Ejemplos de solidaridad que florecen durante la crisis del coronavirus

27 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
Las muestras de solidaridad que estamos viendo durante la crisis del COVID-19, deberían ser el único tipo de contagio que tendríamos que experimentar todos nosotros. Esos ejemplos, nos demuestran que momentos de dificultad, podemos dar lo mejor de nosotros mismos.
 

Los ejemplos de solidaridad se escampan y florecen en el mundo demostrándonos algo esperanzador: los buenos actos se contagian. Descubrimos también que las personas podemos ser maravillosas y que en los momentos complicados, sabemos (por término medio) actuar unidos. Lo creamos o no, ese es el ingrediente más poderoso para superar con éxito las mayores dificultades, reaccionar como grupo y no como individuo.

Decía Beethoven que el único símbolo de superioridad que conocía era la bondad. Tal vez, haya llegado ese momento en que desde la quietud de nuestros hogares, desde la calma de esas ciudades antes tan efervescentes, tengamos que hacer un acto de reflexión.

Tal vez haya que reformular nuestro sentido de sociedad, revalorizar mucho más las áreas científicas, sociales y sanitarias antes que las grandes partidas económicas destinadas a ocio o a deportes como el fútbol. Tal vez.

En momentos de adversidad, descubrimos de pronto cuáles son las auténticas prioridades. No obstante, todos esos cambios llegarán (o no) en esos días que se abrirán tras la crisis y en la fase del postocoronavirus.

Hasta el momento, solo se impone la bondad, la solidaridad, el sacrificio de quienes salen cada día de casa para trabajar, para salvar vidas o para garantizar que tengamos acceso a los bienes y servicios más básicos.

Los ejemplos de solidaridad que estamos viendo nos ayudan a confiar nuevamente en la humanidad. Somos seres extraordinarios, personas que dejan ver su luz interna cuando ponen su mirada más allá de uno mismo para preocuparse por el otro. Veamos por tanto qué actos se están sucediendo en estos días.

 
mundo en forma de coronavirus representando la necesidad de ejemplos de solidaridad

Ejemplos de solidaridad durante el coronavirus

Tedros Adhanom, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo dejó claro hace solo unos días: “este virus pone a prueba nuestra solidaridad, a nivel político, financiero, científico y también social. Tenemos un enemigo común, uno que no sabe de fronteras, de cultura, religión o estratos sociales. Ahora es más necesario que nunca actuar unidos y eso es algo que estamos viendo cada día de muy diversas maneras“.

China, el país donde se inició la crisis y que se ha ganado nuestra admiración

China ya no es el país del “virus”. Ahora mismo, somos el planeta del “virus”. Este país donde se inició el brote del coronavirus a finales del 2019 es, en estos momentos, un ejemplo de solidaridad.

No solo está enviando cargamentos de productos sanitarios Italia y España. En los últimos días, nos está enviando equipos de expertos para ayudar en la grave crisis que afronta Europa. A día de hoy, el número de fallecidos y de infectados en la región del norte de Italia, supera incluso a la de China.

Su colaboración desinteresada y su capacidad de reacción nos están emocionando a todos.

 

“Vecino, no salgas yo voy a comprar por ti”, red de vecinal en ayuda de los más necesitados

Los comportamientos altruistas se ven cada día entre las redes vecinales. Son muchas las personas que se ofrecen de manera altruista a hacer la compra para esas personas más mayores o de movilidad reducida, que son el colectivo de mayor riesgo.

Asimismo, también cabe destacar la labor de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado que también están movilizándose estos días para dar servicio a esos hombres y mujeres que por sus características, necesitan de una mayor atención.

notas vecinales, ejemplos de solidaridad

Soy profesional de (…) si necesitas apoyo puedes contactar conmigo

En los últimos días estamos viendo otro ejemplo de solidaridad que emociona. Son muchos los profesionales de diferentes áreas como la obstetricia, traumatología, cardiología, profesores de universidad, de instituto, psiquiatras y psicólogos que a través de twitter y otras redes sociales ofrecen su ayuda.

Son muchas las personas que estando confinadas en casa tienen problemas y dudas. Los profesionales se han ofrecido desde la distancia a conferir apoyo y asesoramiento.

 

Costureras que confeccionan mascarillas y equipamiento sanitario

Este es otro fenómeno que no deja de esperanzarnos. En vista de la escasez de equipamiento que están teniendo todos nuestros sanitarios en su labor cotidiana, se ha solicitado la ayuda no solo de empresas textiles para la fabricación de estos productos. Son muchas las mujeres que, desde sus pueblos y ciudades, están cosiendo cientos de mascarillas.

Muchas de ellas, con una edad ya avanzada, sienten con ilusión que están haciendo algo importante por los demás…

Mujer cosiendo

Ovación desde los balcones todos los días: reconocimiento a los sanitarios

Hay ejemplos de solidaridad que parten desde las emociones. Desde quien se siente agradecido, de quien reconoce el esfuerzo cotidiano de los médicos, enfermeras, auxiliares, limpiadores… De todos esos profesionales de la salud que pasan sus extensos turnos en los hospitales atendiendo a los infectados por coronavirus.

El esfuerzo es inmenso y los medios no acompañan. De momento, la curva se resiste a aplanarse y en esa tarea estamos absolutamente todos, desde los niños a los adultos. Sin embargo, hay guerreros que están en primera línea, que también caen y sufren contagios, quienes atienden desde el respeto y el afecto al paciente con la mayor de las profesionalidades.

 

En España, y cada día a las 20 horas en punto, la población sale a sus ventanas y balcones para aplaudir su labor. Y así seguiremos hasta que este enemigo imperceptible remita. Los ejemplos de solidaridad seguirán dándose cada día y en todo el mundo. Este debería ser sin duda, el auténtico contagio que todos deberíamos recibir.