En la otra cara del acoso escolar también hay héroes que luchan por sus convicciones - La Mente es Maravillosa

En la otra cara del acoso escolar también hay héroes que luchan por sus convicciones

Alicia Garrido Martín 30, Marzo 2017 en Psicología 556 compartidos
Niño luchando contra el bullying

El acoso escolar es una lacra que ha estado silenciada durante muchos años. Se ha tapado de muchas maneras. “Son cosas de niños”, “Los niños, ya sabes, a veces pueden ser crueles”, “Es que esa chica es muy rarita…”.

Los propios niños o adolescentes han acabado viendo como algo normal que haya una especie de chivo expiatorio en sus clases. Es como una “ley” social silenciada. Siempre hay alguien que acaba siendo blanco de toda la ira y la crueldad. Crueldad que muchas veces no se considera así desde dentro. Se normaliza, e incluso se manipulan argumentos para que parezca lógica.

Si intentamos ir más allá de estas conductas superficiales podemos entender qué procesos se están dando para que esto se mantenga en el tiempo. Todo es algo más instintivo de lo que parece. El instinto de supervivencia. Piensa que el colegio muchas veces acaba representando esa jungla donde uno lucha por su propia vida.

El acoso escolar y el instinto de supervivencia

Uno lucha por no ser alcanzado por aquellos animales fieros que habitan en nuestro entorno. Muchas veces esa lucha pasa por aliarse con ellos. Si yo me alío con ellos, con toda seguridad garantizo mi supervivencia. Pierdo mi esencia y me pierdo a mí mismo por aliarme con aquellos a los que temo, pero a cambio sobrevivo.

Y es que la supervivencia en el colegio o en los institutos es una prioridad para cualquier alumno. Aquí es donde aparecen las múltiples disonancias cognitivas que tenemos los seres humanas tantas veces. Cuando en nuestra cabeza hay algo incongruente (pensamos una cosa pero hacemos otra) e intentamos convencernos de que si lo hacemos es porque tenemos motivos para ello.

Niño víctima de Bullying

Nos autoengañamos. Nos tropezamos con nuestras propias piedras. Si empiezo a reirme y a hacer bromas pesadas a Pepita es porque Pepita es muy rara y “lo está pidiendo a gritos”. Total, si todos se ríen de ella, ¿qué más da una persona más? Este es el hilo de pensamiento de muchos niños y adolescentes que empiezan a participar en este triste “juego” de supervivencia.

Visibilizar a los héroes que defienden a sus compañeros es un éxito asegurado

Como ya sabemos, cuantas más personas participen de ello, tanto más doloroso es para quien lo sufre. Aquí, a medida que la cantidad aumenta el dolor también. Por ello es tan importante que se visibilice a esos pequeños héroes, que lejos de temer a los “malos” y unirse con ellos luchan contra ellos. Lo hacen porque cuentan con principios y valores tan arraigados que les impiden actuar con maldad y desprecio hacia sus iguales.

Son conscientes del daño que se está haciendo y no quieren participar de él. No lo silencian. Defienden al compañero. Buscan apoyos. Aumentan la red de protección de su igual. Se arriesgan por sus convicciones acerca del respeto, la justicia y el amor hacia el igual que no ha hecho nada para merecer tal castigo.

mirada adolescente

Por todo ello son tan importantes las campañas que se están haciendo en los medios de comunicación acerca del Bullyng. Señalan y hacen visible los comportamientos de acoso que se dan en muchos centros, al mismo tiempo que se les ofrecen a niños, padres y educadores ejemplos en los que se pueden fijar para que no sean espectadores pasivos de las agresiones. Ejemplos que dan los pequeños héroes cuando arriesgan su “supervivencia” en favor de sus convicciones.

Justicia, amor y respeto: los tres ingredientes necesarios para combatir al acoso escolar

El amor gana al odio. La justicia es la bandera de su comportamiento. Visibilicemos a estos niños y adolescentes, porque solo de esta manera se podrá ver la otra cara de esta triste tragedia. En la medida en que la sociedad premia a estos pequeños defensores de sus iguales vamos a dar ejemplo a todos los niños que actúan sin saber cuáles son sus motivaciones.

El problema aparece cuando no se visibilizan las buenas actitudes. Cuando el silencio llega a la otra cara de la moneda. Eso supondría una perdida enorme de potencial. No podemos permitirnos dejarnos ganar por el odio y el prejuicio. Visibilicemos el cariño de estos chicos hacia sus compañeros y evitemos que las escuelas sean lugares en los que sobreviven aquellos que se ponen de parte del que agrede. Premiemos la brutal valentía que están demostrando con su actitud. Cuantos más héroes haya, más difícil será acosar a ninguna persona.

Alicia Garrido Martín

Psicóloga humanista y habitante de este mundo. Amante de todo lo que ayude a expresar lo que el corazón siente y grita. La música, el dibujo y la escritura son mis vehículos favoritos para satisfacer esta necesidad.

Ver perfil »
Te puede gustar