Gracias por ser como eres y por estar donde estás - La Mente es Maravillosa

Gracias por ser como eres y por estar donde estás

Raquel Aldana 18 octubre, 2015 en Emociones 9504 compartidos
Hermanas unidas por el pelo representando la psicología de la conexión

Gracias por permanecer, por no marcharte, por contravenir todas las normas, por no hacer caso de los prejuicios, por no sucumbir a las expectativas, por no irte, por no buscar excusas, por no generar tristezas… Gracias por ser como eres y por estar donde estás.

Gracias por ocupar el lugar que deseas. Gracias porque a veces sé que no es fácil desempeñar ese papel, el de persona hogar, el de un corazón de acero forjado en el calor de la fragua de lo inolvidable.

Gracias a ti he comprendido que el cariño sincero nunca se termina, que nunca es negociable ni condicional. Me has enseñado que donde uno decide estar lo suyo es permanecer… Gracias por ser como eres.
Compartir

Amigas abrazadas diciendo gracias por ser como eres

Desde que te conozco soy mejor persona

Tenerte es un regalo tan grande que necesito toda mi vida para poder guardarte. Por eso, desde que te tengo soy mejor persona, más completa, más feliz, con más ganas y con menos miedos.

Me gusta tener a alguien que conozca mis fantasmas, mis miedos y mis demonios. Me gusta que lo sepas todo de mí y aún así no tiembles a la hora de quedarte. Me gusta que me quieras cuando no me lo merezco, me gusta me hagas entender que los errores son parte de nuestra condición.

Me gusta avanzar a tu lado y de tu mano, comprender que la vida no es tan oscura como mis fantasmas pretenden hacerme creer. Me gusta coleccionar motivos para ser mejor persona, saber que tú y yo sumamos dos granos de arena y que con eso es suficiente para cambiar el mundo.

mujer con barco en el cabello

Gracias por ser como eres, por evitar mis naufragios

Gracias por evitar que me inundara la tristeza, la desgana y la pesadumbre. Gracias por proporcionarme razones para seguir, por abrirme los ojos y por descubrirme que cada uno somos un mundo deseoso de ser explorado.

Gracias por perdonarme la impuntualidad, por navegar a mi lado, por conducirme a la orilla, por animarme a nadar en los ríos del sacrificio, del trabajo y del desafío. Gracias por tu confianza, por hacerme soñar, por creerme capaz de recorrer caminos que ni siquiera imaginaba.

Gracias por contarme sin palabras que hay vínculos que no pueden romperse, que no todo es de usar y tirar, que no hace falta destacar para brillar, que todos somos inolvidables y que hay abrazos que son capaces de recomponer nuestros pedazos.

Gracias por estar al otro lado de la unión, por tender tus manos, por no abandonar nuestro vínculo, por permitir que pase el tiempo y no castigar con la distancia. Gracias por ser como eres.
Compartir

Gracias por reconocer en mí las sonrisas de dolor, por saber que no estoy bien, por comprenderme, por ofrecerme calidez, por darme tu oxígeno, por revivirme, por no ahogarme, por no exigirme, por no intoxicarme.

luna con sonrisa

La importancia de las relaciones significativas

Hay personas que, simplemente, se convierten en nuestros rincones favoritos, en lugares a los que siempre regresar. Con ellas vivimos momentos impregnados de amor, de comprensión y de confidencialidad.

O sea, hay personas que se convierten en aire psicológico, pues nos permiten respirar y llenar nuestros pulmones de lo auténtico. Estas relaciones nos ayudan a sostenernos, a marcar nuestro rumbo y a comprender el camino.

Es una suerte poder alimentarnos de permanencia, de amor propio y de intereses comunes. Todo es más fácil cuando recorres parte de tu vida acompañado, cuando sabes que a la vuelta de la esquina habrá alguien esperándote, cuando te sabes querido y merecedor de amor.

Porque las relaciones significativas son aquellas que tienen las palabras perfectas para cada momento, que perciben la cantidad de besos que nos faltan, que conocen el valor de la reciprocidad y de la gratitud, que dejan paso a la esencia, que marcan el Norte, que huelen a casa, que saben a hogar…

Raquel Aldana

La psicología no es solo mi profesión, es mi vida y mi pasión. Creo que comprender nuestras emociones nos ayuda a girar con el mundo y estoy convencida de que los pequeños detalles son los que marcan la diferencia.

Ver perfil »
Te puede gustar