El poder de la mente, aprendiendo técnicas de la PNL

El poder de la mente, aprendiendo técnicas de la PNL

Valeria Sabater 5 noviembre, 2013 en Psicología 57 compartidos
Técnicas PNL

Hemos oído hablar de ellas, ¿pero qué son las técnicas PNL? Bien es cierto que no podemos hablar de la Programación Neurolingüística como ciencia, de ahí que haya recibido alguna que otra crítica. Pero sí se la considera un “modelo”, es decir, un conjunto de técnicas y teorías enfocadas a comprender conductas y a orientar al ser humano hacia el autoconocimiento y el logro de objetivos.

Pero mejor analicemos primero sus siglas detenidamente:

Por una parte tenemos la palabra “programación”, que alude a la intención de reprogramar comportamientos, creencias y procesos psicológicos. El concepto “neuro” nos lleva a la idea de que todo comportamiento tiene su base en una serie de procesos neurológicos. Y por último, “lingüística”, responde al concepto de que todos estos procesos neurológicos son expresados mediante un lenguaje verbal y corporal determinado.

“La PNL es un conjunto de modelos, habilidades y técnicas para pensar y actuar de forma efectiva en el mundo. El propósito de la PNL es ser útil, incrementar las opciones y mejorar la calidad de vida”

-John Grinder-

Principios y técnicas PNL

Esa triada dimensional que mencionábamos tiene como objetivo inicial comprender nuestros procesos internos para reprogramar el modo de comunicarnos y expresarnos, con el fin de cambiar creencias y hacernos sentir seguros para alcanzar nuestro éxito personal. Todo un reto ¿verdad? Pero vayamos conociendo, de un modo breve, alguno más de sus aspectos y de las técnicas PNL.

1. La comunicación

Hombre comunicándose

La PNL nos dice que el modo en que nos comunicamos y las palabras que utilizamos delimitan nuestra realidad y la forma que tenemos de entender el mundo, una perspectiva personal que a veces no coincide con la de nuestros interlocutores.

Además de esto, las personas tenemos dos tipos de comunicación: la interna (lo que pensamos y sentimos en nuestro fuero interno), y la externa (donde además de las palabras que expresamos en voz alta, se unen los gestos, posturas y ademanes).

2. Modo de procesar la información

Las personas nos diferenciamos en nuestro modo por “captar” la información. Hay gente que se guía más por lo visual, otros por la vía auditiva, otros por las sensaciones…. Párate un momento en esta idea: ¿Cómo recuerdas tú más las cosas, con palabras o con imágenes? 

3. El anclaje

Un modo en el que conseguir objetivos o superar determinados problemas estaría basado en este concepto, utilizado ya por la psicología conductual y una de las técnicas PNL básicas..

Imaginemos una situación que nos causa mucha angustia y ansiedad, hablar en público, por ejemplo. Una forma de afrontar esta realidad sería “anclar” un instante agradable, relajado y positivo de nuestra memoria, e ir asociándolo mediante técnicas de visualización y respiración a la “situación estresante”.

Un paseo por la playa cuando éramos niños, un atardecer junto a nuestra pareja, una música relajante… todo ello debe ayudarnos a “debilitar ese miedo” y a reprogramar nuevas realidades donde prime la armonía.

Pareja bailando al atardecer

4. El tiempo

El tiempo tiene una importancia determinada para cada persona, pero debe saber gestionarse de un modo adecuado. En el pasado se aglutinan nuestros recuerdos y emociones, un baúl del que a veces se pueden sacar cosas buenas para reorientar el “ahora”.

Porque es en el presente donde priman las experiencias sensoriales, en el cual se suceden los acontecimientos verdaderamente importantes y donde debemos invertir todos nuestros esfuerzos en vistas a un buen futuro.

El futuro no existe aún, de ahí que deba establecerse como ese punto donde enclavar nuestros deseos para empujar nuestro presente. Nuestro ahora.
Compartir

5. Ecología de sistemas

Las personas tenemos un sistema de creencias y valores determinados construidos a lo largo de nuestra vida, son esos motores que guían nuestros ejes neurológicos. “Somos lo que creemos” y las creencias son las concepciones de nuestro mundo, lo que promueven la acción y el comportamiento.

A veces, estas creencias están tan arraigadas en nuestro ser que ni siquiera nos damos cuenta de si son beneficiosas para nosotros o no, puede que nos estemos haciendo daño sin saberlo… De ahí que la PNL ahonde en nuestra ecología de sistemas para hacernos tomar conciencia y reorganizar estas estructuras de un modo más beneficioso y óptimo.

Hombre con ángel bueno y ángel malo

Estos son pues, a grandes pinceladas, los pilares básicos sobre los que se sustenta este enfoque de la mente humana, la Programación Neurolingüística, donde prima sobre todo el modo en que interpretamos nuestra realidad y organizamos la información: los sentidos, el lenguaje, el tiempo, las palabras, los recuerdos, las creencias… son esas hojas que configuran el árbol de nuestra vida.

Las técnicas PNL ayudan a variar o enfocar de modo distinto alguna de estas partes para encaminar nuestra vida hacia determinadas metas.

Valeria Sabater

Soy psicóloga y escritora. La curiosidad por el conocimiento humano es mi cerradura particular, la psicología mi llave, la escritura, mi pasión.

Ver perfil »
Te puede gustar