Hijos de madres con trastorno límite de personalidad (TLP)

Los hijos de madres con trastorno límite de personalidad reciben de ellas rechazo, falta de validación emocional y ambivalencia afectiva. Esto influye a largo plazo en sus vidas.
Hijos de madres con trastorno límite de personalidad (TLP)
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater el 31 agosto, 2021.

Última actualización: 31 agosto, 2021

Los hijos de madres con trastorno límite de personalidad tienen un riesgo más elevado que la media de padecer algunos problemas. Hiperactividad, malos resultados académicos, dificultades de gestión emocional, baja autoestima… El impacto psicosocial de este estilo de crianza basado a menudo en los gritos, el mal control de la ira e incluso el abuso físico o emocional tiene consecuencias.

Son muchos los expertos y organizaciones de apoyo a este colectivo clínico que ponen sobre la mesa una necesidad. Es decisivo que se desarrollen intervenciones terapéuticas específicas para las madres con trastorno límite de la personalidad (TLP). Factores, como la impulsividad, la reactividad emocional, la autolesión no suicida o el comportamiento agresivo necesitan de una atención especializada.

Asimismo, se da otro hecho. Disponemos de amplia evidencia sobre que este trastorno de la personalidad puede pasar de una generación a otra. Es importante desarrollar adecuados programas de intervención para tratar estas realidades y optimizar, ante todo, el desarrollo de los niños en este contexto familiar.

Es común que muchos de los hijos con este trastorno de la personalidad desarrollen trastornos como el estrés postraumático, déficits de atención e hiperactividad, problemas del estado de ánimo, etc.

Hijos de madres con trastorno límite de personalidad

Hijos de madres con trastorno límite de personalidad (TLP): ¿cómo son?

En la actualidad, sabemos que las demandas asociadas al rol de madre hace que esta condición pueda agravar un trastorno límite de la personalidad. El desafío emocional es mayor, los miedos se duplican y la responsabilidad sitúa sobre la persona un conjunto de preocupaciones que no sabe cómo manejar. Además, muchas de estas mujeres abordan la maternidad en soledad y sin unos modelos de crianza positivos en los que basarse.

Trabajos de investigación, como los realizados en la Universidad de Sussex (Reino Unido), no señalan algo importante. La mayoría de los padres y las madres con esta condición clínica no saben cómo responder a las necesidades de sus hijos. Tampoco reciben apoyo. Todo esto acaba por generar una serie dinámicas tan complejas como perjudiciales para el desarrollo psicosocial del niño. Lo analizamos.

La crianza de los bebés y el apego desorganizado

La crianza es para cualquier madre una experiencia muy demandante. Así, para aquellas mujeres diagnosticadas con TLP (trastorno límite de personalidad) está experiencia puede ser muy estresante.

  • Por término medio, evidencian una falta de respuesta emocional a las necesidades de los bebés. Hay menos interacción física y emocional. Faltan las caricias y los gestos emocionales positivos como las sonrisas.
  • Tienen claras dificultades para anticipar o entender las necesidades de los niños. Por lo general, toda demanda resulta agotadora o se sobredimensiona.

Los hijos de madres con trastorno límite de personalidad evidencian los efectos de un apego desorganizado. Es decir, sufren la falta de seguridad de sus progenitoras, las cuales siempre demuestran un comportamiento impredecible. Puede que en un momento dado sean muy cariñosas y al instante aparezcan los gritos y la frialdad emocional.

Es común que no se desarrolle un adecuado ajuste psicoafectivo entre la madre y el hijo. Este último puede experimentar miedo y desconfianza hacia esa figura progenitora.

El “yo” vergonzoso e incongruente (problemas en el desarrollo de la personalidad)

Buena parte de nuestra identidad se edifica partiendo de la interacción con nuestros padres. De este modo, los hijos de madres con trastorno límite de personalidad reciben de ellas, por término medio, rechazo, falta de validación emocional, ambivalencia afectiva (ahora te quiero, ahora te grito) e inseguridad.

Esto hace que ese niño o adolescente no encuentre una referencia estable sobre la que desarrollar una identidad fuerte y segura. Asumen que sus necesidades no son importantes. Entienden, que sus emociones y pensamientos están mal. Sienten vergüenza de ellos mismos porque siempre han invalidado lo que decían y hacían… Son personas hambrientas de reconocimiento emocional, con miedo a la soledad que desarrollan un yo incongruente y lleno de fracturas.

Los hijos de madres con trastorno límite de personalidad tienen un riesgo mayor de desarrollar problemas psicológicos

La Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh realizó un estudio en el 2012 en el que se concluyó algo importante. Los hijos de madres con trastorno límite de personalidad son un grupo de alto riesgo a la hora de desarrollar problemas psicosociales.

No solo hay evidencias de que existe cierta predisposición genética a desarrollar también TLP. Más allá de los genes, hay un factor con mayor relevancia a la hora de evidenciar problemas psicológicos: la crianza, la educación recibida, el tipo de apego y el modelo parental que se tiene como referencia impacta en la salud mental.

Así, estos niños, adolescentes y adultos jóvenes tienen una elevada probabilidad de desarrollar las siguientes condiciones:

  • Trastorno de hiperactividad con o sin falta atención (TDAH)
  • Dificultar para controlar las emociones.
  • Conductas agresivas en la escuela.
  • Baja autoestima.
  • Problemas de adaptación psicosocial.
  • Trastornos del estado de ánimo: depresión, ansiedad…
  • Trastornos de la conducta alimentaria.
Adolescente confuso simbolizando a los Hijos de madres con trastorno límite de personalidad

Los traumas psicológicos en los hijos criados en entornos con personalidades límite

Cambios drásticos del estado de ánimo. Conductas autodestructivas. Mala gestión de la ira. Pensamientos obsesivos y hasta paranoicos… El hogar regido por una personalidad límite es caótico, y casi siempre desorganizado.

Los hijos de madres con personalidad límite crecen en un entorno psicoafectivo lesivo y doloroso que los fragmenta a todos los niveles. Esas fracturas psicológicas se arrastran durante años en forma de traumas, hasta el punto de llegar a consulta psicológica confundidos, deprimidos, enfadados y, sobre todo, fragmentados.

La atención que reciben estas personas debe estar siempre personalizada, ajustada a las múltiples necesidades que suelen evidenciar, como es el propio estrés postraumático, la falta de autoestima, la gestión emocional, la falta de habilidades sociales y muchos de los trastornos comórbidos enunciados con anterioridad.

Superar estas vivencias es posible siempre que se cuenten con adecuados recursos y profesionales especializados en este tema. Las secuelas no se olvidarán, la sombra de esa figura maternal permanecerá en la mente de muchos de estos jóvenes o adultos mayores, sin embargo, es posible aprender a vivir de nuevo.

Te podría interesar...
Fases de la esquizofrenia
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Fases de la esquizofrenia

La esquizofrenia es un trastorno mental grave que sigue un curso característico. Conoce aquí las 5 fases de la esquizofrenia.



  • Dunn A, Cartwright-Hatton S, Startup H, Papamichail A. The Parenting Experience of Those With Borderline Personality Disorder Traits: Practitioner and Parent Perspectives. Front Psychol. 2020 Aug 7;11:1913. doi: 10.3389/fpsyg.2020.01913. PMID: 32849122; PMCID: PMC7426472.
  • Stepp SD, Whalen DJ, Pilkonis PA, Hipwell AE, Levine MD. Children of mothers with borderline personality disorder: identifying parenting behaviors as potential targets for intervention. Personal Disord. 2012 Jan;3(1):76-91. doi: 10.1037/a0023081. PMID: 22299065; PMCID: PMC3268672.
  • Petfield LStartup HDroscher H, et al Parenting in mothers with borderline personality disorder and impact on child outcomes.