Este tierno corto te dará una lección sobre el amor y las relaciones

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 20 enero, 2016
Gema Sánchez Cuevas · 30 octubre, 2015

Mucho se habla y se ha hablado sobre el amor a lo largo de nuestra existencia. Y aunque parece que tiene múltiples definiciones, la cuestión es que más allá de su contenido, el amor es algo que se siente, por lo que poco pueden hacer las palabras para describirlo…

Hay amores románticos, amores salvajes, amores fugaces, amores eternos… Amores verdaderos. Todo depende de cómo las personas que se encuentran bajo sus efectos experimentan su fuego, todo depende de cómo esas personas se comprometan para construirlo… ¿construirlo?

Sí, construirlo porque el amor nace de repente, pero mantenerlo es una tarea de construcción de dos personas que se comprometen a seguir bajos sus efectos, creciendo personalmente y en conjunto. El corto que os traemos hoy, puede servirte para entenderlo.

Un amor, un encuentro

Puede que quizás te haya ocurrido como a los protagonistas de nuestro corto “Taking pictures” y que encontrases de repente, a primera vista, el amor. O puede, que quizás este sentimiento haya sido el fruto de un nacimiento lento entre la otra persona y tú a lo largo del tiempo…

La cuestión es, que sea como sea, vuestro amor se ha ido fortaleciendo en cada encuentro que habéis tenido. Las primeras veces desbordaban de emoción y entusiasmo, presos del enamoramiento, vuestro único aliciente era “volver a veros”, donde unas horas se hacían eternas hasta el próximo encuentro, como sucede en el corto.

“El encuentro entre dos personalidades es como el contacto entre dos sustancias químicas. Si hay alguna reacción, ambas se transforman”

-Carl Gustav Jung-

Hombre mirando foto de su chica

Pero poco a poco, esas emociones desmesuradas, comenzaron a calmarse para fortalecer algo más sólido, sin envoltorios, ni artificios: un amor verdadero, auténtico. Esa cotidianidad gustosa y enriquecedora, que en ocasiones, también muestra sus altibajos, pero que a pesar de ellos lo que prima es el deseo de estar juntos.

El secreto del amor

Ahora bien, no habéis llegado hasta aquí simplemente por la fuerza de este sentimiento y su poderosa magia. Vosotros sois partícipes de vuestra relación mucho más de lo que quizás pensáis… Vosotros habéis crecido juntos fortaleciendo vuestra relación, gracias al secreto del amor.

¿Y cuál es el secreto del amor? Que lo desconozcáis, no significa que no hayáis sido sus artífices o diseñadores. La sabiduría de que vuestra relación se siga manteniendo está implícita en cada uno de vosotros y por lo tanto en eso que habéis construido, vuestra relación.

“Amar no es solamente querer, es sobre todo comprender.”

-Francoise Sagan-

El amor y la construcción de una relación

El secreto de que el amor auténtico perdure y siga vivo se encuentra en vuestro esfuerzo, en la dedicación para construir paso a paso, momento a momento vuestra relación; en las ganas, en la apuesta de estar juntos a pesar de las tormentas y servir de apoyo al otro en sus momentos más oscuros o necesitados, de saborear los momentos de felicidad juntos…

Vuestro amor se erige en la apuesta por seguir creciendo juntos bajo su influencia, siendo vosotros mismos los constructores de vuestra relación con mucho empeño y por supuesto, sentimientos.

Porque la magia de los primeros encuentros, a pesar de ser preciosa y radiante, repleta de pasión y sentimientos que nos desbordan, no es suficiente para dar paso a una relación auténtica y saludable, porque puede desvanecerse con el tiempo.

Pareja viendo una foto

En el amor, se apuesta por el mismo objetivo

Ahora que sabes cuál es el secreto del amor y la construcción de una relación. No podemos olvidarnos de mencionar otro aspecto importante a tener en cuenta: en el amor, se apuesta por el mismo objetivo.

Aunque cada uno de nosotros, tenga sus gustos y peculiaridades, sus valores, su forma de trabajar y su forma de ser y por supuesto, aunque tengamos una relación, la individualidad de cada uno hay que respetarla. Lo cierto es que en el amor se apuesta por el mismo objetivo: la relación.

“Amar no es mirarse el uno al otro; es mirar juntos en la misma dirección.”

-Antonine de Saint-Exupery-

Esto quiere decir que además de respetar la intimidad de cada miembro de la pareja en una relación, tiene que haber un estar de acuerdo con hacia dónde nos dirigimos. Pues no podemos crecer juntos si nuestros caminos, deseos o visiones no tienen algún punto en común.

El corto lo usa como metáfora. Ambos protagonistas se encuentran de repente, efusivos y entusiasmados, cada uno con un objetivo a nivel individual: captar la belleza de una paloma a través de la fotografía… que posteriormente, lo convierten en un objetivo común.

Y en eso radica la sabiduría de una relación, en saber ser uno mismo cuando somos dos para construir el amor apostando por el mismo objetivo: la relación.