La relación entre las personas narcisistas y las personas complacientes

29 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
Uno de los efectos de crecer en una familia narcisista es que esos niños se conviertan el día de mañana en adultos complacientes. El anhelo por recibir afecto les aboca hacia esas conductas tan debilitantes. Lo analizamos a continuación.
 

Unos pasan por encima de tus derechos y solo buscan obtener un beneficio de ti. Otros dejan a un lado sus necesidades y solo aspiran a satisfacerte, a darte lo que requieras en cada momento. Las personas narcisistas y las personas complacientes esconden una curiosa relación, un singular pero determinante vínculo del que no siempre somos conscientes.

Si hay una auténtica experta en este tema es la doctora Marie-France Hirigoyen. Psiquiatra y especializada en acoso psicológico, hay algo relevante que nos dejó entrever en su ya mítico libro publicado en 1983, Los narcisos han tomado el poder. Ya, en ese momento, nos advirtió de que la personalidad narcisista está colonizando muchos de nuestros escenarios sociales: la política, la empresa, las finanzas…

Ahora bien, junto al propio narcisista siempre va también la persona complaciente. El uno es el reverso del otro, a menudo se retroalimentan y, en gran parte de las ocasiones, el segundo es víctima del primero. Es un tipo de vínculo tan destructivo como silencioso, un aspecto del cual es necesario hablar un poco más para tenerlo presente.

Hay sufrimientos invisibles sobre los que es importante poner un poco de luz.

Chica representando a las La relación entre las personas narcisistas y las personas complacientes
 

Las personas narcisistas y las personas complacientes ¿cómo se relacionan?

Hay un hecho realmente llamativo: las consultas psicológicas están llenas de personas complacientes. Sin embargo, alguien con un perfil narcisista rara vez solicitará ayuda porque, como bien podemos imaginar, no ve problema alguno en su comportamiento o en lo que sucede a su alrededor.

Las primeras, por su parte, llegan con una autoestima bajo mínimos y con la angustia de no ser lo bastante buenos para los demás.

Estos hombres y mujeres no siempre son conscientes de que su eterna necesidad por hacer felices a otros pasando por alto los propios derechos y necesidades tiene su origen, muy a menudo, en su historia personal con un narcisista. Analicémoslo con detalle.

Los hijos de familias narcisistas acaban siendo adultos complacientes

Elam Golomb, psicóloga clínica y profesora de la Universidad de Nueva York, es una referente en el estudio de los efectos de la crianza por parte de progenitores narcisistas. Su trabajo de investigación titulado Atrapado en el espejo: hijos adultos de narcisistas nos ofrece varios datos sobre este campo.

En dicha investigación, se advierte que uno de los efectos de crecer en un entorno narcisista es llegar a la edad adulta convertido en una persona complaciente.

  • Los padres y madres narcisistas siempre anteponen sus necesidades a las de sus hijos. Poco a poco, los niños aprenden a sacrificar y callar sus anhelos, sus opiniones y, por supuesto, sus necesidades. Esta tendencia se mantendrá años después.
  • En estos entornos rige el control extremo. Los hijos acaban interiorizando esas normas, de manera que asumen de forma muy temprana que el único modo de ser aceptado o reconocido es cumpliendo todo aquello que otros les demandan.
 
  • Asimismo, las familias narcisistas siempre tienen algún problema no resuelto, alguna carencia que les genera rabia y frustración. Los hijos acaban actuando como rescatadores para calmar esas situaciones. Saben que las cosas van mejor si sus progenitores están satisfechos.
  • Crecer en una familia en la que alguno de los miembros es narcisista, inocula en el niño la creencia de que no es amado. Ello les aboca a tener que esforzarse mucho y realizar determinadas cosas para recibir alguna migaja de afecto o reconocimiento. Esta tendencia se mantiene en las edades adultas, convirtiéndose en perfiles claramente complacientes.
Chica pensando en la relación entre las personas narcisistas y las personas complacientes

Parejas afectivas: el narcisista y el complaciente, un vínculo de eterno sufrimiento

Las personas narcisistas y las personas complacientes se atraen o más que atraerse se complementan. Sin embargo, ese lazo de conexión configura la forma de unos grilletes, de un cerrojo con el cual, el amor se convierte en dependencia y sufrimiento. Ahora bien… ¿cómo se explica esa forma de atracción?

  • Las personas complacientes se  sienten realizadas al satisfacer las necesidades del narcisista. Se ven a sí mismos como rescatadores, como salvadores de ese alguien que se deja «alimentar» y cuanto más, mejor. Al fin y al cabo, están repitiendo una vez más el patrón que aprendieron en su infancia.
 
  • Por su parte, el narcisista se siente reforzado al tener a su lado a alguien con este tipo de personalidad. Gracias a eso, obtiene poder, refuerzo, admiración, atenciones, elogios…
  • La baja autoestima de los complacientes los convierte en blancos perfectos del narcisista. Son manejables y suelen conformarse con muy poco. Además, no podemos olvidar las hábiles dotes del narcisista para engañar: aparecen con aire deslumbrante, con ese don de gentes y esa resolución que cautiva casi de inmediato al complaciente, quien no duda en ver ese perfil a alguien perfecto.
  • Tanto los narcisistas como las personas complacientes necesitan afecto. Son, en realidad, absolutos mendigos del amor; tanto el uno como el otro. El narcisista lo necesita para reforzar su ego dadas sus elevadas carencias y el complaciente lo anhela para sanar sus heridas. Tristemente, estas relaciones no suelen prosperar y lo común es que queden aún más fracturados.

Para concluir, estamos ante dos radiografías psicológicas de la personalidad que rara vez se sentirán felices o realizadas en sus vidas. Mientras unos no son conscientes de los dañinos efectos de su conducta, los otros, por su parte, no advierten que no hay nada tan lesivo como intentar dar a otros aquello de lo que uno carece: amor propio, autoestima, seguridad…

 

 

  • Crocker, B. (2009). The children of Narcissus exploring the development of existential traumaProQuest Dissertations and Theses. Pacifica Graduate Institute, Ann Arbor. Retrieved from http://search.proquest.com/docview/275848898?accountid=14553
  • Golomb, E. (1992). Trapped in the mirror: Adult children of narcissists in their struggle for self. William Morrow & Co, Inc271.