Las 5 libertades de Virginia Satir para fortalecer la autoestima - La Mente es Maravillosa

Las 5 libertades de Virginia Satir para fortalecer la autoestima

Gema Sánchez Cuevas 21 mayo, 2018 en Autoestima 0 compartidos
Mujer haciendo un corazón con las manos para representar las libertades de Virginia Satir

Querernos es una de las tareas pendientes para la mayoría de nosotros. Valorarnos, apreciarnos y tratarnos con cariño no deberían ser aspectos secundarios en nuestra rutina, sino que tener presentes en nuestro día a día. Priorizarse es fundamental si queremos alcanzar el bienestar tanto emocional como social. 

Solo cuando nos tratamos con respeto y dignidad somos capaces de exprimir todo nuestro potencial y a su vez, de construir vínculos sanos y fuertes con los demás. El autoconocimiento es la llave para conectar profundamente con los demás. Ahora bien, ¿cómo encontrar esa llave? ¿Qué podemos hacer para comenzar a querernos?

Las 5 libertades de Virginia Satir nos ayudarán a ello. Un conjunto de poderosas afirmaciones elaboradas para iniciar un proceso de desarrollo personal que tiene como objetivo fortalecer la autoestima. Profundicemos.

La libertad de ser

“La libertad de ser y escuchar lo que está aquí, en lugar de lo que debería ser, fue o será”.
Compartir

Esta primera de las libertades de Virginia Satir está conectada con la importancia de ser auténticos y de vivir el presente, en lugar de estar navegando por las profundidades del pasado, las corrientes futuras o incluso por los entresijos de la idealización y las proyecciones externas.

Mujer feliz al aire libre

Nuestra mente puede llevarnos por muchos caminos, algunos de ellos nos esclavizarán a través de la culpa y harán que perdamos el tiempo y otros crearán realidades ficticias que nos atraparan porque justamente nos muestran aquello que deseamos. Ahora bien, de nosotros depende hacia dónde dirigir nuestra mirada y cómo realizar nuestro rumbo… 

La clave está en establecer una conexión profunda con nosotros mismos. Si lo hacemos, los fantasmas del pasado desaparecerán, al igual que los temores futuros y los ideales. Solo así seremos capaces de focalizar nuestra atención en el presente para fluir y ser nosotros mismos, libres de filtros, máscaras y distracciones.

La liberta de decir lo que uno siente y piensa

“La libertad de decir lo que uno siente y piensa, en lugar de lo que uno debería sentir y pensar”.
Compartir

En la mayoría de los casos, tememos que nuestras palabras y pensamientos no sean los adecuados, que no obtengamos la aprobación de los demás o que simplemente los hagamos daños. Por esta razón, acabamos por expresar mucho menos de la mitad de lo que sentimos y pensamos. 

De esta forma, nos disfrazamos y en lugar de crear relaciones auténticas, construimos vínculos inestables y de falsa modestia. Es una doble traición, primero a nosotros mismos por rechazarnos y segundo a los demás por ocultar quienes verdaderamente somos. Ahora bien, no olvidemos que también podemos optar por no decir nada, siempre y cuando sea una decisión personal y no impuesta desde el exterior o para decir lo que los otros esperan escuchar.

No hay nada de malo en expresar nuestros sentimientos y creencias, siempre y cuando lo hagamos desde el respeto y la responsabilidad emocional. De hecho, es lo más recomendable si queremos que los demás nos conozcan y nos acepten por como somos y si deseamos crear vínculos nobles con ellos.

La libertad de sentir

“La libertad de sentir lo que uno siente, en lugar de lo que uno debería sentir”.
Compartir

Esta es una de las libertades de Virginia Satir que quizás más nos pueda costar, ya que nadie nos ha enseñado cómo identificar aquellos que sentimos. En primer lugar hay que tener presente que todas y cada una de nuestras emociones son válidas, no hay que reprimirlas ni bloquearlas, de lo contrario no profundizaremos en el maravilloso arte de conocernos.

Una vez que sabemos que somos libres de vivir y experimentar cada una de las emociones que podamos sentir es importante entrenarse para identificar el lenguaje emocional. Porque en ocasiones, la tristeza se esconde tras el miedo o este quien se expresa a través de la ira. Lo importante es escucharlas, centrarse en cómo nos sentimos para conocer a cada una de ellas y más tarde poder gestionarlas.

El mundo emocional que cada una de nosotros albergamos en nuestro interior es un mapa que no solo nos ayuda a nosotros a descubrir quiénes, sino también a los demás. Porque si no sabemos cómo se sienten los otros, difícilmente podremos responderles de forma adecuada en la relación que hayamos establecido y viceversa.

Corazón dibujado en el cristal de una ventana para representar el amor platónico

La libertad de pedir

“La libertad de pedir lo que uno quiere, en lugar de esperar el permiso para hacerlo”.
Compartir

No podemos estar esperando a que las oportunidades y las personas llamen a nuestra puerta, tampoco podemos conformarnos con todo lo que suceda o no. Tenemos libertad para elegir y para pedir. 

A menudo, las personas con baja autoestima suelen actuar una vez que se les concede el permiso para ello, fruto de su inseguridad. Es como si no pudieran decidir por ellas mismas porque alguien les ha privado de ese derecho. Y aunque probablemente en su infancia alguien les haya hecho sentir así, nunca es tarde para despertar y alzar la voz por uno mismo, para hacerse visible. 

Una vez que sabemos quiénes somos, qué sentimos y cómo expresarlo, el siguiente gran paso es expresar lo que uno quiere para luego, dirigirse en su búsqueda y tomar riesgos.

La libertad de correr riesgos

“La libertad de correr riesgos por tu propia cuenta, en lugar de elegir solo lo que es “seguro” y no arriesgarse”.
Compartir

La última de las libertades de Virginia Satir tiene que ver con correr riesgos, con salir de esa zona de confort que a veces a pesar de ser incómoda actúa como refugio.

Si queremos crecer, si queremos avanzar la única opción posible es actuar y por supuesto, responsabilizarse de las consecuencias derivadas de nuestros actos. Solo así podremos asumir lo sucedido y aprender de ello. Mientras no abandonemos esa sensación de seguridad y nos enfrentemos cara a cara con la incertidumbre es imposible que sigamos conociéndonos.

Como vemos, las 5 libertades de Virginia Satir con un canto al amor propio. Un conjunto de afirmaciones que nos invitan a reflexionar sobre cuánto nos valoramos y cómo de auténticos somos con los demás.

Gema Sánchez Cuevas

Psicóloga, docente, editora y redactora. Mi pasión es la psicología, mi motor la curiosidad y mi arma la escritura. Todos tenemos recursos para el cambio, ¿comenzamos a buscarlos?

Ver perfil »
Te puede gustar