Libera tu mente

Cristina Pérez · 8 octubre, 2012

El cerebro es una máquina muy poderosa, no te imaginas la gran fuerza que tiene. Úsala a tu favor, libera tu mente de cosas que te perjudican.

Los animales no tienen el poder de pensar ni de preocuparse, no recuerdan el pasado ni piensan en el mañana. Viven el presente en su totalidad, aprovechando cada minuto, viviéndolo al máximo. Los humanos tenemos el poder de razonar, de acordarnos de los tiempos pasados, de preocuparnos por el futuro. En teoría somos unos grandes privilegiados, pero también la mente nos puede jugar una mala pasada y nos puede arrebatar la felicidad si no la liberamos de todo lo que no es necesario. ¿Cómo conseguirlo?

1. No dejes que tus pensamientos se vayan al pasado

Cuántas veces le damos vueltas al pasado, nos acordamos de errores que cometimos, pensamos que igual si hubiéramos tomado otras decisiones ahora nos irían mejor las cosas. Pensar en el pasado nos puede estancar, el pasado quedó atrás y ya por muchas vueltas que le demos nada va a cambiar.

Mujer con mente abierta

 

 

Trata de darle un enfoque positivo a tu pasado, cada uno hemos hecho lo que hemos podido y aunque hayamos cometido errores, hemos aprendido de ellos. Tendemos a pensar que nos hubiera ido mejor si hubiéramos tomado otras decisiones, pero no es así, en realidad también nos podía haber ido mucho peor. Como no podemos adivinar lo que hubiera pasado, lo mejor es que miremos hacia adelante. Libera tu mente de tu pasado.

2. Libera tu mente evitando preocuparte por el futuro

Está bien que pienses en el futuro para tomar algunas decisiones, pero el futuro tampoco puedes predecirlo. La vida da muchas vueltas y no se puede saber como te irá. Lo mejor es vivir el presente porque es el único momento que puede ser vivido.

Vive el momento porque ningún minuto que pase se podrá recuperar, el pensamiento y la preocupación solo sirven para paralizar, así que empieza a valorar y a apreciar todo lo que hay a tu alrededor. Recuerda que cuando estás pensando en el pasado o el futuro te estás perdiendo el presente, dejas de vivir el “ahora” para pensar en otros tiempos.

La única vida que puede ser vivida es la que tienes aquí y ahora. Aprovecha cada instante de tu vida, abre los ojos y fíjate en todo lo que te rodea, disfruta de las pequeñas cosas.

3. Despréndete de etiquetas, tradiciones, creencias y normas

Libera tu mente y no la encierres con los programas que te han ido inculcando a lo largo de la vida. Por ejemplo, la tradición dice que para ser “normal y válido” tienes que casarse, formar una familia, estudiar una carrera, etc… Y si no sigues esas tradiciones eres el rebelde, la oveja negra de la familia. Muchos, sin darse cuenta, siguen normas regidas por la sociedad. Hay que escucharse a uno mismo sin intermediarios. Haz con tu vida lo que quieras, no tienes que seguir ningún patrón, las respuestas están dentro de ti.

 

Mientras no perjudiques a nadie, tu vida es tuya y eres el dueño de ella. Toma las decisiones que más feliz te hagan, no caigas en la trampa de seguir un modelo inculcado. También en la publicidad y consumo nos intentan hacer creer que tenemos una necesidad para que compres su producto, te harán sentir que necesitas tener el último modelo de móvil, de portátil, de equipo musical, etc.

Y si no lo tienes te podrían hacer sentir como que estás fuera de la sociedad moderna. Una persona que libera su mente no necesita dar una imagen de cara a otros. No le importa si tiene lo último en novedades electrónicas, ni si su ropa es de una marca determinada, simplemente hacen lo que de verdad les apetece, sin seguir a la manada.

La vida es lo que sucede mientras estás esperando a que pase algo grande, vívela ahora y no dejes que tu mente te distraiga.