¿Un alto cociente intelectual garantiza el éxito? - La Mente es Maravillosa

¿Un alto cociente intelectual garantiza el éxito?

Eva Maria Rodríguez 26 abril, 2016 en Investigación 656 compartidos
Cociente intelectual

Tenemos tendencia a creer que tener un alto cociente intelectual es una manera segura de tener el éxito en la vida. Después de todo, algunas de las personas más exitosas del mundo de la ciencia, el arte, los negocios o el entretenimiento son extremadamente brillantes.

Aunque a menudo asumimos que las personas que tienen un elevado cociente intelectual serán personas de éxito de forma natural, lo cierto es que existe otra creencia popular que afirma que las personas inteligentes son también un desastre en según qué ámbitos de la vida.

Pero, ¿realmente las personas altamente dotadas a nivel intelectual tienen escasas habilidades sociales?, ¿qué hay de cierto en el estereotipo de que, a mayor nivel de genialidad, mayores problemas de inestabilidad mental y/o emocional tiene una persona?

¿Un alto cociente intelectual predice un mayor éxito en la vida?

Los psicólogos han estado interesados durante mucho tiempo en intentar comprender cómo influye el cociente intelectual (CI) de una persona en su capacidad real para manejarse en diferentes ámbitos de la vida.

Las primeras pruebas de CI se desarrollaron en el seno de los ejércitos, como muchos de los avances de los que disfrutamos actualmente. Después se trasladaron al ámbito educativo, para detectar a niños con problemas de aprendizaje
Compartir

Estudio del cerebro

El estudio que realizó Terman con niños superdotados es uno de los más famosos y largos de la historia de la psicología. Su intención fue precisamente esa, la de comprobar cómo era la evolución de los niños a los que de pequeños se les había detectado un CI muy alto.

Estudio de los niños superdotados de Terman

A partir de la década de 1920, el psicólogo Lewis Terman comenzó a investigar con niños prodigio la hipótesis de qué niveles superiores de inteligencia estaban asociados con la inadaptación social y personal.

Terman seleccionó a unos 1500 niños de California entre 8 y 12 años que tenían un cociente intelectual superior a 140 puntos de CI. La puntuación media del índice de inteligencia del grupo de participantes fue de 150 y 80 de estos niños obtuvieron una puntuación superior a 170.

Durante varios años, Terman continuó el seguimiento de estos niños para ver cómo su gran inteligencia podría afectar el curso de sus vidas. Terman descubrió los niños superdotados no encajaban en los estereotipos existentes que a menudo se les asociaban.

En este sentido, no eran los niños débiles, enfermizos e inadaptados sociales que como podría decir el estereotipo, sino que, de hecho, eran más altos, tenían mejor salud y mejor desarrollo físico y estaban socialmente mejor adaptados que los demás niños.

Tras la muerte de Terman en 1956, varios psicólogos continuaron con la investigación original. De hecho, el estudio de Terman aún continúa en nuestros días y es el estudio longitudinal  más antiguo de la historia.

Los psicólogos que hacen el seguimiento a los participantes originales de Terman han constatado que algunos de estos individuos han llegado a alcanzar un gran éxito en la vida. A partir del año 2003 se registraron 200 participantes más. Se espera que el estudio continúe hasta que el último miembro del grupo muera o se retire.

Volviendo a los orígenes, cuando los participantes del estudios fueron evaluados en 1955 se comprobó que sus ingresos anuales eran de una medio de 33.000 dólares, una cantidad muy superior a la media, que por entonces era de 5.000 dólares. Muchos miembros del grupo se convirtieron en médicos, abogados, ejecutivos de negocios, profesores y científicos.

Niño vestido de médico

Sin embargo, no todos  tuvieron tanto éxito. El investigador Melita Oden, que continuó la investigación de Terman, decidió comparar los 100 individuos más exitosos (grupo “A”) con los 100 de menos éxito (grupo “C”).

Mientras que en esencia tenían exactamente los mismos cocientes intelectuales, sólo unas pocas personas del grupo C se habían convertido en profesionales, en su mayoría ganaban sólo un poco más por encima de la media de ingresos anuales y tenían tasas más altas de alcoholismo y  divorcio que los individuos del grupo A.

¿Qué podría explicar esta disparidad? Si el CI predice el éxito, ¿por qué a estos individuos con puntuaciones similares de inteligencia les fue tan diferente en la vida?

Terman había observado que los individuos en el grupo A, en su infancia, tendían a mostrar prudencia y previsión, fuerza de voluntad, perseverancia y el afán de superación. En la edad adulta, los individual del grupo A mostraban más capacidad que los del grupo C en tres rasgos fundamentales: orientación por objetivos, confianza en sí mismos y perseverancia.

Esto sugiere que, si bien el cociente intelectual puede jugar papel importante en el éxito de la vida, los rasgos de personalidad son también factores importantes para determinar los resultados
Compartir

La investigación moderna sobre el cociente intelectual y el éxito de la vida

Una cosa que las puntuaciones de CI han demostrado es que es posible predecir de forma fiable el éxito académico en la escuela. Sin embargo, es importante tener en cuenta que sacar buenas notas en escuela no significa necesariamente que una persona vaya a tener éxito en el trabajo o en otras áreas de la vida.

Varias investigaciones han indicado que los niños con habilidades académicas excepcionales pueden experimentar más problemas sociales, incluyendo el aislamiento social, que los estudiantes menos dotados. Concretamente, se ha encontrado que las personas con un CI más alto son más propensos a fumar marihuana y a consumir otras drogas ilegales. ¿Por qué?

Fumar marihuana

Los investigadores sugieren que las personas con elevado cociente intelectual también tienden a obtener mejores resultados en un rasgo de la personalidad conocido como apertura a la experiencia.

En la medida en que están más dispuestas a probar cosas nuevas, las personas con alto cociente intelectual pueden ser más propensas a buscar nuevas experiencias, entre las que se encuentran las que provoca el consumo de estupefacientes con todo lo que eso conlleva.

No obstante, mientras que los investigadores continúan debatiendo la medida en que el coeficiente intelectual influye en la vida de éxito, la investigación contemporánea parece apoyar las conclusiones generales Terman. La inteligencia es un componente importante, pero un alto índice de inteligencia por sí solo no es garantía de éxito en el trabajo o en otras áreas de la vida.

Cada vez parece más evidente que, tal y como concluyó Terman, variables como el entorno familiar, el estatus socioeconómico y las experiencias educativas, así como los factores de personalidad, incluyendo la motivación, voluntad para trabajar duro, estar comprometido con los objetivos, la creatividad y la madurez emocional también están fuertemente vinculados con el éxito en la vida
Compartir
Eva Maria Rodríguez

Profesora, escritora, blogger y madre de dragones. Espero que mi experiencia como madre, como educadora y como mujer sea de utilidad para tod@s los que leéis este blog.

Ver perfil »
Te puede gustar