Enfrenta tus emociones más oscuras para ser feliz - La Mente es Maravillosa

Enfrenta tus emociones más oscuras para ser feliz

Eva Maria Rodríguez 4 febrero, 2018 en Emociones 695 compartidos
Mujer en campo de trigo pensando en el sentido de la vida según Viktor Frankl

¿Te sientes triste, enojado, crítico o ansioso? La buena noticia es que no pasa nada: las emociones negativas son fundamentales para la salud mental, siempre y cuando no nos quedemos atrapados permanentemente en ellas.

Según los investigadores, es esencial para un ser humano enfrentarse a sus emociones más oscuras porque solo entonces hay algún margen para sanarlas y así ser feliz. Tengamos en cuenta que una emoción no es simplemente un sustantivo, sino un grado para explicar lo que la mente humana puede atravesar.

Aunque parezca lógico intentar evitar nuestras emociones y recuerdos más negativos en favor de los más livianos, lo cierto es que en la vida no siempre se pasan buenos momentos. Y esas emociones oscuras, esos recuerdos desagradables, forman también parte de nosotros, de nuestra historia.

De hecho, el cuerpo puede almacenar nuestras emociones más oscuras como lugares de dolor. Y al enfrentarlas, ese dolor, tanto físico como emocional, se liberará. Es decir, conocer y gestionar las emociones negativas ocultas y bloqueadas como el odio, la ira o el rencor puede aliviar el dolor físico procedente de ellas.

Según las últimas investigaciones, para que una persona sea verdaderamente feliz debe aceptar sus emociones más oscuras y comprender que la vida no puede ser siempre un camino de rosas.

Hombre con nube en la cabeza

3 habilidades de regulación emocional

Una investigación publicada en el Australian journal of Psychology  analizó cómo lidiar con nuestras emociones más oscuras y cómo tratamos de manejarlas. Los investigadores encontraron tres habilidades de regulación emocional para ayudarnos a gestionarlas: la aceptación, el distanciamiento cognitivo y el cambio cognitivo.

  • Los ejercicios de entrenamiento en aceptación ayudan a conocer las emociones, sus sensaciones físicas y sus sensaciones cognitivas. La aceptación es el primer paso para aprender a gestionarlas.
  • El distanciamiento cognitivo se consigue a través de la toma de perspectiva. Por ejemplo, observando los eventos como lo haría un narrador de una historia, es decir, como un agente externo.
  • La habilidad de cambio cognitivo fomenta una perspectiva de autocompasión al imaginar que se le está hablando a una persona muy afectuosa acerca de los pensamientos y sentimientos más oscuros. También se puede usar el oyente imaginario para hablarle y recordarle las propias fortalezas y capacidades de afrontamiento.

Cómo aceptar las emociones más oscuras

Cuando rechazamos o consideramos inaceptable nuestro estado emocional, lo que estamos haciendo es negar una parte de nosotros. Es decir, preferimos no profundizar en eso que tanto sufrimiento nos genera, de manera que lo bloqueamos. Lo que olvidamos es que con ello se va una parte de nuestra identidad.

Así, aunque no podamos controlar cómo nos sentimos cuando nos avergonzamos, sí que podemos aceptarlo. Sin embargo, a veces, si nos hace sentir mal, lo que hacemos es disociarnos de esa emoción para no volver a experimentarla. Pero como hemos dicho anteriormente, la negación de nuestras emociones negativas nos impide ser felices.

“Una emoción no causa dolor. La resistencia o supresión de una emoción causa dolor”.

-Frederick Dodson-

En este sentido, investigadores de la Universidad de California en Berkeley  estudiaron la hipótesis de que la aceptación de nuestras emociones más oscuras está relacionada con una mayor salud psicológica. El motivo que lo justifica es que la aceptación ayuda a evitar que reaccionemos a experiencias mentales negativas.

Así, la aceptación de estados emocionales negativos evita que los etiquetemos como tal, ya que los aceptamos por lo que son, sin juzgarlos como buenos o malos. De esta forma, disminuirán las asociaciones negativas que tenemos con esas emociones y nuestra salud psicológica mejorará.

Las personas que son verdaderamente felices pueden aceptar sus emociones y pensamientos sin juzgarlos. Es decir, son capaces de reconocer cuáles son sus emociones y qué sensaciones experimentan a través de ellas pero no se dejan llevar impulsivamente por estas. Reconocen su ira, sus miedos y celos, así como su resentimiento y su frustración pero en lugar de dejarse invadir por ellos, los aceptan.

Como vemos, la aceptación de nuestras emociones oscuras no nos convierte en malas personas, sino que nos da pistas para conocernos. De hecho, es imposible hacerlo si solo miramos hacia nuestras emociones positivas, ya que nuestras sombras también forman parte de nosotros. Y es que, para ser capaces de vivir nuestra propia verdad, tenemos que aceptarlo todo para finalmente dejarlo ir cuando estemos preparados.

“Es imposible evitar por completo las emociones negativas porque vivir es experimentar reveses y conflictos”.

-Sauer-Zavala-

Eva Maria Rodríguez

Profesora, escritora, blogger y madre de dragones. Espero que mi experiencia como madre, como educadora y como mujer sea de utilidad para tod@s los que leéis este blog.

Ver perfil »
Te puede gustar