Envejecimiento activo, ¿de qué trata?

16 febrero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga María Alejandra Castro Arbeláez
El envejecimiento activo es una nueva orientación para la etapa final de la vida. Así, en este marco, hablamos de las pérdidas y de cómo cubrirlas, pero también de la experiencia y su inmenso valor; de cómo cuidar y proteger a aquellos que nos han dejado un gran legado.

Cada ser humano asume el envejecimiento de manera distinta. En un contexto en el que reconocemos la influencia de la cultura, la sociedad, los factores hereditarios o la forma de crianza, la Organización Mundial de la salud está haciendo énfasis en el envejecimiento activo, ¿Por qué?

Hoy en La Mente es Maravillosa, te contamos de qué se trata, cómo se ha vivido a lo largo de la historia. Hablaremos también de una propuesta interesante que recata la idea de abarcar activamente en el envejecimiento. ¡Acompáñanos!

«Envejecer es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena».

-Ingmar Bergman-

Mujer mayor pensando

Historia del envejecimiento

El envejecimiento ha sido concebido de distinta manera a lo largo de la historia del ser humano. Te mostramos un recorrido por cada visión:

  • Antigua Grecia. Platón, en La repúblicase refirió a la vejez como un asunto positivo y sublimatorio. Mientras que Aristóteles en La Retórica la tomó como una etapa de debilidad y compasión. Además, caracterizó a las personas mayores como: desconfiadas, inconstantes, egoístas y cínicas.
  • Cicerón. Veía la vejez como la etapa del entendimiento y la razón. Además, hablaba de que es importante que nos preparemos para la vejez.
  • Horacio. Sugirió que la vejez no se trataba de una etapa dorada porque demandaba más adaptaciones.
  • Edad Media. En esta época Santo Tomas de Aquino sugirió que vejez era sinónimo de decadencia.
  • Renacimiento. Esta época se caracterizó por una evasión a la muerte. Además, había una visión de la persona mayor como alguien decadente. Se decía de las personas mayores que contaban con artimañas y brujería.
  • Siglo XIX. Las primeras investigaciones científicas dieron un giro a la concepción de la vejez.
  • Siglo XX. Después de la segunda guerra mundial, los científicos se enfrentaban a una población mayor. Tras vencer diversas enfermedades infecciosas gracias al avance de los protocolos y la tecnología médica, la esperanza de vida se disparó.

Actualmente, el envejecimiento es una etapa en la que no se piensa demasiado, más allá de quienes cuidan y de quienes están en esta etapa. De esta manera, lo vemos en la mayoría de los lugares de occidente. Tal vez, debido a que estamos en una sociedad que nos impulsa a ser jóvenes más tiempo e intentamos que nuestros cuerpos no envejezcan a través de productos, ejercicio, cirugías, etc.

Además, no se habla mucho de la muerte, es como si fuese un asunto que no queremos tocar… y con el envejecimiento pasa parecido. Además, en diversos países se excluye a la población mayor, poblando las residencias y apartándolas del núcleo familiar. Es decir, pasamos de valorar lo que implicaba la experiencia con la que cuenta un adulto mayor a infravalorarla y a no pensar en que algún día llegaremos a esta edad.

En oriente de algunos lugares es distinto. En países como Japón, el adulto mayor es visto como alguien honorable, debido a su capacidad de sabiduría. Por ende, se le trata con respeto y admiración.

Envejecimiento activo, ¿de qué trata?

El envejecimiento activo, según la organización mundial de la salud, consiste en optimizar el bienestar en tres niveles:

  • Físico. Se trata de todo aquello que tiene que ver con nuestro organismo.
  • Social. Consiste en las interacciones que establecemos, por ejemplo, una tóxica podría resultar en un peor bienestar.
  • Mental. Aquí interesan los aspectos del mundo afectivo y cognitivo del ser humano.

La idea es que esto sea durante toda la vida. ¿Con cuál objetivo? Para ampliar: la calidad de vida, la productividad y la esperanza de vida saludable en la vejez. 

Esto quiere decir, que el envejecimiento activo hace énfasis en la salud de manera integral, teniendo en cuenta todas las etapas por las que pasa el individuo, porque la prevención podría ayudar a mejorar estos aspectos.

Personas mayores disfrutando

¿Por qué es importante el envejecimiento activo?

Se trata de un asunto vital, ya que, la idea del envejecimiento activo es proporcionar al ser humano en la etapa de envejecimiento un bienestar multidimensional. Para ello, tendríamos que actuar desde diferentes sectores:

  • Sanidad. No solo desde el punto de vista de asistencia, también, desde la prevención.
  • Economía. Para que haya una estabilidad en la vejez, manteniendo también una solidez en el sistema.
  • Educación. Para la prevención de enfermedades y para mantener la mente activa.
  • Trabajo. Muchas veces pensamos que por ser mayores ya no podemos trabajar. Hay diversas maneras de hacerlo, solo hay que crear un sistema que se adapte. Esta es otra maravillosa idea del envejecimiento activo.

En realidad, podríamos trabajar en cualquier área, ya que la vejez es un asunto integral. Además, de estos aspectos, el envejecimiento activo, propone cambios en el transporte, la vivienda y la justicia. Así, podríamos tener una población más funcional e integrada a la sociedad, valorando todo lo que nos puede aportar, apostando por cubrir sus necesidades.

El envejecimiento activo es un asunto de todos. Se trata de colaborar desde diversos sectores en pro de la calidad de vida también en una etapa en la que las pérdidas se precipitan. No importa la edad que tengamos, todos vamos a llegar a la vejez, si cooperamos entre todos, haremos del envejecimiento activo una realidad. Lo ideal es que no lleguemos a esa edad y nos quedemos sin hacer nada, aún contaremos con habilidades que nos permitirán retos cada día, ¿por qué no utilizarlas?

Kalache, A., Plouffe, L. / Voelcker, I. (2015). Envejecimiento Activo. Un marco político ante la revolución de la longevidad. Organización Mundial de la Salud. (2015)Informe mundial sobre el envejecimiento. Recuperado de: www.who.int