Evita herir a los demás cuando pasas por un mal momento

Okairy Zuñiga · 24 junio, 2013

Las personas pasamos por malos momentos constantemente y sin importar la edad que tengamos, el lugar en que estemos o quienes nos rodean, nos podemos sentir tentados a sacar nuestras emociones sin importar a quien afectamos. Pero si nos dejamos llevar por estos sentimientos en el momento, podemos lastimar seriamente a quienes nos rodean, haciendo que algunas relaciones se fracturen y otras se rompan completamente.

Estos malos momentos se pueden dar por factores externos o internos, y ya sea que se deba a las acciones de otros o no, es común sentir el deseo de hacer sentir a los demás igual de mal o que sintamos deseos de explotar y dejar salir esas emociones que nos atrapan.

Generalmente no racionalizamos el hecho de que estamos pasando por un mal momento desde el inicio, pero en algún punto nos damos cuenta de ello, y es importante tomar el control de tus actos y tratar de alejarte un poco de aquellos a quien puedas dañar a través de tus palabras o hechos. Seguramente en más de una ocasión habrás escuchado que caminar es bueno para la salud, esto incluye la salud mental. Por esto es una buena idea que salgas a tomar un paseo por el parque o a algún lugar donde puedas estar en calma.

Esto te permitirá ver con perspectiva el cuadro completo y quizá te des cuenta de que estás exagerando la situación. Cuando te des cuenta de qué es lo que realmente te está afectando puedes escribir sobre ello y sobre los sentimientos que te genera. Durante este ejercicio es conveniente que puedas estar en soledad y sin interrupciones.

Después de escribir lo que te molesta, es importante que leerlo atentamente y si encuentras que alguna otra persona tiene algo de responsabilidad puedes confrontarla, pero de manera clara y sin alterarte nuevamente. Siempre debemos recordar que el principal responsable de su vida es cada uno y esto lo abarca todo.

Si no nos tomamos el tiempo necesario para calmarnos, reflexionar y confrontar la situación de una forma asertiva, nos podríamos encontrar muy solos al cabo de un tiempo. Además le habremos dado el poder de nuestra vida a las situaciones externas y personas que no se harán responsables de ella. En el peor de los casos, si has sacado tus emociones negativas con cualquier otra persona es muy probable que al cabo de unos minutos u horas te sientas aún peor, sobre todo si al racionalizar la situación te das cuenta que la otra persona no tuvo ninguna responsabilidad.

Debes alejarte de la situación o ambiente que te ha generado el mal momento, puedes ir a caminar, escribir o simplemente ir a dormir pero es muy importante que no trates de transmitir tus emociones a quienes te rodean, si lo haces podrías generar un efecto yo-yo y crear círculos viciosos de emociones negativas. Si al final te das cuenta que has roto o fragmentaod alguna relación, recuerda que al final siempre debes continuar.