La regulación emocional en los trastornos de la conducta alimentaria - La Mente es Maravillosa

La regulación emocional en los trastornos de la conducta alimentaria

Laura Reguera 30 octubre, 2017 en Psicología clínica 0 compartidos
Mujer con anorexia r

Tal vez nunca te hayas parado a pensar en ello, pero no todos tenemos la misma habilidad para reconocer, aceptar y regular nuestras emociones. Ahora que lo he puesto sobre la mesa, ¿a que sí eres capaz de pensar en alguien que rara vez reconozca que algo le molesta?

O que le resulte difícil manejar sus emociones negativas, tanto que la mayoría de personas que la conocen saben que tiene un problema con la ansiedad o la tristeza. Puede que tú mismo te estés viendo ahora reflejado en estos rasgos. La realidad es que reconocer, aceptar y regular nuestras emociones son capacidades que influyen de forma notable en los distintos trastornos psicológicos, incluidos los de la conducta alimentaria… ¡Descubre el por qué!

¿Cómo es la regulación emocional en los trastornos de la conducta alimentaria?

En primer lugar, hay que destacar que la regulación emocional en los trastornos de la conducta alimentaria es diferente a la de las personas que no sufren patologías psicológicas, según diversos estudios científicos. Por un lado, se ha encontrado que presentan mayor alexitimia. Es decir, tienen más dificultades para identificar y describir los sentimientos. Como es lógico, cuando uno no sabe reconocer las emociones que siente, va a tener más problemas para elegir la mejor estrategia que le permita regularla.

Me explico: si no nos damos cuenta de que estamos enfadados, ¿cómo vamos a hacer algo para que esa ira disminuya? Complicado, ¿verdad? Pues esto es uno de los problemas que tienen de regulación emocional en los trastornos de la conducta alimentaria. Pero a esto hay que añadir otro hándicap: el uso de estrategias inadecuadas para reducir el malestar. Es decir, cuando son conscientes de que se sienten mal, no se “manejan” en este estado de forma adaptativa.

Manos con cinco magdalenas de chocolate

Por el contrario, tratan de manejar esas emociones mediante el escape, la evitación o la negación. Estas conductas lo que provocan en realidad es un efecto rebote, dando lugar a una cronificación de sus emociones negativas. Veamos un ejemplo: cuando una persona con esta problemática se siente mal porque piensa que si come va a engordar, trata de manejar esa ansiedad restringiéndose la comida. A corto plazo, va a conseguir que ese malestar disminuya.

Pero a la larga va a producir que cada vez le generen más emociones negativas cantidades más pequeñas de comida, por lo que a la mínima el malestar será progresivamente mayor. Este círculo vicioso se observa también con los atracones: la persona come porque se siente mal, pero luego se tortura a sí misma por la sobreingesta, por lo que trata de purgarse, lo que le lleva de nuevo a experimentar emociones negativas porque sé que eso que hago está mal.

¿Por qué es importante mejorar la regulación emocional en los trastornos de la conducta alimentaria?

Después de lo explicado hasta ahora, está claro el papel que juega la regulación emocional en los trastornos de la conducta alimentaria y la necesidad de mejorarla. Por un lado, es importante cambiar la restricción de los alimentos o los atracones (y consecuentes purgaciones) por otras estrategias de afrontamiento y manejo emocional más adaptativas (mejores para la persona que las emplea).

Pero no solo hay que trabajar esto para que mejoren las conductas patológicas que se llevan a cabo cuando uno padece esta enfermedad. La realidad es que ser capaces de aceptar, identificar y expresar nuestras emociones nos beneficia a nivel global, produciendo una sensación de bienestar físico y mental.

Espalda de mujer con anorexia

Además, ser capaces de regular nuestras emociones negativas de forma adecuada, mediante estrategias de afrontamiento adaptativas, va a hacer que los niveles de ansiedad, tristeza e ira que sintamos disminuyan. De hecho, se ha encontrado que trabajar la regulación emocional en los trastornos de la conducta alimentaria mejora notablemente su pronóstico.

Imágenes cortesía de Olenka Kotyk, Nordwood Themes y Jairo Alzate.

Laura Reguera

Psicóloga clínica habilitada para el ejercicio de la psicología sanitaria, de orientación cognitivo-conductual, apasionada de mi profesión, y que trata siempre de aprender y crecer como profesional de la salud y el bienestar tanto emocional como mental

Ver perfil »
Te puede gustar