5 factores del entorno laboral que influyen en el cerebro

Pasamos buena parte del día en nuestro lugar de trabajo. Por otro lado, es un lugar donde suelen reproducirse las dificultades. Así, el tiempo y la exigencia constituyen un abono esencial para que se produzcan algunos cambios en nuestro cerebro. Si quieres conocer cuáles son y que implicaciones tienen, en este artículo te lo contamos.
5 factores del entorno laboral que influyen en el cerebro
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 22 noviembre, 2022

Hay factores del entorno laboral que influyen en el cerebro de forma negativa. Son situaciones o circunstancias que modifican el estado de ánimo o la percepción y que inciden sobre la concentración, la motivación y la productividad.

El lugar de trabajo es un entorno que puede favorecer o dificultar el desempeño. Hoy en día se sabe que incluso el color de las paredes estimula ciertos estados de ánimo e inhibe otros. Desde factores muy pequeños hasta otros más relevantes terminan incidiendo en la productividad.

Muchas veces durante la rutina diaria aparecen la fatiga, el desánimo o incluso el rechazo hacia lo que se está haciendo. En muchos casos, esto se debe a que hay factores en el lugar de trabajo que deben ser identificados y ajustados. Veamos cuáles.

El descanso pertenece al trabajo como los párpados a los ojos”.

-Rabindranath Tagore-

1. El estado de ánimo negativo de los compañeros

El “contagio”  del estado de ánimo de los demás es un fenómeno que todos hemos experimentado alguna vez. Esto suele vivirse con más intensidad en el lugar de trabajo, en especial si uno permanece muchas horas en este o el contacto con los compañeros es muy estrecho.

Si estás en tu casa o en una situación social, y notas un estado de ánimo negativo en otras personas, tienes la opción de tomar distancia o dar media vuelta e irte. En el trabajo no siempre se puede hacer esto. Por lo tanto, lo indicado es aprender a protegerte de estas situaciones.

Companeros hablando en el trabajo

2. La falta de autonomía sobre el espacio de trabajo

Otro de los factores del ecosistema laboral que puede influir en tu cerebro es la imposibilidad o dificultad para configurar y colocar cada elemento en un lugar que sea ergonómico para ti. En general, las personas que tienen autonomía para decorar su sitio se sienten más motivadas  a trabajar.

En cambio, cuando el espacio no es suficiente, la privacidad se reduce, llegando hasta límites realmente incómodos para algunas personas; si el lugar que ocupan determinados útiles ha sido seleccionando para la satisfacción de necesidades ajenas, es mucho más fácil que surja la desmotivación, lo que en algún momento empezará a tener su reflejo en el rendimiento.

3. La luz artificial

Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Northwestern encontró que las personas que trabajan con luz artificial se cansan antes, rinden menos y tienen más dificultades para descansar en comparación con que quienes trabajan con luz natural.

Ivy Cheung, uno de los científicos que dirigió la investigación, señaló que la luz artificial puede alterar la liberación de melatonina, una hormona que se segrega por estímulos lumínicos. Cuando los ciclos de luz y de oscuridad se alteran, el organismo lo resiente, lo que termina afectando los ciclos de vigilia y descanso.

4. La imposibilidad de tomar un descanso cuando se quiere

La ciencia ha establecido que el cerebro necesita puntos de referencia en el espacio y en el tiempo para funcionar de forma adecuada. Un amplio estudio, liderado por Microsoft, que cita varias investigaciones, así lo corroboró. Lo ideal es que una persona tome un breve descanso de un par de minutos, cada cuarto de hora.

Sin embargo, muchos empleadores no se han dado por enterados de esto. Por lo mismo, les exigen a los trabajadores que permanezcan en su lugar de trabajo, sin apartarse de allí, durante varias horas continuas. Esto no solo afecta el cerebro y su funcionamiento, conduciendo a la fatiga, sino que reduce la productividad y aumenta los errores.

Mujer cansada en el trabajo

5. No beber suficiente agua

El cerebro necesita de un buen suministro de agua para funcionar bien. Si no se bebe con suficiente frecuencia, aparecen señales de deshidratación y esto influye en la actividad cerebral. En concreto, afecta la memoria y la concentración. También es posible que provoque dolores de cabeza y señales leves de depresión.

Por lo tanto, es muy importante que se disponga de suficiente agua para beber en el lugar de trabajo. Lo indicado es tomar entre 1,5 y 2 litros durante una jornada de ocho horas. Los tés y las infusiones también valen, pero no el café.

El lugar de trabajo no es solo el sitio en donde se desempeñan las tareas diarias. También es un espacio de vivencia y convivencia. Para administrarlo de forma adecuada no solo se deben tener en cuenta las necesidades de producción, sino las de los seres humanos que trabajan allí.

Te podría interesar...
Según un estudio, el trabajo cambia tu personalidad
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Según un estudio, el trabajo cambia tu personalidad

Según estudios recientes, el trabajo cambia la personalidad. Puede mejorar tu carácter o, por contra, volverte más vulnerable. Lo analizamos.