El efecto Einstellung o la dificultad para pensar diferente

22 Diciembre, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
El efecto Einstellung nos demuestra algo en lo que reflexionar: a nuestro cerebro le cuesta mucho pensar de manera creativa a la hora de solucionar problemas. Tenemos tendencia a usar siempre las mismas estrategias aunque las condiciones sean distintas.

El efecto Einstellung es, por encima de todo, una trampa cognitiva en la que todos caemos con frecuencia. Se da, por ejemplo, cuando intentamos solucionar un problema y, al analizarlo de manera profunda y detenida, damos por sentado que dicho desafío no tiene solución. Lo creemos así porque nuestro cerebro razona de manera inflexible y es incapaz de asumir nuevas perspectivas.

Para entenderlo mejor, basta con plantear hecho bastante común. Imaginemos a todo un experto en un área intentando resolver un súbito desafío. Analiza la cuestión, le da cien vueltas y lo observa desde mil prismas diferentes. Ahora bien, en un momento dato acude una persona externa, observa las circunstancias y ofrece de pronto una solución casi deslumbrante. Una que el «sabio» ni se había planteado.

¿Qué es lo que ha sucedido? Lo que ocurre en este tipo de situaciones es que, en ocasiones, manifestamos lo que se conoce como «hiperespecialización» del conocimiento. Es decir, dominamos una serie de enfoques, materias y esquemas de saber sin dejar espacio a otras posibilidades, sin cuestionarnos siquiera o explorar nuevas perspectivas mediante el pensamiento lateral.

Asimismo, hay un hecho que debemos tener claro: el efecto Einstellung no define un tipo de personalidad. Es un tipo de estrategia mental. Hace referencia, básicamente, a un modo de operar de nuestro cerebro donde siempre tiende a dar el mismo tipo de respuestas y soluciones. Nos cuesta mucho innovar, ser originales y eso es sin duda un gran problema.

El término Einstellung procede del alemán y resulta de la unión de dos términos: ajuste y actitud. Define esas situaciones en que nos ajustamos a las soluciones más conocidas obstaculizando otras alternativas.

Aviones hacia la misma dirección excepto uno

El efecto Einstellung o el atajo cognitivo que bloquea nuestra mente

Si tengo mis propias estrategias para resolver las cosas, ¿por qué perder tiempo en probar otros enfoques? Esta frase resume muy bien ese atajo mental con el que afrontamos muchos de nuestros problemas. En cierto modo, lo hacemos así porque el ser humano integra un gran número de ideas preconcebidas, esas con las que «funcionamos» en el día a día, esas que nos ahorran tiempo y nos dan sensación de eficacia.

Sin embargo, de vez en cuando ocurre algo. Suceden cosas que nos ponen a prueba para demostrarnos algo muy concreto: nuestros conocimientos previos suelen obstaculizar la oportunidad de aplicar enfoques más creativos y originales. Esto se resume en la clásica idea de más vale malo conocido que bueno por conocer, demostrándonos al mismo tiempo algo muy llamativo: nuestro cerebro funciona por hábitos.

Siempre le dará más valor a lo almacenado en nuestra experiencia que a la oportunidad de improvisar, de probar otras cosas. De ahí, que mande más el «esto siempre se he hecho así» que el «vamos a probar a ver qué ocurre.»

Los grandes expertos son menos creativos (efecto Einstellung)

El efecto Einstellung fue descrito por primera vez en 1942 por parte del doctor Abraham Luchins. Demostró algo que nos puede llamar la atención: los mejores expertos en un área son a veces quienes menos hacen uso del pensamiento creativo e innovador… ¿Cómo puede ser?

Cuando mayor experiencia tenemos en algo, más nos cuesta cuestionarnos a nosotros mismos. Nos instalamos en un tipo de esquema cognitivo muy férreo donde confiar en nuestras experiencias. Ello provoca que a veces, la presencia de un «no experto» en esa área de conocimiento, sea capaz aportar ideas mas frescas y originales, agregando un repentino valor a nuestras perspectivas.

Algo curioso, pero sin duda frecuente.

Niña creativa para representar El Efecto Einstellung

Empieza por ti: desarrolla un pensamiento más flexible

Todos hemos oído hablar del pensamiento lateral, de la mente flexible, de valor de la creatividad y de la necesidad de innovar. Sabemos que es necesario hacer uso y expresión de estas dimensiones, que aplicarlas a nuestro trabajo, estilo de vida y pensamiento mejoraría de forma notable el bienestar e incluso el avance de nuestra sociedad.

Sin embargo, hay algo que debemos admitir: esos cambios no siempre se aprecian. En buena parte de los entornos laborales prima más el status quoy el «hagamos lo de siempre porque es lo que funciona». Ello explica por qué el efecto Einsellung es esa constante cenicienta que nos obliga a reaccionar ante problemas diferentes con las soluciones de siempre, oxidando así cualquier avance.

¿Qué podemos hacer? En realidad, podríamos llevar a cabo múltiples cambios. Empezar por nosotros mismos es esencial para animar a otros, para crear una realidad más innovadora, flexible y abierta. Estas serían algunas claves en las que reflexionar.

¿Cómo reducir el efecto Einstellung?

  • A la hora de solucionar un problema, no te quedes con las primeras ideas que te vengan a la mente. Sé capaz de ampliar el enfoque.
  • Cultiva el conocimiento, amplia tus saberes. Es posible que seas todo un experto en ciertas áreas, sin embargo, profundizar en otras te ayudará a asumir un horizonte más extenso en cuanto a perspectivas, y también, a relativizar.
  • Controla las reacciones de tu mente y evita conformismos. Es muy común que nos digamos cosas como «esto yo lo sé de sobra». «para qué intentarlo de otra forma si sé que así funciona»… Este tipo de pensamientos son los que erigen el efecto Einstellug. Evitémoslos.
  • Atrévete a desaprender ciertas cosas para aprenderlas desde otras perspectivas y enfoques.
  • Escucha a quien te rodea, atiende perspectivas opuestas a la tuya, anímate a improvisar, a entrenar el músculo creativo que hay en tu mente.

Para concluir, hacer uso de un enfoque lateral, más abierto, flexible y original requiere tiempo. Hay que reeducar a nuestro cerebro, invitarlo a que deje de aferrarse tanto a lo preconcebido para acercarse lo nuevo y poder así, seguir aprendiendo, seguir creciendo.

  • Luchins, A. S. (1942). Mechanization in problem solving: The effect of Einstellung. Psychological Monographs54(6), i–95. https://doi.org/10.1037/h0093502