Lleva esto en tu mente: todo pasa, todo llega y todo cambia - La Mente es Maravillosa

Lleva esto en tu mente: todo pasa, todo llega y todo cambia

Raquel Aldana 30, Diciembre 2015 en Psicología 81664 compartidos
Hojas que vuelan simbolizando que todo pasa

No importa cuánto dolor estés pasando, siempre debes recordar que cada cosa que nos sucede tiene su tiempo y su ritmo, y que al final todo pasa, todo llega y todo cambia.

Para que esto suceda nos hace falta paciencia, tiempo y reflexión, lo cual no es que sea fácil de conseguir, sino que tampoco es imposible. Entonces llegará el día en el que recordar lo que sucedió será solo una anécdota con un gran aprendizaje.

Absolutamente todo lo que nos ocurre tiene un principio y un fin, por lo que si acontece algo negativo, no desesperes aunque te turbe. Todo pasa. Y si estás en una etapa reconfortante recuerda que debes aprovecharla al máximo para mantener un buen recuerdo.

Niña volanco con un globo demostrando que todo pasa

Todo pasa, pero hay que tener paciencia

A quien tiene paciencia, nada le falta. Entre otras cosas porque su meta es avanzar y exprimir el recorrido que ayuda a devorar experiencias, a asumir cambios y a no permitir que se escape el presente.

Todos hemos anhelado en algún momento que las agujas del reloj corriesen más o que las hojas del calendario se desplegasen con premura. Sin embargo, con el paso del tiempo nos obligamos a reflexionar sobre la trascendencia de lo que nos ocurre y de lo que queremos hacer que suceda. En este sentido, hay un proverbio chino que encierra una enseñanza altamente terapéutica:

Si una cosa tiene solución, ¡para qué preocuparse!, y si no tiene ya solución, ¡para qué preocuparse!
Compartir

Mujer en una barca pensando todo pasa

Siempre habrá algo que permanecerá

Lo cierto es que aunque todo pasa, siempre habrá algo que permanecerá sobre aquello que ha sucedido. Casi siempre los aprendizajes de las circunstancias que nos toca vivir impregnan parte de lo que podemos llamar esencia.

Nuestra esencia va acumulando aquellas transformaciones que se nos presentan. Asimismo, debemos usar esto a nuestro favor para mantener el equilibrio entre pasado, presente y futuro.
Compartir

Cuando nuestras preocupaciones son excesivas y la tensión acompañante resulta casi insoportable, debemos repetirnos que todo pasa y todo cambia. ¿Cómo lo podemos hacer?

  • Ante acontecimientos o épocas angustiosos, debemos hacer por darnos cuenta de aquellos estímulos internos y eventos externos que nos generan ansiedad o angustia. Esto podemos conseguirlo intentando provocar una preocupación y analizando cómo lo hemos llevado a cabo.
  • Lo ideal es hacernos con estrategias de relajación con respiración u otro tipo de actividades que nos ayuden a centrarnos en el aquí y el ahora (por ejemplo, pintar de colores el estrés).
  • De esta manera minimizaremos las expectativas y las predicciones negativas, focalizando la atención en el momento presente. No podemos dejarnos llevar por las expectativas erróneas de eventos futuros.

¿Qué tipos de problemas es posible que tengamos que afrontar?

cabeza mecánica expresando el hecho de que todo pasa

No hay una solución mágica para cada problema, pero sí que podemos poner en marcha estrategias que nos ayuden a resolver nuestras preocupaciones de la mejor manera posible. Veamos en primer lugar qué tipo de preocupaciones podemos tener.

Preocupaciones inmediatas

Preocupaciones sobre conflictos con otras personas o sobre reparaciones que necesita nuestra casa. Este tipo de problemas son muy inmediatos y son atajables.

Podemos poner en marcha estrategias de solución de problemas. Para ello, a grandes rasgos:

  • Tenemos que prestar atención al problema asumiendo que los problemas son parte de la vida diaria y que es importante sentirnos capaces de hacerles frente, así como procurar no responder de manera impulsiva.
  • Es importante especificar qué influye en él y qué soluciones se nos ocurren para hacerle frente, sean o no disparatadas podemos contemplar todo en primera instancia. La cantidad de ideas genera calidad.
  • Debemos tomar decisiones en relación a las alternativas de solución que se nos han ocurrido, valorando pros y contras tanto a nivel emocional como de tiempo y esfuerzo.
  • Una vez que hayamos tomado la decisión más sensata, debemos ponerla en práctica. Si no resulta ser una buena solución, repetiremos el proceso.

Dientes de león significando que todo pasa

Preocupaciones no modificables

Son otro tipo de problemas o preocupaciones sobre cuestiones inmediatas que no son modificables, por ejemplo, la enfermedad de un ser querido o el estado del mundo.

En este punto tendremos que poner en marcha estrategias de autocontrol o de reevaluación positiva, por ejemplo.

Preocupaciones irracionales

Un ejemplo es el temor a que llegue el fin del mundo o a que podamos caer gravemente enfermos de repente y que no se basan en una realidad demasiado probable. Por ello se plantea que una posibilidad de descatastrofizar es razonando los argumentos que desmontan estos pensamientos de modo que veamos que son poco probables.

En cualquier caso, es importante que llevemos en nuestra mente la idea de que no hay nada permanente y que la vida en sí misma es muy cambiante. Debemos abogar porque transciendan los aprendizajes y no los errores o las tristezas.

No podemos detenernos a ahogarnos, sino seguir nadando para avanzar y no perdernos ningún paisaje.
Compartir
Raquel Aldana

La psicología no es solo mi profesión, es mi vida y mi pasión. Creo que comprender nuestras emociones nos ayuda a girar con el mundo y estoy convencida de que los pequeños detalles son los que marcan la diferencia.

Ver perfil »
Te puede gustar