El cerebro bilingüe

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga María Vélez
14 mayo, 2019
¿Cómo influye el aprendizaje de idiomas en nuestro cerebro? Su conocimiento nos abre puertas en el mundo laboral; sin embargo, cómo nos afecta a nivel de rendimiento cognitivo. En este artículo profundizaremos en el tema.

Durante mucho tiempo se creyó que hablar dos o más idiomas empeoraba las capacidades cognitivas e incluso que condicionaba las tendencias políticas y valores morales. Sin embargo, actualmente conocemos más en profundidad el funcionamiento del cerebro bilingüe y podemos afirmar que la circunstancia supone más beneficios que costes.

A continuación, se describirán los principales hallazgos en cuanto al funcionamiento y características del cerebro de las personas que hablan más de una lengua; algunas quizás las intuyas, otras te sorprenderán.

Bilingüismo

El bilingüismo individual se define como la capacidad para utilizar dos o más lenguas (multilingüismo) en cualquier situación y con la misma eficacia comunicativa. A su vez, este se puede diferenciar entre bilingüismo simultáneo y bilingüismo sucesivo. El primero hace referencia a la adquisición de dos lenguas desde el nacimiento. El sucesivo tiene lugar cuando la persona aprende una segunda lengua después de haber aprendido una; por ejemplo, recibiendo clases o viviendo en otro país.

Más de la mitad de la población mundial es considerada bilingüe. Dependiendo de la zona o el país, los porcentajes de población bilingüe varían. En el caso de Europa la prevalencia se encuentra en el 56%,un 20% en Canadá y hasta un 99% en Luxemburgo.

Palabras escritas en varios idiomas

Esta amplia cantidad de personas bilingües ha llevado a que investigadores desde el ámbito de la psicología cognitiva se hayan interesado por los procesos subyacentes. Así, se ha encontrado que personas monolingües y bilingües presentan un desarrollo, eficiencia y hasta trayectoria de rendimiento cognitivo diferentes.

La base por la que interesa el bilingüismo a nivel cerebral y funcional es la neuroplasticidad. Esto es, la capacidad que tiene el cerebro de modificarse en base a la experiencia. Por ello, ya que el bilingüismo es una experiencia que viene principalmente determinada por el ambiente y no por preferencias individuales, resulta tan apasionante para la ciencia.

Características cognitivas del cerebro bilingüe

Durante el desarrollo lingüístico en la infancia, no hay efectos nocivos significativos debido al aprendizaje de más de una lengua. Sin embargo, el bilingüismo entraña una serie de costes y beneficios a nivel funcional.

Las personas bilingües consideran que entre las dos lenguas que dominan, una de ellas es dominante y la otra secundaria aunque las aprendieran de forma simultánea.

Por esto, utilizar la segunda lengua siempre va a suponer un esfuerzo cognitivo mayor que al utilizar la dominante. Este esfuerzo se verá reflejado en el rendimiento a la hora de hablar la lengua no dominante. Sin embargo, también se encuentran diferencias entre monolingües y bilingües a la hora de usar el idioma dominante.

Desventajas para los bilingües

De forma general, se ha encontrado que las habilidades verbales de los bilingües en cada idioma son más débiles que las de los monolingües. Por ejemplo, presentan un menor vocabulario, aunque si se tuviera en cuenta la cantidad de palabras de los dos idiomas, este resultado podría variar.

También se ha visto que los bilingües son más lentos a la hora de nombrar objetos, de producir palabras y viven más aquello de «tener la palabra en la punta de la lengua«. A la hora de pensar en una palabra, los bilingües tardan más a la hora de recuperarla, sin embargo este efecto es menos marcado en palabras u oraciones muy comunes, como «casa» o «¿Cómo estás?».

La principal hipótesis que se maneja para explicar estas desventajas reside en que cuando los bilingües quieren decir, escribir o escuchan una palabra, no pueden evitar que se active la misma en el otro idioma. Por ejemplo, si alguien bilingüe de español y francés quiere darte las gracias, en su mente se activará inevitablemente también la palabra merci.

Ventajas

Ese mismo hecho de que se activen los dos términos a la misma vez, requiere de una gran capacidad para poder seleccionar uno de ellos e inhibir el que no queremos utilizar. Además, teniendo en cuenta toda una conversación o discurso, en lugar de nombrar una sola palabra.

La capacidad cognitiva que permite hacer eso es el control ejecutivo. Estas funciones ejecutivas (inhibición, cambio de set y memoria de trabajo) son un conjunto de habilidades que se encargan de procesar la información y seleccionar aquella realmente relevante y necesaria, evitando que se produzca la interferencia.

Así, se ha observado una ventaja mediana y grande de control ejecutivo en niños y adultos bilingües respecto a los monolingües. Esta capacidad está relacionada con los logros académicos y con una mejor salud mental y bienestar a largo plazo. Además, se ha encontrado incluso que esta mayor ventaja aumenta la reserva cognitiva de los bilingües, retrasando la aparición del deterioro cognitivo o Alzheimer hasta cuatro años.

«Un hombre que sabe dos idiomas vale por dos hombres»

-Proverbio francés-

Personas hablando idiomas diferentes

Características cerebrales

En relación con el control ejecutivo, estudios de neuroimagen han mostrado que los bilingües presentan más activación en determinadas zonas cerebrales, como el núcleo caudado del hemisferio izquierdo, en la corteza prefrontal dorsolateral, en la corteza cingulada y en el giro supramarginal.

El cerebro bilingüe tiene mayor activación en el núcleo caudado del hemisferio izquierdo, la corteza prefrontarl dorsolateral, la corteza cingulada y el giro supramarginal.

Además, hay evidencias de que el cerebro bilingüe tiene una mayor cantidad de neuronas, posiblemente debido a la exposición prolongada al bilingüismo. Un estudio realizado por Michelli y su equipo, encontró mayor densidad de materia gris en regiones parietales en bilingües de italiano e inglés, frente a monolingües italianos.

Permitiendo una mejor conectividad entre distintas áreas, también se ha reportado una mayor cantidad de materia blanca en adultos bilingües. Esto se ha visto principalmente en el cuerpo calloso, una estructura que permite la conexión entre los dos hemisferios.

A pesar de la antigua creencia de que hablar dos lenguas podía ser negativo y de ciertas desventajas no significativas, las personas que hablan dos idiomas presentan un mayor control cognitivo y atencional.

Esta ventaja cognitiva además influye en otras actividades más allá de la lingüística, aumentando la reserva cognitiva, la activación y anatomía cerebral. En definitiva, hablar otros idiomas nos permite comunicarnos con más personas, viajar sin ciertos límites y mejorar nuestro cerebro.

  • Bialystok, E., Craik, F.I.M. y Luk, G. (2012). Bilingualism: consequences for mind and brain. Trends in Cognitive Science, 16(4), 240-250.
  • Costa, A., Hernández, M. y Baus, C. (2015). El cerebro bilingüe. Mente y Cerebro, 71, 34-41.