Esas cosas que te hacen sentir bien

Yolanda Fernández Lago · 20 febrero, 2014

Hay cosas que nos hacen sentir bien. Que nos transmiten sensaciones agradables o nos recuerdan momentos especiales. Nos envuelven con una placentera sensación de tranquilidad o seguridad, ya que aportan un halo de protección a nuestra vida diaria. Son pequeñas cosas que nos gustan. Aunque a veces no sepamos explicar muy bien el por qué. Son detalles que van sumando puntos positivos a nuestra vida y que hacen que nos sintamos a gusto.

¿Qué tal si hoy nos paramos a pensar en las cosas que nos hacen sentir bien?

A veces son olores, como el de los libros nuevos. Es inconfundible el olor de un libro nuevo, ¿No os parece? Pero sólo cuando lo abres y lo lees por primera vez. Luego ese olor se pierde y se transforma en otro muy diferente. Uno que recuerda a los libros de biblioteca, a las tardes de estudio.
 

Si hay que elegir otro aroma único, sin duda ese el del café. Con la cafetera inundando la cocina con el olor a café recién hecho.

Otro olor especial sería el del jabón Magno de La Toja, recién sacado de su envoltorio y puesto en la jabonera del baño ¿No os recuerda a vuestra infancia?

¿Qué me decís del olor de la ropa nueva? Pero sólo en ese primer instante en que acabas de llegar a casa y sacas las prendas de la bolsa. Luego nunca vuelve a ser igual.
Y aunque parezca raro, otros son el de pintura y el de muebles de madera. El de una casa con las paredes recién pintadas y los muebles nuevos de madera.
No es extraña esta lista con varias cosas relacionadas con el sentido del olfato. Porque este sentido es fundamental para el ser humano.

Influye en nuestras emociones, en nuestro estado de animo e incluso en nuestras decisiones. Lo perdemos cuando estamos resfriados y provoca que las comidas no nos parezcan iguales en esos días.

¿Qué colores os gustan? En mi caso tengo predilección por los tonos azules. En especial el azul celeste, porque transmite paz y relajación ¿Sabéis que el color azul, considerado desde siempre como el más frío de todos, posee un efecto calmante que disminuye el stress?

Aunque sea un color totalmente opuesto me encanta el rojo brillante de las cerezas. Cuando están colocadas en la vitrina de la frutería su color las distingue por completo del resto de frutas. El tercer color es el naranja. Va unido inevitablemente al aroma a naranja de la fruta recién exprimida y su sabor algo amargo y a los desayunos sin prisa y en familia de los domingos.
¿Os parece raro unir un color tan frío, con otro que se asocia a la vida y al amor, y un tercero que transmite vitalidad y alegría?

El sentido de la vista influye continuamente en nuestro estado de ánimo. Los colores nos estimulan de tal forma que para prevenir algunas enfermedades ya se usa como terapia la cromoterapia.

En ocasiones la sensación agradable viene por la suma de varios elementos. Como sería el olor dulce a chocolate unido a su sabor, al color negro intenso y el rojo de esa marca que te encanta, y al momento en que quitas el papel y oyes como se parte cada onza. Otro ejemplo sería el color verde intenso de la hierba y la sensación de frescor que transmite cuando ha caído lluvia sobre ella.

Con respecto a momentos, me gustan los días de lluvia ¿No os recuerdan a la infancia y a las botas de agua? Me encantan los días de frío en que puedes usar bufanda y guantes, porque siento predilección por las prendas de lana, con su textura y confort. Adoro el invierno. Pero los días primaverales transmiten una sensación muy especial ¿no os parece? Hay como una alegría en el ambiente.

Y no hace falta ser muy sensiblero. Seguro que vosotros también tenéis vuestra pequeña lista con aquello que os hace sentir bien ¿Nos contáis qué cosas son las que os hacen sentir bien?