La importancia del desayuno en el rendimiento escolar

Detrás de muchos niños que muestran agotamiento, cansancio o incluso conductas agresivas en el aula está la mala alimentación. Aspectos tan básicos como un desayuno completo impactan de manera directa en su rendimiento.
La importancia del desayuno en el rendimiento escolar
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater el 13 junio, 2021.

Última actualización: 13 junio, 2021

Muchos pensarán que es una tontería. Algunos, dudarán incluso de los datos. Sin embargo, la importancia del desayuno en el rendimiento escolar es clave en todos los casos, ya que impacta de manera directa en el aprendizaje. Esta primera comida del día aportará buena parte  de la energía que un niño necesitará en esa jornada.

Salir de casa sin comer nada o limitarnos a darles un vaso de leche y alguna bollería de origen industrial revertirá de manera negativa en el bienestar físico y psicológico de los niños y adolescentes. Así, según los datos de UNICEF la pobreza de un hogar puede medirse muchas veces en esos alumnos de primaria y secundaria que llegan alicaídos y cansados porque, sencillamente, no se alimentan de manera correcta.

En ocasiones, podemos tener incluso alumnos que sufren obesidad en las aulas, pero tras ello también se esconde en muchos casos las carencias familiares. Porque la malnutrición también parte del consumo exclusivo de alimentos baratos e hipercalóricos, ricos en grasas, azúcar y sal que deriva tarde o temprano en sobrepeso infantil. Todo ello tiene además una seria implicación a nivel cognitivo.

El desayuno también es la comida más importante en la vida de los niños. No solo para obtener energía para empezar su jornada en el colegio, también es necesaria para estrechar lazos familiares.

Niño estudiando agobiado simbolizando la importancia del desayuno en el rendimiento escolar

¿Por qué es importante el desayuno en el rendimiento escolar?

Si a lo largo de la historia muchas escuelas tenían (y tienen) como costumbre dar el desayuno a los niños no es algo casual. Trabajos de investigación como los realizados en la Universidad de Leeds  y la Universidad de Northumbria del Reino Unido nos indican algo muy claro. El desayuno tiene una relación directa con el aprendizaje de los niños e incluso con la regulación de su conducta. 

Esto hace que muchos centros educativos vean la necesidad de desarrollar los programas de desayuno gracias para favorecer que todos los alumnos tengan las mismas condiciones. Esa primera comida del día no solo contribuye al desarrollo físico, sino que además se optimiza la capacidad para mantener la atención y retener la información.

Los micronutientes en el cerebro del niño y el adolescente

Pensemos lo que supone para un cerebro infantil o juvenil acudir al colegio sin desayunar —o habiendo desayunado de manera poco saludable—.  Tras haber dormido toda la noche y no haber ingerido ningún alimento en 10 o 12 horas, no basta con darles un vaso de leche con una magdalena.

  • La importancia del desayuno en el rendimiento escolar es decisiva porque obtienen micronutrientes básicos para el funcionamiento cerebral.
  • Esos micronutrientes van desde el hierro, las vitaminas del complejo B (ácido fólico, tiamina, riboflavina, niacina, vitamina B6 y vitamina B12) y la importante vitamina D presente en los lácteos.

Todos estos componentes son esenciales para el cerebro del niño. Gracias a ellos se favorece no solo su desarrollo, sino el que pueda desarrollar procesos cognitivos tan básicos como la atención, la memoria, la resolución de problemas, etc.

¿Qué pasa si los alumnos no se alimentan de manera adecuada en ese primer momento del día?

Muchos maestros y profesores lo ven a diario. Pequeños que no rinden, que llegan agotados al aula, que se duermen en la mesa o que están malhumorados todo el día. Muchas veces, el origen está en una mala alimentación y en descuidar la importancia del desayuno en el rendimiento escolar por parte de las familias.

Estas son las consecuencias cuando este hábito se mantiene en el tiempo:

  • Alteraciones en los niveles de azúcar en sangre de los niños. Esto impacta en su energía física, rendimiento intelectual y en su estado de ánimo. Hambre y agresividad tienen una relación directa.
  • No desayunar eleva el riesgo de sobrepeso. Pensemos que un ayuno prolongado en el tiempo activa el metabolismo de emergencia por escasez de nutrientes. Esto hace que el organismo tienda entonces a acumular energía en forma de grasas de reserva.
  • Asimismo, cuando un niño no desayuna (o lo hace mal) llega a la hora del almuerzo o la comida con un elevado nivel de hambre. Ingerirá mayores cantidades de comida y de manera más rápida.
  • No comer a lo largo de 10 o 12 horas se traduce en hipoglucemia y por tanto, en fatiga física y cognitiva. Los niños son incapaces de rendir.
niña con bol cereales simbolizando la importancia del desayuno en el rendimiento escolar

Importancia del desayuno en el rendimiento escolar: ¿qué debe incluir la primera comida del día?

En el 2005, la Universidad de Tufts, en Massachussets (Estados Unidos), realizó un estudio para averiguar cuál era la mejor composición alimenticia del desayuno infantil para mejorar los procesos cognitivos. Estas eran las pautas nutritivas básicas:

  • Un alimento del grupo de los lácteos: leche, yogurt, queso, kéfir…
  • Cereales, siendo la avena la más adecuada para mejorar los procesos de memoria a corto y largo plazo.
  • Una pieza de fruta natural.

Asimismo, hay otro aspecto esencial que no podemos descuidar. Es importante que la familia desayune junta para estrechar lazos y asentar en los niños la importancia de esa primera comida del día.

Si bien es cierto que siempre vamos con prisas por las mañanas, tal vez sería el momento de realizar cambios por el bienestar físico y psicológico de los más pequeños.

Te podría interesar...
¿Es verdad que los niños se portan mal para llamar la atención?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Es verdad que los niños se portan mal para llamar la atención?

¿Es verdad que los niños se portan mal para llamar la atención? Detrás del mal comportamiento hay muchas más dimensiones que debemos conocer.



  • Adolphus, K., Lawton, C. L., & Dye, L. (2013). The effects of breakfast on behavior and academic performance in children and adolescents. Frontiers in human neuroscience7, 425. https://doi.org/10.3389/fnhum.2013.00425
  • Lozano, R & Ballesteros, J.C.. (2006). A study on breakfast and school performance in a group of adolescents. Nutrición hospitalaria : organo oficial de la Sociedad Española de Nutrición Parenteral y Enteral. 21. 346-52.
  • Mahoney, Caroline & Taylor, Holly & Kanarek, Robin & Samuel, Priscilla. (2005). Effect of breakfast composition on cognitive processes in elementary school children. Physiology & behavior. 85. 635-45. 10.1016/j.physbeh.2005.06.023.
  • Smith, Andrew. (2011). Breakfast and Adult’s and Children’s Behavior.