¿Has tenido alguna vez una serendipia? - La Mente es Maravillosa

¿Has tenido alguna vez una serendipia?

Cristina Medina Gomez 24 mayo, 2016 en Actualidad y psicología 3893 compartidos
Ojo con una mariposa en la pupila

¿Alguna vez ha llegado algo a tu vida que no esperabas para nada y que, de una forma u otra, ha supuesto todo un descubrimiento afortunado para ti? Se dice que eso es una serendipia, porque llega sin avisar y por casualidad pero tiene todo el poder que se necesita para como mínimo captar nuestra atención.

Teniendo en cuenta esto, podrías pensar que la serendipia es una forma más bonita de calificar al “azar”, sin embargo son dos tipos de causas diferentes. La primera aparece cuando guiamos nuestros pasos hacia uno u otro destino o cuando estamos preparados para encontrar algo en él de lo que aún no somos conscientes y que será positivo. Los efectos del azar, en cambio, también pueden ser negativos y actúan igual, estemos o no preparados para sus consecuencias.

El origen de la palabra serendipia

El término Serendipia (del árabe sarandibserendib) proviene de un cuento oriental titulado Los tres príncipes de Serendipinombre persa de la isla de Ceilán (Sri Lanka). La transmisión del concepto se lo debemos en cierta medida a Horace Walpole, quien lo adaptó al inglés en 1754.

serendipia escrito en la arena

El cuento es más bien un relato breve, en el cual tres príncipes con un gran poder de razonamiento son enviados por su padre a conocer nuevas tierras. Durante ese viaje son denunciados como ladrones por un hombre que había perdido su camello, al entender que solo alguien con la información que van desvelando los príncipes podía haberlo robarlo.

Al final del relato, la serendipia o casualidad les salva: aparece el camello, demostrando que no ha sido un robo y los tres príncipes tienen la oportunidad de explicarse. Te dejamos la historia aquí, ya que pensamos que merece mucho la pena acercarse a ella.

Algunas serendipias para nuestro mundo común

Hasta aquí hemos podido hacernos una idea de que serendipia es lo que Royston M. Roberts definió como el “descubrimiento que se realiza gracias a una combinación de accidente y sagacidad”, pero resulta mucho más interesante ver la práctica de lo que venimos comentando. Echa un vistazo a los siguientes ejemplos de cosas que todos conocemos y que descubrimos gracias a una serendipia:

  • La penicilina: el escocés A. Fleming descubrió la penicilina por un contratiempo en su laboratorio mientras investigaba la gripe. Muchos de sus cultivos se habían contaminado y, al enseñarle una de sus placas de trabajo a un amigo, se dio cuenta de algo había matado la bacteria staphylococcus.
  • Los post-it: aunque no tiene la importancia de la penicilina, no podemos negar la utilidad de las notas adhesivas que surgieron cuando su inventor, Spencer Silver, deseaba hacerse con un pegamento muy fuerte para su industria aeroespacial. En 1968, más allá de conseguirlo, lo que creo fue un pegamento débil que no dejaba residuos y que pronto supuso una buena alternativa a las chinchetas.

“Percibimos la vida desde un punto de vista. 

Cuando cambiamos ese punto de vista, nuestra vida cambia”

-Alejandro Jodorowsky-

Post it de colores colgados en la pared

  • Las patatas fritas o ‘chips’: en 1953 el cocinero George Crum se llenó de serendipia al intentar molestar a un cliente suyo que normalmente se quejaba del grosor de sus patatas. Lo que ocurrió es que decidió cortarlas más finas y dejarlas crujir pero se encontró con un resultado totalmente distinto al que esperaba y que todos conocemos: al cliente les encantó y hoy es una de las guarniciones preferidas de muchas personas.
  • La viagra: ¿quién iba a pensar que la viagra había surgido mientras alguien examinaba una medicina contra la angina de pecho? Pues así fue, el producto se lanzó a su comercialización para tratar la disfunción eréctil al observar que en los ensayos clínicos solo tenían un ligero efecto en la angina.

El porqué de la atracción por la serendipia

Lo cierto es que he escuchado esta palabra tantas veces en los últimos años que no podía no hablar de ella, pues además es de total actualidad: es un concepto que ha sido acogido de forma cariñosa y grata, sobre todo entre los más jóvenes, y ha servido para películas con el mismo nombre, para libros como el de poesía de David Sadness, para tatuajes o incluso para alguna que otra letra musical.

Herradura con una flor verde

La serendipia despierta tanta atracción precisamente porque aparece cargada de energía positiva y es como si algo de magia apareciera en nuestras vidas para quedarse para siempre. Es como una especie de halo de felicidad en un momento oportuno que estaba ahí únicamente para ti: yo no creía en la serendipia hasta que me dejé atrapar por una. Desde entonces, presto atención a los pequeños detalles que me rodean y busco la esencia de lo que ellos me quieren transmitir.

Cristina Medina Gomez

Teóricamente filóloga y esencialmente humana, por lo que siempre busco encontrar en las palabras la manera de conocerme y, por qué no, de conocernos: a veces escribir no es brindar belleza, es hallar moldes emocionales que nos unan a los demás.

Ver perfil »
Te puede gustar