyn RF. Socioeconomic status and child development. Annu Rev Psychol. 2002;53:371-99. doi: 10.1146/annurev.psych.53.100901.135233. PMID: 11752490.
  • Gonzáleza,  Llucia, Cortés-Sanchoa, Rosa( 2020) The role of parental social class, education and unemployment on child cognitive development. Vol. 34. Núm. 1. DOI: 10.1016/j.gaceta.2018.07.014