Descubre tus aspiraciones identificando lo que no te gusta - La Mente es Maravillosa

Descubre tus aspiraciones identificando lo que no te gusta

Pedro González Núñez 22 abril, 2016 en Psicología 932 compartidos
Mujer tocando una flauta

La célebre emprendedora y fundadora de webs de éxito, Ashley Qualls, dice que “todo es posible, siempre y cuando realmente creas en ello”. Sin embargo, tal vez te encuentres entre ese nutrido grupo de personas que todavía no localizaron sus aspiraciones y no tiene algo en que creer para volcar toda su pasión en ello.

Tal vez te encuentras en esa situación bastante habitual en la que no localizas aquello que realmente te apasiona y dónde volcar toda tu capacidad y esfuerzo. Tanto si es tu caso como si no, ¿has pensado alguna vez en cómo podría afectarte el desechar todo cuanto no te gusta para llegar hasta tus verdaderas aspiraciones?

Encontrar tus aspiraciones a través del razonamiento deductivo

A la hora de encontrar tus verdaderas aspiraciones, si no eres de esas personas que las tienen claras desde niño, es posible que encuentres esa actividad vital que sea capaz de llenarte a través del razonamiento deductivo.

En este sentido, no se trata de convertirnos en modernos Sherlock Holmes capaces de desentrañar los mismísimos asesinatos de Jack el Destripador. Se trata de utilizar un tipo de razonamiento, para este propósito, que en realidad usamos todos los días con otros fines.

Sin embargo, para usar el razonamiento deductivo asociado a la búsqueda de las aspiraciones personales, es importante tener claro todo aquello que no queremos. Para ello, es necesario tener en cuenta una simple y a la vez compleja pregunta, ¿qué es lo que no quiero?

Mujer pensando con la mano en la barbilla

¿Qué es el razonamiento deductivo?

El razonamiento deductivo se fundamenta en la capacidad para llegar y extraer una conclusión concreta partiendo de una generalidad. Es decir, ir de lo más grande hasta lo más pequeño acumulando y desechando datos hasta alcanzar el quid de la cuestión analizada.

Dado que un razonamiento deductivo ha de fundamentarse en premisas previas ya utilizadas, debemos usar argumentos como el silogismo para hacer uso de una modalidad que en realidad es mucho más sencilla de lo que puede parecer.

Un buen ejemplo de razonamiento deductivo sería el siguiente: puesto que todos los hombres son mortales y mi vecino es un hombre, es evidente que mi vecino es mortal. Es decir, se ha llegado a una consecuencia lógica partiendo de una serie de afirmaciones previas.

Cómo llegar a tus aspiraciones reales partiendo de lo general

Ahora, llega el momento de encontrar las aspiraciones propias partiendo de lo general. Es decir, vamos a usar el razonamiento deductivo para alcanzar nuestras metas verdaderas desechando todo cuanto no nos parece atractivo:

  • Para ello, piensa en el mundo como un gigantesco tablero lleno de posibilidades. A nuestro alrededor, miles y miles de oportunidades se agolpan.
  • Ahora, observa tus necesidades reales. Realiza un ejercicio de introspección capaz de sacar a la luz qué es lo que realmente esperas y cuáles son tus objetivos verdaderos, los más íntimos.
  • Seguidamente, vuelve al tablero de posibilidades que dejamos en el primer punto totalmente abierto y comienza a desechar todas aquellas opciones que nada tengan que ver con cuanto has descubierto sobre tus metas verdaderas.
  • Finalmente, una vez has desechado todo aquello que no se amolda a tus verdaderos talentos y necesidades, quedarán sobre el tablero una serie de posibilidades muy reducidas que serán las únicas que en realidad se adaptan a tu búsqueda de satisfacción.

Como puedes comprobar, hemos realizado un razonamiento deductivo simple. Hemos partido una generalidad, que son las muchas oportunidades que se nos ofrecen a nuestro alrededor, desechando cuantas no eras atractivas hasta llegar a una conclusión concreta, aquellas posibilidades que sí pueden adaptarse a los talentos y búsquedas personales según tu perfil.

Manos formando un cuadrado seleccionando una parte de un paisaje

La importancia de tener claras las aspiraciones

Las aspiraciones son muy necesarias para todo ser humano. Son fuente de desarrollo personal y promueven la felicidad en el individuo, pues es capaz de sentirse realizado haciendo aquello para lo que tiene talento y le llena.

Un trabajo insatisfactorio, una vida personal o familiar estresante o desgraciada, así como una relación de amistad o pareja poco adecuada minan constantemente nuestra actitud, aptitud y desarrollo personal óptimo, lo que convierte nuestro mundo en un lugar triste y depresivo, influyendo así negativamente, tanto a nivel psicológico y físico.

Por eso es importante tener claros los objetivos y las aspiraciones y luchar por ellas. Ya pertenezcas a ese pequeño grupo que lo sabe desde niño o al más nutrido de aquellos que no conocen muy bien la dirección a tomar, coge todas las herramientas a tu alcance y elige tu rumbo para sentirte mucho más pleno y feliz.

Pedro González Núñez

Escritor, amante de la vida, de mi chica y de mi gente. La filosofía y la psicología, especialmente infantil, son mi auténtica pasión. Me encanta la libertad que me dan mis ideas.

Ver perfil »
Te puede gustar