Estrategias para dejar de ir a la nevera cuando nos ataca la ansiedad - La Mente es Maravillosa

Estrategias para dejar de ir a la nevera cuando nos ataca la ansiedad

Okairy Zuñiga 23 abril, 2014 en Psicología 0 compartidos


El comer compulsivamente es una conducta destructiva que podemos cambiar. La clave para vencer esta conducta es alimentar sanamente al cuerpo, la mente y el alma. Las siguientes estrategias te ayudarán a evitar caer en esta dañina práctica y sus efectos.

Conócete e identifica los factores desencadenantes

Es importante que nos separemos de los factores que nos llevan a comer compulsivamente antes de sentarnos a comer. Procura que el momento en el que te sientes a comer tengas un buen estado de ánimo y trata de dejar atrás las situaciones del día que te han hecho daño emocionalmente. Esto lo puedes lograr al tomar un pequeño paseo, con un sesión de meditación o al tomar un baño caliente antes de comer.

Esto no quiere decir que evites los factores desencadenantes, sino que debes aprender a darles su tiempo para enfrentarlos y solucionarlos. De lo contrario, seguirán presentes y el problema de comer compulsivamente no será eliminado.

Come aquello que te gusta

Los comedores compulsivos suelen preferir sus alimentos preferidos durante los atracones. Para reducir los atracones es importante que no elimines tu comida favorita. Es muy importante que comas sano y variado, por lo que puedes mezclar los alimentos que te gustan con alimentos saludables y evitar aquellos que detestas.

Si los atracones se dan con alimentos muy calóricos, como chocolates, entonces procura elegir opciones sanas y súmalos a tu dieta de forma sana. Por ejemplo, puedes comer un trozo de chocolate amargo cada día como colación, en lugar de tres barras de chocolate hipercalórico en un atracón.

Busca el placer personal

El comer compulsivamente se relaciona con el estrés, la tristeza o la adicción a ciertos alimentos. En otros casos, esta conducta es una forma de obtener placer. No debemos olvidar que la comida es una forma de satisfacer a nuestros sentidos y si no estamos satisfechos con nuestra vida, podemos tratar de llenar ese vacío con alimentos poco sanos.

Si este es tu caso, trata de descubrir o sumar actividades que te generen placer. Algunas personas pueden llenar este vacío al hacer labor social, sacar a pasear a su perro, aprender una actividad nueva o acercarse a sus amigos. Son muchas las opciones y aunque puedes tardar un poco, no es imposible y lograrás estar más sano.

Conecta contigo

Es vital que estemos conectados con nosotros mismos. Cuando esto no pasa, podemos enfrentar las situaciones de la vida diaria comiendo compulsivamente. Puedes reducir o evitar los riesgos al crear una conexión contigo mismo. Esto lo puedes lograr a través de la meditación e implica un verdadero ejercicio de reflexión.

Es común que la vida diaria y las obligaciones nos lleven a olvidarnos de nosotros mismos y lo que queremos. Muchos comedores compulsivos simplemente han perdido la perspectiva de sus vidas y tratan de encontrar un punto de equilibrio en la comida. Por desgracia, la conexión con uno mismo no puede ser sustituida con comida o cualquier otro producto.

Foto cortesia deMilkovasa

Okairy Zuñiga

Mis pasiones son leer, escribir, viajar y aprender todo lo posible. Siempre me verás con un cuaderno o un libro en la mano :)

Ver perfil »
Te puede gustar