Homeschooling, la educación en casa

Todas las posturas y discusiones relacionadas con las pedagogías giran alrededor de una idea común: la educación es un área en constante evolución. Hablamos del homeschooling.
Homeschooling, la educación en casa
Eva Montane Montane

Escrito y verificado por la psicóloga Eva Montane Montane.

Última actualización: 07 octubre, 2022

El homeschooling, también conocido como educación en familia, es una opción educativa a la que cada vez optan más familias en todo el mundo. Los padres que apuestan por ella deciden educar a sus hijos fuera de las instituciones educativas, tanto públicas como privadas.

El abanico de razones por las que los padres deciden educar a sus hijos en casa, en academias con apoyos externos o bien en la naturaleza es amplio. Entre ellas destaca como vertebradora la de estar en desacuerdo con el modelo tradicional de enseñanza que se oferta en el sistema educativo, apostando por una forma de aprendizaje innovadora.

Una pregunta común cuando hablamos de este tipo de educación es: ¿los niños alcanzan un nivel educativo adecuado? ¿Y no necesitan de otros niños de su edad para desarrollar también su parte social? Depende mucho de los padres y de la manera de focalizar los contenidos. Existe el caso de padres que siguen un calendario similar al que ofrecen en las escuelas, por lo que el ritmo que siguen los niños es igual que los que están escolarizados.

Padre enseñando a su hija
Muchos padres practican el homeschooling porque no les convence el modelo de enseñanza tradicional del sistema educativo.

¿Qué es el Homeschooling?

Homeschooling es el nombre en inglés de la opción de educar en el hogar. Este método lleva años instalado en Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, donde además de poseer un estimable porcentaje de adeptos, está legislado de forma adecuada. En el caso de España, la legislación vigente establece que la educación debe ejercerse en centros homologados, siendo obligatoria hasta los 16 años, aunquela ley no prohíbe de manera explícita el homeschooling.

“Si un padre decide educar a su hijo en casa, debe someterse a un plan dado por el Ministerio de Educación, lo que va en contra de la esencia misma del homeschooling, donde no hay plan, solo estudios. No se trata de trasladar la escuela tal y como la conocemos en casa, sino hacer una educación desescolarizada”, explica el psicólogo Peter Szil.

“Es imposible educar a los niños por mayor; la escuela no puede ser el sustitutivo de la educación individual”.

-Alexis Carrel. Premio nobel de medicina (1912)-

Los partidarios de la educación en casa se apoyan en la idea de que con una educación individual es más sencillo poner en marcha unos métodos de enseñanza que se adapten a la mejor forma de aprender de los alumnos.

“El objetivo de la desescolarización es que no se produzca una quemazón cognitiva, es decir, que se le impide al niño que su propio cuerpo lo guíe a lo que realmente necesita. Al final, lo que sucede es que se le mata el apetito natural por el conocimiento cuando se le obliga a tragar demasiadas cosas sin que él sienta hambre de verdad”, sostiene Szil.

Las expectativas y el juicio de la sociedad

Quizás el mayor riesgo para los niños homeschoolers no sea si sus padres les enseñan a sumar y a restar un año después que al resto de los niños de su edad, sino la incomprensión que existe en la sociedad por este tipo de educación. Lo más normal cuando oímos hablar de educar en casa es que la primera reacción sea criticarlo, pero reflexionemos… ¿Todos los alumnos que estudian en un sistema educativo formal tienen éxito?

Los detractores del homeschooling critican que este sistema se sustenta sobre bases ideológicas, que a la par de promover un estilo de vida, pueden formar individuos no adaptados al sistema. Por el contrario, las familias que han optado por educar a sus hijos en casa, consideran que este modelo de educación ayuda a los niños a ser más autónomos o independientes respecto al modelo general de pensar.

Tener en cuenta el interés de los niños

Sea en casa o en la escuela, lo primordial y esencial es tener en cuenta las necesidades y los deseos de los niños, ya que son ellos mismos los que van a construir su futuro y a tomar las decisiones que marcarán su vida.

Para que la educación sea igualitaria y de calidad para todos, sea en un aula o en el hogar, es necesario permitir a los niños elegir su camino de enseñanza y aprendizaje, y favorecerles la posibilidad de conseguir un certificado académico y una facilidad para incorporarse al sistema de enseñanza formal y como no, al sistema laboral.

¿Padres docentes?

Para Peter Szil, cualquier padre, con tal que sepa leer y lo básico en matemáticas, ya puede optar por el homeschooling. “Un padre no necesita ser un doctor para guiar a un hijo. Hay que tener en cuenta que lo esencial es el aprendizaje, más que la enseñanza”, afirma el profesional. Pero no todos están de acuerdo con el psicólogo.

Por el contrario, Javier Carrascal de ANPE expresa que: “la educación en el hogar presenta también múltiples inconvenientes. A través de un aprendizaje organizado, sistemático y significativo, la información que recibe el alumno se transforma en conocimiento, y eso solo se consigue en el aula. Por eso, la figura del profesor ha sido, es y será insustituible”.

Métodos más aceptados

No todos los sistemas de educación en casa son iguales. Más bien, cada familia adopta el sistema que más le conviene para sus hijos y para la dinámica familiar en general.

Los métodos que poseen más aceptación para educar en el hogar son el homeschooling y el unschooling que se diferencian por:

  • Homeshooling: se educa en casa, pero siguiendo la planificación y el currículo tradicional.
  • Unschooling: o negación total de la escuela tradicional. Surge como consecuencia del fracaso educativo de los setenta en EEUU. Consiste en educar sin contenidos o currículo, que sea el mismo alumno quien aprenda guiado por su curiosidad natural.
Madre enseñando a su hija
El homeschooling sigue el currículum tradicional.

¿Cuáles son sus objetivos y qué metas han conquistado en el último tiempo?

El homeschooling es una alternativa a la educación tradicional. En el último tiempo se ha despertado un gran interés en las madres y los padres por descubrir sistemas educativos alternativos que satisfagan las necesidades de aprendizaje de sus hijos.

En esta búsqueda de la diversificación de la educación, las pedagogías innovadoras vienen a romper el paradigma tradicional educativo, para crear el concepto de una nueva escuela que ofrezca novedosas y mejores alternativas a sus estudiantes.

El amplio abanico de posibilidades al que hoy se puede acceder contempla los espacios de educación autodirigida, la pedagogía Waldorf, el método Montessori, la pedagogía Reggio Emilia, la pedagogía 3000, las escuelas en la naturaleza, los bachilleratos populares, entre otros.

Estas alternativas educativas no convencionales, bien sea por sus prácticas pedagógicas o por su modelo de gestión, han venido tomando mucha fuerza estas últimas décadas y parece que llegaron para quedarse.

Te podría interesar...
¿Hay un único estilo de crianza adecuado para todos los niños?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Hay un único estilo de crianza adecuado para todos los niños?

¿Hay un estilo de crianza adecuado para todos los niños? o ¿la elección depende de su carácter y personalidad? Respondemos a esta cuestión.



  • Avalos-Obregón, M. L., Avalos-Obregón, M. D., & del Pozo, F. C. (2018). Homeschooling una alternativa en educación. Polo del conocimiento3(10), 205-222.
  • Carrasco, A. (2006). El progresivo avance del homeschooling. MAGISnet. El Magisterio Español. Extraído el7.
  • Laborda, Y. (2019). Dar voz al niño: ser los padres que nuestros hijos necesitan. Penguin Random House Grupo Editorial.
  • Rivera-Hurtado, M. G. (2009). Homeschooling: la responsabilidad de educar en la familia. Educación y futuro: revista de investigación aplicada y experiencias educativas, (20), 273-284.
  • Urpí, C., & Elizalde, M. Á. S. (2012). Homeschooling y escuela flexible: nuevos enfoques. Estudios sobre Educación, 7-10.