Las mejores frases de Lewis Carroll

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 16 marzo, 2019
Edith Sánchez · 16 marzo, 2019
En las frases de Lewis Carroll descubrimos que la realidad y la fantasía no son dos dimensiones excluyentes. Ambas se combinan en nuestra mente y dan como resultado lo que somos, lo que soñamos y lo que podemos lograr.

A través de las frases de Lewis Carroll, descubrimos que el mundo y la vida son tal y como queremos verlos. Tan mágicos como nuestra imaginación lo decida o tan crudos como nuestro realismo lo señale. Realidad y fantasía son dos caras de la misma moneda.

La vida de Lewis Carroll fue un tanto misteriosa. Se sabe que sufrió siempre a causa de la tartamudez que lo marcó desde la infancia. También que probablemente fue víctima de abuso sexual en uno de los colegios donde estudio. Así mismo, en alguna ocasión fue acusado incluso de ser el hombre detrás del personaje “Jack el destripador”.

Nada de eso ha sido comprobado. Lo que sí se sabe es que se trataba de un brillante matemático, apasionado por la fotografía y practicante ocasional del oficio de mago. También un maravilloso escritor, dotado de una imaginación única. Estas son algunas de las frases de Lewis Carroll que nos han quedado como legado.

Yo, señor, en realidad no sé quién soy en este momento, aunque esta mañana lo sabía muy bien cuando me levanté, ¡pero he cambiado tantas veces desde entonces!”.

-Lewis Carroll-

Una de las frases de Lewis Carroll sobre la memoria

El tiempo y la memoria son algunos de los temas recurrentes en las frases de Lewis Carroll. No las aborda desde su dimensión objetiva, sino desde lo que representan para el ser humano. Por eso sorprende con su perspectiva.

Una de sus afirmaciones al respecto dice: “¡Qué pobre memoria es aquella que solo funciona hacia atrás!”. Habla acerca de la diferencia entre evocar y aprender de la experiencia, o entre recordar y proyectarse hacia adelante.

Mujer pensando en el futuro

Un secreto de la vida

Esta es una de esas frases de Lewis Carroll que enuncia de una manera muy sencilla, una verdad de a puño. Señala: “Uno de los secretos de la vida es que lo que realmente vale la pena es lo que hacemos por lo demás”.

Al final del día, lo único que queda es lo que somos capaces de darles a los otros. Los bienes materiales y las personas se acaban o se van en algún momento. Pero la incidencia positiva en la vida de los demás siempre deja un eco duradero tras de sí.

Una regla eficaz

Esta es una fantástica frase que se ajusta de maravilla a todas aquellas situaciones en las que buscamos dejar atrás una de esas cargas a las que nos unen lazos complicados de romper. Dice así: “La regla es mermelada mañana y ayer, pero nunca hoy”.

Es un juego de palabras que marca una regla fabulosa, sin ese peso psicológico de los mandatos. Permite acceder a “eso” en el pasado y en el futuro, pero no en el presente. Una bella manera de dejar atrás fenómenos que no nos hacen bien.

El tiempo y la eternidad

Esta es una de las frases de Lewis Carroll más citadas. Corresponde a un diálogo entre el conejo y Alicia, en el marco de Alicia en el país de las maravillas. Dice así: “-Alicia: ¿Cuánto tiempo es para siempre? -Conejo blanco: A veces, solo un segundo”.

Nuevamente aquí aparece el tema del tiempo y de su infinita relatividad. Es cierto que hay instantes que cambian toda una eternidad. Un hecho de larga duración no necesariamente es el que más perdura en términos de impacto.

No saber a dónde ir

Esta es una frase que nos habla acerca del rumbo que le damos a nuestras acciones en el día a día. Del sentido o la dirección que le otorgamos a nuestra vida. Dice: “Si no sabes hacia dónde te diriges, cualquier lugar te llevará”.

La afirmación sugiere que de un modo u otro siempre llegamos al lugar a donde queremos ir. Lo que sucede es que no siempre somos conscientes de ello. Así que no importa cuál sea el camino que tomemos, vamos a llegar allí a donde nuestro corazón se dirige.

Solo se trata de caminar

En una de sus obras, Lewis Carroll escribe: “¡Oh! Siempre llegarás a alguna parte si caminas lo suficiente”. Es una frase que nos ofrece una visión optimista del camino y que destaca la importancia de ser perseverantes.

La frase es una llamada a no quedarnos estáticos en un punto. Si seguimos caminando, es decir, si continuamos avanzando, moviéndonos, evolucionando, tarde o temprano esto nos va a llevar a un punto en el que realidad y deseos dejen de ser disonantes.

Pies de una mujer mientras camina

Encontrar el camino

Esta es otras de esas frases de Lewis Carroll que nos habla acerca de los múltiples caminos que cada quien puede tomar en la vida. Dice: “Solo unos pocos encuentran el camino, otros no lo reconocen cuando lo encuentran, otros ni si quiera quieren encontrarlo”.

En la vida cotidiana comprobamos que es así. No son muchas las personas que se sienten plenamente conformes con la vida que han elegido. La mayoría renuncian a luchar por lo que desean o simplemente renuncian a ser ellos mismos.

Lewis Carroll es uno de esos escritores que nos lleva a habitar un mundo en el que la fantasía se confunde con la realidad. Lo más interesante de su punto de vista es precisamente que nos brinda esa posibilidad de relativizar la realidad y mirarla desde otra perspectiva.

  • Wilson, R. J., & Cantera, G. (2009). Lewis Carroll en el país de los números: su fantástica vida matemática (un desatino en ocho arrebatos). Turner.