El amor como fuente de motivación y entusiasmo

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 28 noviembre, 2017
Adriana Díez · 28 noviembre, 2017

Sabemos que el amor todo lo cura, que el amor tapa heridas y crea nuevas visiones de futuro pero…, ¿qué ocurre cuando somos nosotros los que amamos o nos sentimos amados? Cuando amamos a alguien y el otro se siente amado se produce una sensación de aceptación y confianza que proporciona la motivación ideal para dar lo mejor de nosotros y ser mejores personas. El amor como fuente de motivación y entusiasmo nos hace mejores.

Ser amado nos hace sentirnos seguros, creer en nosotros mismos y confiar en nuestro potencial. El amor incondicional genera en nosotros un motor, el cual abre puertas y posibilidades de expresión. Sentirnos amados es un refuerzo que potencia nuestro bienestar, ya que significa que alguien disfruta de nosotros tal y como somos. Es por ello que el amor nos invita a mostrarnos al otro de una manera sincera y auténtica.

“El amor es el reconocimiento del potencial del amado y actúa como una energía que transforma. La mirada y el amor del otro nos dan vida y nos ayudan a transformarnos”.

-Elsa Punset-

El amor nos da vida y nos hace brillar, el amor nos hace confiar y desarrollar nuestro potencial. Nos hace mejores y ayuda a que nuestras habilidades crezcan sin prejuicios y sin miedos para mostrarlas. No tiene por qué ser el amor entre parejas el que nos revitaliza, pues por ejemplo el amor que los padres muestran a sus hijos también hace que crezcan con seguridad y confianza.

El cerebro de quien tiene y expresa amor

Sistema límbico del cerebro iluminado

Cuando amamos generamos en el otro una maravillosa sensación de paz y seguridad. Esperamos lo mejor del otro y confiamos en que nos responderá de la misma forma, sin proyectar miedos ni desconfianza, tan solo nuestros mejores deseos y lo positivo que vemos en quienes apreciamos. Cuando proporcionamos amor, propiciamos una buena autoestima gracias a la burbuja de calma y hogar que creamos en el intercambio.

¿Qué ocurre realmente en el cerebro cuando amamos? Gracias a las técnicas de neuroimagen, Andreas Bartels y Semir Zeki, del University College de Londres, realizaron un estudio en el que se observó la actividad cerebral de unos sujetos cuando veían fotos de sus enamorados y cuando veían imágenes de sus amigos para así poder estudiar las diferencias y compararlos.

Descubrieron gracias a esta técnica y a este estudio que, cuando nos enamoramos o sentimos amor por nuestros hijos, desconectamos partes del cerebro relacionadas con otras emociones y, sobre todo, con nuestra capacidad de crítica social.

También observaron que cuando miramos a nuestro enamorado o enamorada, existen partes de la corteza prefrontal y ciertas áreas que se relacionan con la agresión, el miedo o la planificación que se desconectan. Esto afecta a nuestro juicio, ya que tendemos a confiar más y a ser menos estrictos con nuestra evaluación social. Podríamos decir con esto que nuestro cerebro está programado cuando amamos para ver lo bueno del otro.

El amor como fuente de motivación para ser mejores

Los científicos afirman que “el apego humano utiliza un mecanismo que supera la distancia social, desactivando circuitos conectados para emociones negativas y evaluación social crítica, y une a los individuos a través del circuito de recompensa, lo que explica el poder del amor como fuente de motivación y entusiasmo”.

Hombre con bebé

Por esto podemos afirmar que el amor y amar, nos hace mejores. El amor nos proporciona fuerza para enfrentarnos a nuevos retos, ya que nos aporta una persona a nuestro lado que confía en nosotro, lo cual nos ayuda a mejorar nuestro potencial para seguir y para esforzarnos.

Amando tenemos la oportunidad de crear todo esto en el otro; por ello, cuando proyectamos nuestro amor, generamos las mejores sensaciones y lo mejor de nosotros en el otro. Tanto amar como ser amados nos da la oportunidad de mejorar y desarrollarnos dentro de unos marcos de seguridad, ¿a qué esperas entonces para amar?

El amor como fuente de motivación nos da fuerzas para enfrentarnos a nuevos restos