Dispersión mental: ¿qué es y cómo evitarla?

La dispersión mental es un estado en el que se salta de un pensamiento a otro y que impide concentrarse en lo que se está haciendo. Te damos algunos consejos para evitarla.
Dispersión mental: ¿qué es y cómo evitarla?
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez el 07 abril, 2021.

Última actualización: 07 abril, 2021

En la era de la productividad y las tecnologías sociales, la dispersión mental es un enorme elefante en la habitación. La necesidad de focalizar la atención en una tarea y no abandonarla es algo que se exige en multitud de ámbitos; sin embargo, ¿qué pasa con todos los demás procesos que ocurren al mismo tiempo?

En este artículo podrás leer una definición del proceso de dispersión mental y algunos consejos para que no pueda con tu paz interior. Si eres de esas personas acostumbradas a tener en su mente muchos procesos abiertos, este es tu sitio.

¿Qué es la dispersión mental?

La dispersión mental se suele definir como el proceso opuesto a la concentración (atención selectiva). Este evento ocurre cuando se manejan varios hilos de pensamiento a la vez, de manera que se integra información de muchas fuentes.

En este contexto, muchas veces terminamos perdiendo el control, ya que son los inputs los que terminan dirigiendo nuestro comportamiento. Nuestra atención va allí donde hay novedades y no a los puntos que deberían ser prioritarios.

El paradigma tecnológico actual es el encuadre perfecto para la dispersión mental: la coexistencia de la presión por completar obligaciones y el bombardeo de notificaciones y estímulos externos es la realidad del día a día. Lo más normal es que la mente divague de vez en cuando o que algo se quede sin hacer.

La dispersión mental, a nivel cognitivo, es útil para procesar información de forma eficiente a la vez y favorece enormemente la creatividad. Sin embargo, cuando se trata de procesar la información de forma profunda y analítica, es menos útil.

Mujer con dispersión mental

Dispersión mental e inteligencia

¿La gente que tiende a la dispersión mental es menos inteligente? Nada más lejos: ya desde la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner -allá por 1983- se eliminó poco a poco el estereotipo de que aquellos con una mente poco analítica son menos listos.

Según esta teoría, todas las personas son inteligentes, solo que no siempre el perfil de inteligencia es lógico-matemático, que sería el que más favorecería la atención selectiva.

El planteamiento de varias formas de inteligencia fue extremadamente útil para adaptar la organización de muchos ámbitos, no solo el laboral. Normalizar la dispersión mental -o, mejor dicho, momentos de dispersión mental- y eliminar su estigma fue otra de ellas.

Estrategias para que la dispersión no sea un lastre

A pesar de que la dispersión mental es muy útil para la multitarea y la creatividad, en ocasiones puede interferir con el desarrollo de ciertas actividades que requieren una concentración fuerte.

Si te sientes identificado con esto, aquí tienes algunos consejos para ayudarte a evitarla.

1. Usa una agenda y haz programaciones

De papel o virtual, una agenda es una solución tremendamente útil para la dispersión mental. Cuando tienes demasiadas cosas en la cabeza, apuntarlas en un lugar para no olvidarlas te ayuda precisamente a eso: a olvidarlas hasta que las necesites. De esta forma te puedes concentrar en el presente y en resolver lo que urge.

2. Crea rutinas

Generar hábitos para momentos concretos de dispersión ayuda a separar el mundo real y el mental para centrarse en el primero.

Pequeños gestos como dar un golpe en la mesa, una palmada o un pequeño ritual pueden entrenarse para ser la señal de concentración.

3. Haz pausas para permitirte un poco de dispersión mental

Por muy grande que sea la capacidad de concentración que tenga una persona, todo el mundo tiene un límite.

No es algo que se pueda forzar, así que no te sientas mal si te tomas un momento para dejar vagar la mente y relajarla. De hecho, esto te ayudará a volver a concentrarte después.

4. Reduce los estímulos distractores

Cuando necesites focalizarte y no quieras dispersarte, elimina de tu entorno todo lo que pueda distraerte. Estímulos externos como redes sociales, ruidos ambientales u otras tareas simultáneas no harán más que redirigir tu atención fuera de tu foco.

5. Duerme bien

Está más que probado que la salud del sueño favorece el filtrado de información: al final del día, la cantidad de datos que alberga el cerebro puede ser motivo de distracción si no se elimina aquella que es innecesaria. Durante el sueño, el cerebro conserva aquella información que es relevante para el futuro y elimina la inútil.

Mujer dormida profundamente

La dispersión mental también puede ser útil

Aunque la dispersión mental esté a la orden del día en este mundo donde los estímulos llegan sin parar desde varios frentes, no es en sí un fenómeno perjudicial ni un signo de una inteligencia baja. De hecho, es extremadamente útil en determinados momentos creativos de algunos procesos, como la escritura o en ciertos deportes competitivos.

Nuestra mente funciona mejor cuando somos capaces de alternar momentos de concentración con momentos de dispersión. En estos últimos, nos posicionamos en un lugar muy favorable para establecer asociaciones propias del pensamiento divergente.

Te podría interesar...
Cómo lidiar con los comentarios hirientes de manera inteligente
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Cómo lidiar con los comentarios hirientes de manera inteligente

Para lidiar con los comentarios hirientes de manera inteligente necesitas en primer lugar calma mental y controlar tus emociones.



  • Gardner, Howard (1998). "A Reply to Perry D. Klein's 'Multiplying the problems of intelligence by eight'". Canadian Journal of Education 23 (1): 96–102. doi:10.2307/1585968. JSTOR 1585790.
  • Fuentemilla, L., Miró J., Ripollés P., Vilà-Balló A., Juncadella M., Castañer S., Salord N., Monasterio C., Falip M. and Antoni Rodríguez-Fornells. "Hippocampus-dependent strengthening of trageted memories via reactivation during sleep in humans". Current Biology (2013) http:/dx.doi.org/10.1016/j.cub.2013.07.006