Las 67 mejores frases de Charles Dickens

¿Eres un fanático de Charles Dickens? Preparamos una lista con sus mejores frases que te harán reflexionar.
Las 67 mejores frases de Charles Dickens
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González.

Última actualización: 27 mayo, 2022

Charles John Huffam Dickens (1812-1870) fue un escritor inglés considerado por la crítica como el mejor de la época victoriana. Escribió más de una docena de novelas, cuentos y obras de teatro, algunos de los cuales son parte de la cultura popular. En honor a su ingenio, hemos recopilado sus mejores frases y las acompañamos de un breve comentario.

Dickens es autor de títulos como Oliver Twist (1839), Un cuento de Navidad (1843), David Copperfield (1849) e Historias de dos ciudades (1859), entre muchos otros. Estos se han adaptado al cine, la televisión y el teatro en multitud de oportunidades, y su interés no ha menguado en absoluto en épocas recientes.

A continuación, te dejamos una selección de las mejores frases de Charles Dickens para reflexionar.

Las mejores frases de Charles Dickens

Hoy en día se utiliza en término dickensiano para aludir a las temáticas, los argumentos y las técnicas que recuerdan la pluma del autor inglés. Fue muy popular en su tiempo, de modo que se ganó la reputación del público y la crítica.

Muchos consideran al autor como el mejor de la época victoriana, uno que no estaba ajeno a la reflexión y la crítica. Te dejamos con algunas de ellas a través de las 67 mejores frases de Charles Dickens.

1. “La procrastinación es la ladrona del tiempo”.

Una que además lo roba de la forma más sutil posible. El tiempo es, en muchos sentidos, lo más preciado que tiene el hombre; de modo que no se puede dar el lujo de desperdiciarlo por medio de la procrastinación.

2. “Qué mayor regalo que el amor de un gato”.

Solo quienes han tenido un gato como mascota podrán comprender las dimensiones de estas palabras.

Gato sobre las piernas de una persona

3. “Nadie es inútil en este mundo si alivia las cargas de otro”.

Porque todas las personas en el mundo lidian con cargas en sus espaldas, y siempre es bienvenido cuando alguien las aligera aunque sea un poco.

4. “No hay nada en el mundo tan irresistiblemente contagioso como la risa y el buen humor”.

Sin mencionar que sus efectos siempre son positivos. La risa y el humor ayudan a hacer la vida un poco más tolerable.

5. “Nunca cierres tus labios a aquellos a quienes ya has abierto tu corazón”.

También elige muy bien ante quién decides hacerlo. La prudencia es una virtud, después de todo.

6. “Ten un corazón que nunca se endurezca, un temperamento que nunca se canse y un toque que nunca duela”.

Esta y otras frases de Charles Dickens bien puedes memorizarlas para que te acompañen toda la vida.

7. “Nunca debemos avergonzarnos de nuestras lágrimas”.

Tanto para reprimirlas o asociarlas con debilidad. Una lágrima es tan válida como una sonrisa, ya que alivia tanto como la otra.

8. “El dolor de la separación no es nada comparado con la alegría de volver a encontrarse”.

Y la esperanza de que dicho encuentro suceda ayuda siempre a reducir el dolor de la pérdida.

9. “Cada viajero tiene su propio hogar, y aprende a apreciarlo más a partir de su deambular”.

Aunque muchas veces al partir no se dé cuenta de ello.

10. “No hagas preguntas y no te dirán mentiras”.

Los discursos que enarbolan la mentira son más comunes que aquellos que lo hacen con la verdad. Es imposible por tanto escapar de ellas.

11. “Hay una sabiduría de la cabeza y hay una sabiduría del corazón”.

Siempre puedes hacer que ambas coincidan, con un poco de práctica.

12. “Un día desperdiciado en los demás no se desperdicia en uno mismo”.

Hacerlo no es más que un acto de egoísmo y desconsideración.

13. “Hay una fuerza prodigiosa en el dolor y la desesperación”.

Una fuerza que, al menos en intensidad, no se puede igualar a ninguna otra. En ello, radica precisamente el problema, ya que muy pocos pueden regularla.

14. “La familia no solo debe consistir simplemente de aquellos con quienes compartimos sangre, sino también de aquellos a quienes daríamos sangre”.

Porque la familia va mucho más allá de los lazos consanguíneos. Esta y otras reflexiones de las frases de Charles Dickens te invitan a reconsiderar lo que crees que sabes sobre la vida.

15. “Un hombre tiene suerte si es el primer amor de una mujer. Una mujer tiene suerte si es el último amor de un hombre”.

Ambos son suertudos de la compañía del otro, solo que en contextos diferentes.

16. “Una multitud de personas y, sin embargo, una soledad”.

¿Cuántas veces te has sentido solo en presencia de una multitud? La soledad no es sinónimo de aislamiento, y muchos de nuestros lectores darán cuenta de ello.

17. “Le robé el corazón y puse hielo en su lugar”.

Una metáfora muy pertinente para describir al desamor.

18. “La felicidad es un regalo y el truco no es esperarla, sino deleitarse con ella cuando llega”.

Porque quien la espera aguardará toda su vida y nunca llegará. Al igual que las mejores cosas de la vida, esta siempre llega sin previo aviso.

19. “La muerte puede engendrar vida, pero la opresión no puede engendrar nada más que a sí misma”.

Una de las frases de Charles Dickens que guarda más vigencia hoy que nunca.

20. “La venganza y la retribución requieren mucho tiempo; es la regla”.

De modo que en este sentido son más similares de lo que piensas. Una nubla tu corazón, la otra lo enaltece.

21. “Hay sombras oscuras en la tierra, pero sus luces son más fuertes en el contraste”.

Porque la luz siempre es más fuerte que la oscuridad. Si solo quieres ver la penumbra, ten la seguridad de que solo verás eso.

22. “Fue el mejor de los tiempos, fue el peor de los tiempos”.

Muchos momentos de la vida se sienten así, en parte porque la vida no solo es blanco o negro. En realidad es un gris, uno que recoge ambos al mismo tiempo.

23. “Es el amor lo que hace que el mundo gire”.

Porque el amor es lo que muchas veces motiva la acción, el componente central del cambio.

24. “Nada de lo que hacemos se hace en vano. Creo, con toda mi alma, que veremos el triunfo”.

Aunque no puedes hacer las cosas esperando una retribución o un cambio inmediato. Al contrario, despreocúpate al respecto y sigue obrando bajo el sendero que has elegido.

25. “Es en vano recordar el pasado, a menos que ejerza alguna influencia sobre el presente”.

Siempre ejerce una influencia sobre el presente, solo que a veces esta es menor de la que las personas le atribuyen.

26. “Aunque un habilidoso adulador es un compañero encantador si lo tienes solo para ti, su gusto se vuelve muy dudoso cuando se dedica a felicitar a otras personas”.

De modo que sé precavido con las adulaciones de los demás; puede que usen las mismas palabras con otros cuando te das la espalda.

27. “Sé lo suficiente del mundo ahora como para haber perdido casi la capacidad de sorprenderme mucho por cualquier cosa”.

Quien ha recorrido lo suficiente no se sorprende con las cosas que ve, porque de una u otra manera ya las ha visto en el pasado.

28. “No me preocupo por ningún hombre en la tierra, y ningún hombre en la tierra se preocupa por mí”.

La despreocupación total solo conduce a la desidia o negligencia.

29. “Una llave muy pequeña abrirá una puerta muy pesada”.

Una metáfora que podemos aplicar a muchas cosa en las vida. A veces las soluciones simples son las mejores para los problemas más grandes.

30. “Este es un mundo de acción, y no para deprimirse o aburrirse”.

Quien se aburre un solo día de su vida es porque no ha comprendido aún la dimensión de la vida.

31. “Sometan sus apetitos, queridos míos, y habrán conquistado la naturaleza humana”.

Sin mencionar que tendrán el control de sus propios impulsos. No hay nada más peligroso que no poder controlar las pasiones y los impulsos internos.

32. “Reflexiona sobre tus bendiciones presentes, de las cuales todo hombre tiene muchas, no sobre tus desgracias pasadas, de las cuales todos los hombres tienen algunas”.

Si haces un balance objetivo descubrirás que tus bendiciones son infinitamente superiores que tus desgracias.

33. “Solo pido ser libre. Las mariposas son gratis”.

La libertad debe conquistarse por medio de la acción, de modo que debes preguntarte si estás dispuesto a tamaño esfuerzo.

34. “La caridad comienza en casa y la justicia comienza en la puerta de al lado”.

No se puede hablar de caridad o de justicia si esta no se ha empezado a aplicar en estos contextos.

35. “Los vicios son a veces solo virtudes llevadas al exceso”.

Palabras que guardan relación con las mencionadas sobre el control de los impulsos.

36. “No hay nada tan fuerte o seguro en una emergencia de la vida como la simple verdad”.

Porque la verdad a veces supone un acto de valentía.

37. “Si hubiera gente mala, no habría malos abogados”.

Son estos quienes adquieren experiencia en el ejercicio de defenderlos.

38. “Forjamos las cadenas que llevamos en la vida”.

Su peso y su longitud han sido labradas por ti mismo. Además, eres el único que guarda la llave para desprenderlas de tu tobillo.

39. “Algunas personas no son enemigos de nadie más que de sí mismos”.

Y se autosabotean más de lo que los demás lo hacen. A veces no avanzas porque eres tú quien construye los obstáculos que te impiden avanzar.

40. “La vida está hecha de tantas partes soldadas juntas”.

Unas buenas y otras malas, y a veces unas no se pueden separar de las otras.

41. “El éxito no es mío, el fracaso no es mío; pero los dos juntos me hacen”.

Eres la suma de tus éxitos y tus fracasos, no tus éxitos o tus fracasos por separado.

42. “La constancia en el amor es algo bueno; pero no significa nada, y no es nada sin la constancia en toda clase de esfuerzo”.

A esto se le conoce como coherencia. Si practicas un hábito, asegúrate de que este inunde todos los espacios de tu vida.

43. “El amor, aunque se dice que está afligido por la ceguera, es un centinela vigilante”.

Siempre está atento al devenir de los hechos y casi nunca se mantiene pasivo ante ellos.

44. “Las lágrimas son lluvia sobre el polvo de la tierra”.

De modo que ayuda a limpiarlo y purificarlo.

45. “El sufrimiento ha sido más fuerte que cualquier otra enseñanza, y me ha enseñado a comprender lo que solía ser tu corazón”.

Aprendes a través de diferentes vías, entre ellas el error y el sufrimiento. No creas entonces que las experiencias de este tipo son improductivas.

46. “Su desprecio por mí era tan fuerte que se volvió contagioso y me contagié”.

Muchas personas asimilan las críticas y el desprecio de los demás sin que se sienten a pensar algo al respecto.

47. “Una palabra en serio es tan buena como un discurso”.

Y en ocasiones solo basta una de ellas para alcanzar el impacto y la trascendencia de un discurso bien elaborado.

48. “Tal vez los cuidados de segunda mano, como la ropa de segunda mano, se encienden y apagan fácilmente”.

Todo lo que se hace sin mayor intensión y compromiso está destinado a desaparecer tan pronto como llegó.

49. “Trata de no asociar los defectos corporales con los mentales, mi buen amigo”.

Porque uno y otro caminan por senderos diferentes.

50. “Nunca tuve una hora de felicidad en su compañía y, sin embargo, mi mente durante las 24 horas estuvo insistiendo en la felicidad de tenerla conmigo hasta la muerte”.

Muchas personas insisten en prolongar la compañía de alguien cuando ya no otorga un solo minuto de felicidad. Al contrario, sí suministra muchos de amargura e insatisfacción.

51. “Poco valor tiene la vida cuando la usamos mal, vale la pena el esfuerzo”.

Siempre valdrá la pena el esfuerzo de usar la vida adecuadamente. Solo hay una, de modo que desperdiciarla no es una opción.

52. “Si el mundo va mal, es que, de alguna manera, nunca tuvo la intención de ir bien”.

Pero que esto no sea un obstáculo para intentar remediarlo o, en todo caso, hacerlo desde un círculo más próximo.

53. “Los ingenios dispersos tardan mucho en darse cuenta”.

A veces la unión es lo que asegura la genialidad.

54. “Me temo que el universo es un padre bastante indiferente”.

Uno que no se preocupa en absoluto por sus hijos y su porvenir.

55. “No puede haber una pelea sin dos partes, y yo no seré una”.

Un truco perfecto para evitar los conflictos innecesarios. Porque sí, también hay conflictos necesarios.

56. “Uno siempre comienza a perdonar un lugar tan pronto como lo deja atrás”.

Y muchas veces se marcha por el resentimiento que siente hacia él. Desde el primer paso ya se ha empezado a perdonar.

57. “La gente como nosotros no sale de noche porque la gente como ellos nos ve tal y como somos”.

Hay momentos, lugares y horas que pertenecen a cierto tipo de personas.

58. “Es una verdad melancólica que los grandes hombres tienen sus parientes pobres”.

Un hecho que vemos en muchas de las novelas de Charles Dickens. Esto en conjunto con el reflejo de la sociedad del momento.

59. “El aborrecimiento de lo alto es el homenaje involuntario de lo bajo”.

Un reflexión interesante sobre el desprecio.

60. “No soy viejo, pero mi manera joven nunca fue la manera de envejecer”.

Muchas personas son octogenarias a los veinte años, y viceversa.

61. “Siento un deseo ferviente y humilde, y lo haré hasta que muera, para aumentar la reserva de alegría inofensiva”.

Hay muchas formas en las que puedes aumentar tu alegría, aunque las mejores son las que provienen de ti mismo. Así te aseguras de que esta no dependa exclusivamente de fuentes externas.

62. “El orgullo es uno de los siete pecados capitales; pero no puede ser el orgullo de una madre por sus hijos, porque eso es un compuesto de dos virtudes cardinales: la fe y la esperanza”.

Es decir, el orgullo de una madre está lejos de ser un pecado; ya que no es más que una transliteración de la fe.

Persona leyendo un libro

63. “A una idea, como a un fantasma, se le debe hablar un poco antes de que se explique”.

Pon este consejo en práctica para que no te dejes arrastrar por las ideas y, con ello, por sus consecuencias.

64. “Su propio corazón se rió: y eso fue suficiente para él”.

Muchas sonrisas no se expresan en el rostro, lo hacen en el interior. Estas son las más puras y verdaderas.

65. “Has sido el último sueño de mi alma”.

Una de las frases más populares de Charles Dickens sobre el amor.

66. “Cada criatura humana está constituida para ser ese profundo secreto y misterio para todos los demás”.

Porque el ser humano es en sí mismo un misterio, esto a pesar de que algunos aseguran que es más simple de lo que se piensa.

67. “La amé contra la razón, contra la promesa, contra la paz, contra la esperanza, contra la felicidad, contra todo desánimo que pudiera haber”.

Finalizamos estas frases de Charles Dickens con estas palabras en relación al amor. En concreto, en relación con aquel amor que pierde el horizonte y se desvía de su verdadera esencia.

¿Te han gustado las frases de Charles Dickens que recopilamos en nuestra lista? Ten en cuenta que solo son un abreboca de las ideas del autor, de modo que estas solo las encontrarás, en todo su esplendor, adentrándote en sus libros. Acércate a aquellos que aún no has leído, y no dejes de lado las adaptaciones que sus obras han tenido en el cine, la televisión y otras manifestaciones artísticas.

Te podría interesar...
Las 98 mejores frases de Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Las 98 mejores frases de Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis

Reunimos las mejores frases de Sigmund Freud para que descubras sus ideas en torno a la vida, la muerte, la libertad, el placer y otros temas



  • Buckland, A. “The Poetry of Science”: Charles Dickens, Geology, and Visual and Material Culture in Victorian London. Victorian Literature and Culture. 2007; 35(2): 679-694.