¿emparentados con moscas y gusanos?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 25 noviembre, 2015
Sonia Viéitez Carrazoni · 18 enero, 2013

Todos los organismos envejecen. El paso del tiempo disminuye inexorablemente la capacidad de funcionamiento de órganos y tejidos. Gracias a los avances científicos y tecnológicos, los humanos vivimos cada vez mas años, estimándose sobre  80  la media actual de esperanza de vida. Expertos en genética y biología molecular, llevan investigando los procesos que originan este declive en nuestro cuerpo. El proceso de envejecimiento no es sencillo. La activación de genes del envejecimiento consigue una muerte celular ciertamente programada. Otras células mueren victimas de peligrosas moléculas (radicales libres), y otras teorías, describen la ineficacia que va alcanzando el cuerpo a consecuencia de un acumulo de errores  cuando se duplica nuestro  ADN. Investigaciones confirman, que una molécula presente en el vino (polifenol) es capaz de incrementar la vida de un hongo unicelular hasta un 70%  activando determinadas encimas del mismo.

El optimismo de los científicos, se basa en que el organismo humano comparte  encimas (una clase de proteínas) parecidas a la de los hongos. En la actualidad se están realizando experimentos en moscas, que comparten  encimas similares, y el resultado es prácticamente idéntico. Otro animal investigado en biología molecular, y que tiene similitudes con los humanos,  es un pequeño gusano, (Caenorhabditis elegans).

Estudios realizados en la  Universidad de California, descubrieron la posibilidad de duplicar el tiempo de  vida del gusano en función del estudio de varios genes responsables de la longevidad. Llegando a la conclusión, que una  disminución en el consumo de calorías en la dieta, duplica la vida, al menos en estos animales. En la actualidad se identifican más de 100 genes responsables de la longevidad, y emparentados o no con moscas, hongos y gusanos, expertos y biólogos  recomiendan para soplar muchas velas, beber un vaso de vino de vez en cuando y comer comidas muy ligeras.