3 frases que hacen reflexionar

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 28 marzo, 2018
Cristina Roda Rivera · 24 marzo, 2016

Por unas frases no vamos a cambiar nuestra vida, pero quizás al escucharlas algo se remueva en tu interior y entre en tu mente y corazón como una bala sincera y directa. Algunas frases describen tan bien lo que nos ocurre que, más allá de la reflexión, parecen una invitación al cambio.

Tal vez no estemos habituados a leer grandes reflexiones, un libro de filosofía o una película que desafíe todos nuestros dogmas o prejuicios, pero la mayoría de las personas recuerdan unas cuantas frases que les impactaron y les hicieron reflexionar. Quizá alguna de ellas sea una de las tres que te invitamos a leer a continuación.

1. “Todas las personas tiene un plan, hasta que reciben el primer puñetazo en la cara”

Mujer con una paloma
La primera de las frases no es de ningún filósofo y creemos que el boxeador que la dijo nunca aspiró a serlo, pero a veces las cosas más directas son las más sinceras y las que encierran un mensaje más profundo. Simples, sencillas y directas.

Esta frase la dijo el boxeador Mike Tyson y contiene un mensaje muy potente, pudiendo establecer un vínculo entre el boxeo y la vida. Todos tenemos un plan para nuestra vida, creemos que podemos seguirlo sin problema y que el viento está a nuestro a favor. Eso sucede hasta que aparece la primera dificultad y con ella los miedos y las dudas.

Puedes estar convencido de hacer algo y de repente la vida te puede dar un buen gancho: el diagnóstico de una enfermedad, una agresión o la traición de una persona que más te importa. Tu camino sigue hecho y trazado, pero tú ya no volverás a ser el mismo.

 Hay que reformular ese plan, integrar ese golpe en tu vida para conseguir que no te tumbe definitivamente.

2. “Algo de lo que has hecho hasta ahora, ¿ha mejorado tu vida?”

La inolvidable pero durísima película “American History X” cuenta con toda crudeza el impacto de la ideología nazi en un ambiente de jóvenes norteamericanos. La convivencia entre negros y blancos empieza a tornarse peligrosa por las ideas racistas del líder Cameron Alexander y su calado en las mentes de algunos chicos, especialmente en la del protagonista, Derek Vinyard (Edward Norton).

Derek es un chico inteligente y sensible que empieza a escuchar ideas racistas de su padre y las va interiorizando. Por otra parte, su amistad con Cameron, el líder del grupo neonazi que se encuentra instalado en la comunidad provoca que se radicalice, ante la mirada impotente de su director de instituto, el afroamericano, Bob Sweeney (Avery Brooks).

Finalmente, Derek asesina a dos afroamericanos en la puerta de su casa, a vista de toda su familia. Es encarcelado y es en la cárcel donde se van desmontando todos sus prejuicios ante los negros, especialmente por la amistad que establece con uno de ellos.

Un día, Derek es violado en la ducha por un grupo de neonazis que desconfían de su actitud y de su amistad con un chico negro. Lo agreden para humillarlo y porque lo consideran un traidor. Cuando se encuentra en enfermería, recibe la visita de su amigo y director de instituto que le lanza la siguiente pregunta: “¿Algo de lo que has hecho hasta ahora, ha mejorado tu vida?”.

Derek se derrumba porque es consciente de que todo lo que ha hecho por esa idea, ha terminado por destrozar todo lo valioso en la vida. Si alguna vez nos encontramos en un pozo muy oscuro y no sabemos qué hemos hecho para estar así, deberíamos formularnos esta pregunta.

Honestamente sabremos reconocer todos los patrones tóxicos que nos han conducido hasta ahí, lo que no descarta que hayamos tenido situaciones difíciles y poca suerte en nuestro camino. Siempre, algo de responsabilidad tenemos, poca o mucha. Utilizar este tipo de preguntas como catarsis emocional nos puede ayudar a cambiar.

3. “No se puede encontrar la paz evitando la vida”

Actualmente estamos inmersos en un mundo en el que el malestar debe ser evitado a toda costa, teniendo cada vez menos impacto las religiones tradicionales en el mundo occidental, ya que muchas de ellas tampoco dan calma a la vida actual de los seres humanos.

Chica llorando con tristeza

El mundo se ha quedado sin referentes alternativos para soportar el dolor. Nos avergüenza y lo vivimos en silencio, medicándonos y cada vez más solos. Virginia Woolf dijo la tercera de nuestras frases.

Corrientes actuales de la psicología, como la ACT, parecen darle la razón. Es evitar para no sufrir, junto al excesivo estrés es uno de los males de nuestro tiempo: evitamos por la culpabilidad inherente ante la imposibilidad de no alcanzar los modelos de éxito y bienestar.

 

Se habla de que actualmente muchas personas están en riesgo de exclusión social, pero también muchas otras están ya en riesgo de exclusión emocional.

Estas palabras, entre las muchas frases que nos dejó Virginia Woolf, nos animan a enfrentar la vida y situaciones que no nos gustan. Somos seres sociales y lo necesitamos. Evitando siempre encontrarás dolor y aislamiento, nunca la paz. La soledad es maravillosa cuando es elegida, no autoimpuesta por miedo al mundo.