La inteligencia artificial y la belleza según Kant

El desarrollo de la inteligencia artificial en el campo del arte hace surgir la pregunta de si es posible que los algoritmos comprendan la belleza. ¿Qué pensaría Kant al respecto?
La inteligencia artificial y la belleza según Kant
Matias Rizzuto

Escrito y verificado por el filósofo Matias Rizzuto.

Última actualización: 10 febrero, 2023

En los últimos tiempos, la inteligencia artificial ha realizado una avances significativos que han trascendido las puertas de los laboratorios. Modelos generativos realizan composiciones artísticas con el mérito suficiente como para tener un valor en el mercado y ser consideradas bellas. Esto ha abierto el debate de si lo realizado por los sistemas de inteligencia artificial es o no arte, de si estas pueden o no conocer la belleza.

Históricamente, la filosofía ha intentado responder a la pregunta, ¿qué es la belleza? Muchos han reflexionado acerca de qué es lo bello; y existen variados puntos de vista al respecto. En el siguiente artículo veremos qué herramientas conceptuales nos ofrece el filósofo Immanuel Kant para diferenciar el arte mecánico del arte bello.

Obra de arte con el rostro de da vinci
La belleza es un sentimiento subjetivo que busca ser universalizable

¿Qué es la belleza para Kant?

Muchas veces, cuando consideramos un objeto, sea una obra de arte, una flor o un paisaje, y lo enjuiciamos estéticamente, nos referimos a este como bello. Sin embargo, para Kant la belleza no forma parte de los objetos, sino que es un sentimiento experimentado por los sujetos. Aquello que percibimos como bello genera en nosotros un juego libre entre la imaginación y el entendimiento que nos hace sentir placer mientras lo contemplamos.

A diferencia del gusto, que puede ser plenamente subjetivo, la belleza tiene la pretensión de ser universal. Cuando saboreamos un plato de comida y decimos que nos gusta, no creemos que este juicio deba ser aceptado por todos los seres capaces de saborear alimentos. Sin embargo, Kant piensa que cuando enjuiciamos a algo como bello, sí.

Para Kant, La belleza es un sentimiento subjetivo que busca ser universalizable. Cuando decimos que algo nos place, no creemos que todos deban compartir nuestro gusto, pero cuando decimos que algo es bello, proyectamos la idea de que nuestro juicio es universal.

La belleza y el sentimiento de placer desinteresado

Dado que la belleza surge de un sentimiento en nosotros, no puede depender de nuestro interés por la existencia objeto. Supongamos que un botánico observa una flor. Su interés será el de estudiar las propiedades de dicho objeto. Seguramente concluirá en que la flor opera como órgano reproductor de las plantas. Sin embargo, nada puede saber sobre la naturaleza de su belleza.

Por ello, Kant sostiene que los juicios estéticos dependen de la relación entre la existencia del objeto y la inclinación producida en nuestro estado de ánimo, pero no suponen un interés en el objeto. Que los juicios sean desinteresados significa que no existe ninguna condición personal que influya en nuestro criterio.

Supongamos que somos jueces de un concurso de arte en el que uno de los participantes es un familiar. Para que nuestro juicio sea puro, no debemos considerar la obra de arte realizada por nuestro familiar por el vínculo con él. Seguramente queramos que triunfe, que gane el concurso, que sus obras sean famosas, pero estos intereses nada tienen que ver con el juicio estético. La satisfacción que experimento frente a lo bello debe tener un completo desinterés por su existencia.

La belleza del arte y la naturaleza

De acuerdo con Kant, podemos encontrar cosas bellas tanto en la naturaleza como en las creaciones artísticas. La hermosura de las flores y de los paisajes constituyen la belleza natural. Pero como hemos visto, no existe nada en el objeto que pueda ser considerado bello; lo bello no cumple una función objetiva. Kant dice que no podemos presuponer una finalidad en lo bello, debemos considerarla como una finalidad sin fin.

La belleza en el arte debe cumplir con los mismos requisitos que la belleza de la naturaleza. El artista no debe buscar agradar al público ni amoldarse a ninguna regla. Para Kant, quien cumple con este criterio es el genio. Este es quien da las normas al arte, aquel que logra expresarse del mismo modo que la naturaleza. Por el contrario, el arte mecánico se centra en la técnica y en la repetición, en la búsqueda de reglas y patrones.

Belleza e inteligencia artificial

En los últimos años, hemos presenciado la llegada de modelos de inteligencia artificial que crean todo tipo de material estético, muchas veces indistinguible de la realizada por seres humanos. La inteligencia artificial compone obras musicales completamente nuevas basadas en los estilos de Bach o Los Beatles, así como también cuadros basados en el estilo célebres pintores.

Está claro que lo que la inteligencia artificial no puede es innovar sobre el estilo que intenta crear. Puede componer como Bach o pintar como Picasso, pero por el momento no puede crear nuevos estilos. Lo que sí logran es identificar los patrones que hacen que una obra produzca cierto estado anímico en nosotros. Sin embargo, ¿podemos calificar a estas obras como bellas? ¿Cómo podemos pensar la relación entre la inteligencia artificial y la belleza según Kant?

¿Qué pensaría Kant acerca de la belleza creada por la inteligencia artificial?

Si bien todavía no sabemos cuál será el futuro de la inteligencia artificial, por el momento esta solo es capaz de aplicar o aprender reglas. Por otra parte, si bien la inteligencia artificial puede ser capaz de reconocer sentimientos o imitar determinadas emociones, no posee estados mentales que puedan ser clasificados como sentimientos. El punto de vista de la máquina es capaz de ser descrito por medio de leyes; por lo tanto, es netamente objetivo.

En este sentido, si admitimos la teoría kantiana de la belleza, costaría afirmar que un modelo de inteligencia artificial pudiera conocer la belleza. La belleza no es una propiedad objetiva, sino un sentimiento subjetivo que presupone la habilidad del ser humano de experimentar algo como bello a través del sentimiento de placer desinteresado. Por otra parte, no puede haber ningún tipo de regla que determine qué es la belleza. Por lo tanto, la inteligencia artificial se vería incapacitada de tener una experiencia estética o juicio del gusto.

Nada impide que en un futuro podamos dotar a los modelos de inteligencia artificial de algún soporte físico que se asemeje a nuestro modo de sentir. Hay quienes creen que la simulación de un equilibrio homeostático similar al nuestro, podría servir de base para crear protosentimientos en las máquinas. Sin embargo, estamos muy lejos de afirmar esta posibilidad.

Robot humanizado
La inteligencia artificial puede encontrar patrones y reproducirlos, pero no puede experimentar el sentimiento de belleza.

Otras teorías acerca de la belleza

Existen otros enfoques respecto al conocimiento de lo bello que sí podrían cuadrar con la idea de que un modelo algorítmico pueda comprender la belleza. Por ejemplo, para Hume, nuestro conocimiento de lo bello surge a través de un conjunto de reglas derivado de la experiencia. Esto nos permitiría afirmar que la inteligencia artificial puede tener algún conocimiento de lo bello, al menos en un sentido empírico.

La comparación de aquellos objetos que son considerados bellos por los humanos y el reconocimiento de los patrones que en estos subyacen da lugar a la creación de obras dignas de admiración. Sin embargo, esta forma de belleza está lejos de lo que Kant creía que debemos considerar para juzgar algo como bello.

Te podría interesar...
Inteligencia estética: la capacidad de percibir lo bello
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Inteligencia estética: la capacidad de percibir lo bello

La inteligencia estética nos propone un mejor entendimiento de lo qué es la belleza y la influencia que tiene en nuestras vidas



  • Álvarez, W. (2018): Técnica y conformidad a fin en la estética kantiana. Praxis Filosófica, (45), 29–55. https://doi.org/10.25100/pfilosofica.v0i45.6052
  • Berger, L. (2018): “Can Artificial Intelligence know about beauty? – A Kantian approach” en Journal of Artificial Intelligence Humanities 2. 99. 119-143
  • Hadjeres, G., Pachet, F. & Nielsen, F.. (2017). DeepBach: a Steerable Model for Bach, Chorales Generation. Proceedings of the 34th International Conference on Machine Learning, in Proceedings of Machine Learning Research 70:1362-1371 Available from https://proceedings.mlr.press/v70/hadjeres17a.html.
  • Kant, I. (2012): Crítica del discernimiento (o de la facultad de juzgar), Alianza editorial.
  • Man, Kingson/Damasio, Antonio (2019): “Homeostatsis and Soft Robotics in the Design of Feeling Machines”. In: Nature Machine Intelligence 1. Nr.10. pp. 446–452

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.