7 formas de responder cuando alguien te avergüenza

¿Cómo responder ante una humillación? ¿Qué opciones tenemos? ¿Por qué a veces somo víctimas de este tipo de situaciones? Respondemos a estas y otras preguntas para ayudarte en estos momentos.
7 formas de responder cuando alguien te avergüenza
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 23 junio, 2022

Una humillación puede pillarnos de sorpresa y dejarnos paralizados. Las personas que hacen sentir mal a los demás suelen buscar ese efecto, crear sentimientos de vergüenza y culpa a través de sus actos. Pero, ¿hay formas efectivas de responder cuando alguien te avergüenza?

La respuesta es que sí. Si bien es complicado evitar la sensación de indefensión y humillación, el empequeñecimiento de cara a los demás es algo que se puede controlar. Puede que quieras esconderte y desaparecer en ese momento o devolver el golpe con toda la fuerza que seas capaz de reunir. Sin embargo, a la larga, ¿realmente esto es lo mejor para nuestros intereses?

Siempre van a existir personas que humillan al resto sin importarles demasiado el daño que produzcan. Lo ideal es que intentes apartarte de quienes tienen esta costumbre, ahora quizás no siempre tengas esta opción -puede que su comportamiento nos sorprenda-. Así, a continuación, compartimos algunas ideas para responder en este tipo de situaciones.

¿Cómo se siente ser humillado?

Todos, en algún momento de nuestra vida, nos toparemos con alguien que nos haga sentir humillados. Pero, ¿qué implica este sentimiento?

Según un estudio publicado en la Journal of Primary Prevention, los participantes afirmaron que la humillación las hacía sentir anuladas, indefensas, confundidas, paralizadas o con mucha rabia. Además, reportaron experimentar una especia de “golpe” en el corazón y un malestar estomacal.

Sin mencionar el trauma que puede dejar esta experiencia pasado el tiempo, pues también afirmaban que la experiencia sigue estando viva y fresca en sus memorias.

Si esto te ha sucedido, seguramente has experimentado estos sentimientos. Ahora bien, es importante que aprendamos a protegernos de estas situaciones respondiendo de la mejor manera posible. A continuación, te decimos cómo.

¿Cómo responder cuando alguien te avergüenza?

Cuando alguien nos avergüenza es normal que queramos desaparecer, escondernos o ser tragados por el suelo. Y muchas veces el malestar experimentado no nos ayuda a responder de una forma adecuada. Es por ello que, a continuación, te presentamos algunos consejos para que afrontes la situación de la mejor manera posible.

1. Intenta no responder de manera impulsiva

Lo que puede pretender la persona que humilla es que actúes de manera irreflexiva, lo que puede terminar produciéndote aún más daño. Al principio, es posible que tu mente se quede bloqueada; si es el caso, date un momento para serenarte.

Hombre con cara rara

2. Pon el foco de atención en la otra persona

Ante la humillación, puede que tu atención se vuelva hacia tu interior, pues eres el objetivo de la agresión. Entonces recuerda esta idea: lo relevante de la situación no es que los demás te vean humillado, sino que alguien está sometiendo a otra persona a un escarnio público.

Por eso, en los momentos que utilices para serenarte, trata de averiguar qué puede haber motivado al otro a comportarse así -las personas no suelen actuar solo motivadas por la intención de hacer daño-.

Cabe la posibilidad de que lo haya hecho sin pensar, y entienda las consecuencias de sus actos en ese margen que le concedes; eso sí, en este espacio de tiempo que te concedes, apártate, para evitar que siga hiriéndote.

A menudo, los individuos que humillan a los demás tienen problemas para controlar sus impulsos -existe un deseo de imponerse o de autoreafirmarse, pero no de humillar-. Pregunta directamente, y con calma, por qué te fuerza a vivir esta situación. Es muy probable que la persona no te conteste directamente, pero quedará de manifiesto que el foco de atención debe ser ella y no tú.

3. “¿Podemos hablar en privado?”

Una de las mejores formas de responder cuando alguien te avergüenza es mantener la calma y pedir una audición a solas. De esta manera, demuestras al mismo tiempo que no quieres someterle a la misma humillación que acabas de sufrir y que sus palabras no tienen la capacidad de herirte.

Aquellos que tratan de humillar en público a los demás pierden gran parte de su efecto cuando la persona que recibe sus actos se muestra impertérrita.

4. Sal de la situación

¿Eres capaz de afrontar la situación en ese momento? Si no es así, expresa que no quieres hablar de ello. Si hay personas alrededor, haz como si no existieran: que sepan que se trata de un tema privado y que la otra persona está utilizando una estrategia de presión social.

5. Busca ayuda

Para superar determinadas situaciones, en especial aquellas que comportan un abuso grave (delitos sexuales, agresiones físicas, etcétera) es muy necesaria una red de apoyo que nos ayude a superar las consecuencias derivadas de la experiencia. Por eso, respondas como respondas, asegúrate de rodearte de gente que esté de tu parte y te ayude.

6. Intenta no actuar de manera vengativa

Ante una humillación, podemos llegar a sentir una ira muy intensa -la tentación de devolver el golpe-. No obstante, este primer impulso no suele ser el que tiene las mejores consecuencias para nosotros. Podemos comenzar una guerra que no nos interese o causar un daño del que luego nos arrepintamos.

La inteligencia emocional tiene que ver mucho precisamente con este punto, dirigir la energía que nos aportan las emociones en sentidos que favorezcan nuestros intereses.

Mujer hablando con novio

7. Recurre a figuras de autoridad

La humillación es un tipo de abuso que suele realizarse desde una posición superior -de jefes a subalternos-. Por eso, antes que tomarte la justicia por tu mano busca la ayuda de alguien que pueda ayudarte a equilibrar la situación de poder: profesores, recursos humanos, policía, etcétera. Es importante que actuemos frente a este tipo de comportamientos, aunque esta actuación no tiene por qué ser directa.

No mereces ser avergonzado. Si has cometido un error o has obrado mal, deberás asumir las consecuencias y tratar de reparar el daño producido; en este caso, la humillación tampoco aporta nada. Por eso, la mejor manera de responder cuando alguien te avergüenza es dejar claro que no va a conseguir nada positivo con ello.

Te podría interesar...
“Ama”: la película sobre una mala madre
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
“Ama”: la película sobre una mala madre

Ama es una película sobre una mala madre, la que abunda en nuestra sociedad más que la madre ideal, pero que nadie quiere mirar de frente.



  • Klein, D. (1991). The humiliation dynamic: An overview. Journal of Primary Prevention, 12, 93–121. http://dx.doi.org/10.1007/BF02015214
  • Hartling, L. M., & Luchetta, T. (1999). Humiliation: Assessing the impact of derision, degradation, and debasement. Journal of Primary Prevention19(4), 259-278.