Efecto Woozle: mentiras que parecen verdad

El efecto Woozle es un fenómeno que se produce como consecuencia de diferentes sesgos cognitivos. Este consigue que tergiversemos la realidad sin cuestionarnos la veracidad de determinadas afirmaciones.
Efecto Woozle: mentiras que parecen verdad
Ebiezer López

Escrito y verificado por el psicólogo Ebiezer López.

Última actualización: 02 abril, 2022

¿Alguna vez has escuchado a alguien decir que una mentira que se dice 1000 veces se convierte en verdad? Las personas solemos pensar que nuestra capacidad para distinguir entre lo real y lo falso es muy aguda. Sin embargo, fenómenos como el efecto Woozle evidencian lo común que es creer en hechos no comprobados.

Siguiendo esta línea, este fenómeno tiene distintas implicaciones en ámbitos como la ciencia, el periodismo y la cultura. En algunos casos, incluso puede ser peligroso porque podría causar pánico en la población. En este artículo, verás ejemplos comunes para comprenderlo mejor.

¿Qué es el efecto Woozle?

En el libro infantil Winnie The Pooh existe una historia donde Winnie the pooh y su amigo Piglet consiguen un rastro de huellas. Los amigos llegan a la conclusión de que se trata de un “Woozle”, un animal muy raro. En buena medida, motivados por este hecho, deciden seguir el rastro de la criatura. Sin embargo, caminan y caminan, sin encontrar rastro de la criatura.

Más adelante, los dos protagonistas descubren que estuvieron caminando en círculos y siguiendo sus propias huellas. De este modo, se dan cuenta de que el Woozle nunca existió, aunque ellos habían creído que sí por el rastro.

El efecto Woozle es un fenómeno que ocurre cuando se citan estudios científicos poco confiables. Así, las personas pueden llegar a creer que dicha información es verdadera, solo porque se replica o se cita en muchas ocasiones.

Beverly Houghton popularizó el término cuando habló de un caso en los Estados Unidos. Un investigador publicó un estudio sobre violencia doméstica en el que participaron 80 familias. La mitad de los grupos familiares tenían historial de violencia doméstica. Por ende, el autor concluye que el 55 % de su muestra presentaba violencia doméstica.

Más tarde, otro científico redacta un libro y cita el estudio de violencia doméstica, pero sin dar detalles de la muestra. Por lo tanto, el autor sugería que en el 55 % de todas las familias estadounidenses había violencia doméstica. Después, otras personas citaron el libro y comenzó a difundirse la creencia de que la mitad de las familias experimentaban violencia doméstica.

No obstante, un estudio con una muestra de 80 familias no es lo bastante grande para afirmar tal cosa. Pero, debido a que se citó de forma muy frecuente, se llegó a creer que era un hecho científico.

Personas haciendo cáculos
Cuando un error científico es citado varias veces y se termina considerando como verdadero, se produce el efecto Woozle.

¿Por qué ocurre este fenómeno?

Existen diferentes factores que pueden contribuir a que ocurra el efecto Woozle cuando se busca información científica. Uno de estos sería el sesgo cognitivo de confirmación que hace valorar más los datos que apoyan nuestro punto de vista. Por ejemplo, si alguien considera la violencia doméstica como un problema común, podría ver el estudio anterior como evidencia de ello.

Este sesgo sucede debido a que el cerebro tiende a buscar patrones en la información que apoyen los esquemas que ya existen.

Otro ejemplo podría ser la creencia de que los hombres tienden a ser más infieles que las mujeres. En este caso, la persona podría encontrarse con un estudio sobre 50 parejas en el que hubo infidelidad y más de la mitad fueron hombres. Como resultado, podría ver ese dato como una confirmación de su creencia y citarlo para defender su argumento.

Luego, otras personas que piensan de forma similar, podrían ver la cita y considerarlo un hecho científico. Entonces, también citarían el estudio y comenzaría a difundirse una información falsa como evidencia científica confiable.

Otra variable que favorece el efecto Woozle es el pensamiento tribal o de grupo. A menudo, nos guiamos por lo que piensa la mayoría sobre algo. Por lo tanto, si vemos que muchas personas apoyan una idea particular, es muy probable que terminemos por creer en dicha información.

Implicaciones de este fenómeno

El fenómeno del Woozle tiene varias consecuencias en el campo de la ciencia y la comunicación. Para ilustrarlo mejor, podemos mencionar un caso reciente que ocurrió en el contexto de la pandemia por COVID-19. Un grupo de científicos publicaron un estudio sobre los efectos de la Ivermectina en células infectadas con el virus.

En esta misma línea, los investigadores aplicaron altas dosis de Ivermectina a placas con células infectadas y pudieron eliminarlo. Algunas personas vieron este estudio como una prueba de que dicho medicamento era un tratamiento eficaz para el virus. Sin embargo, había dos problemas con esa afirmación:

  • Los efectos de los fármacos en placas de células no son iguales a cuando se administran vía oral, intravenosa o intramuscular.
  • La dosis de Ivermectina que se debía aplicar para matar el virus era muy alta y en humanos podía resultar tóxica.

A pesar de ello, muchas personas creyeron que usando Ivermectina podían curar el virus y citaron el estudio para comprobarlo. De este modo, vemos como el efecto Woozle puede ser peligroso en el ámbito científico y comunicativo. Lo que en la superficie puede parecer evidencia sólida, es en realidad información tergiversada.

Mujer viendo datos de investigación
El principal riesgo de caer en el efecto Woozle es el sesgo de confirmación.

Ejemplos del efecto Woozle

Uno de los casos más famosos del Woozle involucra al famoso físico Albert Einstein. Con frecuencia, aparece en internet una supuesta frase dicha por él: “solo existen dos cosas infinitas, el universo y la estupidez y humana”. Pero, la verdad es que, Albert Einstein nunca dijo tal cosa.

De manera más reciente, Kelly (2019) desarrolló una investigación sobre el litio en el tratamiento de la depresión bipolar y el Woozle. El autor menciona que algunas guías colocan el litio como la mejor alternativa para dicha afección. Mientras tanto, otros libros desaconsejan el uso de ese fármaco. Al realizar una revisión, concluyó que las guías que promueven el uso de litio sufren el fenómeno del Woozle.

En conclusión, es importante que los investigadores sean prudentes a la hora de citar otros estudios en sus investigaciones. Citar un estudio sin contextualizar lo suficiente o dar los detalles correctos puede generar un efecto Woozle involuntario.

Te podría interesar...
El efecto Rashomon: no una, sino muchas verdades
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
El efecto Rashomon: no una, sino muchas verdades

El efecto Rashomon es un fenómeno por el que un mismo suceso puede ser descrito de manera muy diferente por las personas que lo presenciaron.



  • Kelly, T. (2019). Lithium and the Woozle effect. Bipolar disorders, 21(4), 302-308.