Diferencias entre genio y superdotado

29 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana
¿Qué diferencias entre genio y superdotado podemos encontrar? ¿Podemos intercambiarlos? Como veremos, no todo es inteligencia... ¡Descúbrelo aquí!

¿Sabías que en España, del curso 2017/2018 solo había identificados 34 113 alumnos con altas capacidades del total de 8 161 144 alumnos escolarizados? Esto supone un 0,42 % del total, como demuestran los datos proporcionados por el Ministerio de Educación y Formación Profesional (curso 2017/2018).

Aunque los datos en la actualidad pueden haber variado bastante, lo cierto es que no es fácil detectar en las escuelas a un niño superdotado o con altas capacidades. En general, son niños subdiagnosticados. Hablamos de niños superdotados, pero… ¿y los genios? ¿Es lo mismo un superdotado que un genio?

La realidad es que no y por ello queremos explicaros algunas diferencias entre genio y superdotado. De forma genérica, podemos decir que los superdotados son niños muy inteligentes, con un CI (coeficiente intelectual) superior a 130 (la media de inteligencia es 100 en la población normal), mientras que los genios son personas que han destacado en una determinada área gracias a un talento muy concreto.

Sin embargo, los genios no tienen por qué desarrollar una inteligencia precoz, como los superdotados, sino que se les “clasifica” como tal por su obra, que es especialmente significativa o importante para la sociedad. Pero, ¿qué más diferencias entre genio y superdotado encontramos? ¡Descubrámoslas!

“No es lo inteligente que eres lo que importa; lo que realmente cuenta es cómo es tu inteligencia”.

-Howard Gardner-

Niño resolviendo una ecuación

Genio y superdotado: ¿qué son?

Antes de profundizar en las diferencias entre genio y superdotado, vamos a precisar un poquito más las definiciones. La RAE (Real Academia Española de la Lengua) define genio como ‘capacidad mental extraordinaria para crear o inventar cosas nuevas y admirables’. En cambio, describe al superdotado como ‘alguien que posee cualidades que exceden de lo normal, especialmente refiriéndose a las condiciones intelectuales’.

Pero estas definiciones no nos aclaran muchas dudas, porque a priori parecen conceptos muy similares (¡pero no lo son!). Más allá de la RAE, en una definición más propia de la psicología encontramos que la superdotación hace referencia a aquellas personas que consiguen alcanzar un alto potencial en determinadas áreas.

Para considerar a una persona superdotada, su CI (coeficiente intelectual) debe ser superior a 130. Por otro lado, la definición de superdotado parte de atributos sociales y según el psicoterapeuta experto en superdotación, Leandro Quiroz, sería alguien que destaca en múltiples facetas. Son personas que se caracterizan por una manera diversa de funcionar a nivel neural, mental, cognitivo y ejecutivo. También suelen tener rasgos de personalidad un tanto concretos.

En cambio, un genio sería aquella persona que destaca enormemente en una determinada área, alguien que realiza una obra genial (obra importante y significativa para la sociedad). Es decir, alguien con un talento especial; una persona creativa, rompedora e innovadora. Como vemos, y para que se entienda, un superdotado lo sería para todos los ámbitos y un genio para una área más específica.

Diferencias entre genio y superdotado

Sin más preámbulo, vamos a conocer las diferencias entre genio y superdotado más destacables. Como veremos, estas hacen referencia al tipo de inteligencia, a las áreas que esta abarca y a la motivación para aprender, entre otras.

Lógicamente si trabajando en el contexto escoltar, psicopedagógico o psicológico, nos encontramos con un niño con una habilidad prodigiosa o con una inteligencia superior a la media, será necesario hacer una buena evaluación antes de sacar conclusiones y establecer un plan de intervención que le ayude en su desarrollo, calidad de vida y autoestima.

Áreas en las que destaca

Un superdotado sería una persona altamente inteligente para diferentes áreas: matemáticas, lenguas, idiomas… Es decir, su inteligencia englobaría muchos aspectos.

En cambio, un genio es alguien que destaca mucho en una área concreta, y se le califica como tal por su trabajo u obra.

Inteligencia vs. talento

Un niño superdotado generalmente tiene una capacidad innata para desarrollar tareas y resolver problemas difíciles; es decir, su inteligencia suele ser muy precoz (y elevada) y ya desde pequeños se puede detectar (aunque no siempre se detecta precozmente).

Un genio no tiene por qué ser altamente inteligente; lo que le define como genio es su talento, su obra, su trabajo en una determinada área (por ejemplo un genio artístico, o un gran matemático).

“La mejor manera de obtener más talentos es mejorar los talentos que tenemos”.

-Edward Bickersteth-

Precocidad de la inteligencia

En línea con el punto anterior, otra de las diferencias entre genio y superdotado es precisamente esa precocidad que comentábamos. Así, mientras que en los superdotados la inteligencia es elevada y muy precoz (son niños capaces de desarrollar problemas más difíciles a lo que se esperaría por su edad), en los genios no tiene por qué ocurrir eso.

Un genio no necesariamente muestra esa inteligencia precoz y a los genios se les define como tales a partir de la puesta en práctica de su talento. O sea, gracias a sus obras.

La motivación para aprender o crear

La motivación para desarrollar un talento específico o para ser buenos en una determinada área configuraría otra de las diferencias entre genio y superdotado.

Así, mientras que, generalmente, a los niños superdotados se les debe motivar en las escuelas y por ello es tan importante la detección de las altas capacidades (para evitar que se aburran); los genios suelen tener una motivación más intrínseca e innata para desarrollar su talento (porque hacen lo que les gusta).

Esto se puede comprobar, ya que los genios son considerados como tales a partir de sus obras, que generalmente desarrollan porque así lo sienten. Es decir, se apasionan por algo que además se les da muy bien.

“La pasión por lo que haces te hará entender que tus límites son mentales”.

-Anónimo-

Niña tocando el piano

Detección

Aunque los niños superdotados no siempre se detectan en las escuelas (o no siempre, de forma temprana), lo cierto es que suelen ser más detectados que los genios. Esto se explicaría porque los superdotados suelen aprender mucho más rápido (o por contra, tienen un bajo rendimiento escolar, porque se aburren); en todo caso, “se les nota” esa inteligencia superior a la media.

En cambio, los genios no tienen por qué ser más inteligentes o más “detectables”, ya que puede ser que en las escuela sean niños normativos (académicamente hablando), pero que una vez salen de ella desarrollan un talento especial en un campo más específico (por ejemplo en la música). Y esta sería otra de las diferencias entre genio y talento.

Si ya cada niño es un mundo, imaginaros entre niños genios y superdotados… ¡Las diferencias siempre existen! Y muchas veces son abismales. Por ello, nunca debemos generalizar y sí analizar cada caso en concreto.

Lo importante será poder acompañar a cada niño (ya sea como padres y madres, como profesionales…) y adaptarnos a sus necesidades para poder potenciar sus puntos fuertes. Eso sí, lo importante siempre será contribuir a mejorar el bienestar del niño, potenciando que se sienta realizado en las áreas que él desee.

  • Acereda, A., & Extremiana, A. A. (2000). Niños superdotados. Anaya-Spain.
  • Alonso, J. A., y Benito, Y. (2004). Alumnos superdotados: sus necesidades educativas y sociales. Buenos Aires: Bonum.
  • Blanco, C. (2001): Guía para la identificación y seguimiento de alumnos superdotados. Valencia, Praxis