Los psicólogos, personas que ayudan a traducir pensamientos y emociones

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 8 marzo, 2018
María Alejandra Castro · 8 marzo, 2018

Los psicólogos se encargan de estudiar el comportamiento de las personas. Ayudan a traducir pensamientos y emociones, ayudando a los demás a entender los problemas. Comprenden el significado de lo que les está transmitiendo el paciente.

Jaques Lacan, psicoanalista francés, propuso que el inconsciente está estructurado como un lenguaje. El inconsciente sería ese lugar donde se almacenan una buena parte de nuestros deseos, miedos y emociones. Así, según determinadas corrientes, los psicólogos serían los encargados de proporcionar a las personas que acuden a consulta los recursos suficientes para que puedan hacer conscientes esos aspectos inconscientes. Aquí te mostramos en qué consiste.

“No podemos cambiar nada sin antes comprender”.

-Carl Jung-

Cualidades para ayudar a traducir pensamientos y emociones

Los psicólogos cuentan con diferentes cualidades que les permiten traducir los pensamientos y las emociones de sus pacientes a un lenguaje que sea fácil de entender para ellos. Aquí te mostramos algunas de esas facultades:

  • Empatía. Es la capacidad de ponernos en el lugar del otro. Es más fácil para los psicólogos comprender por qué y cómo afectan los problemas al colocarse en la situación del paciente.
  • Comunicación. Paul Watzawick, un psicólogo austriaco, propone que la comunicación es la base de la relación que tenemos con los demás. El psicólogo, gracias a ella, sería capaz de traducir lo que el paciente piensa y siente.
  • Saber escuchar. Los psicólogos deben estar atentos a lo que los pacientes dicen, para no perder información importante.
  • Conocerse. Separar los problemas de los pacientes con relación a los suyos, para introducir la menor contaminación posible en la comunicación.

Mano de un psicólogo sobre la de su paciente para transmitir confianza y establecer rapport

El lenguaje no verbal

Los gestos, las expresiones, la voz y las posturas también hacen un relato de lo que nos sucede. Así, pueden declarar una información muy valiosa de la que no somos conscientes y que por lo tanto no introducimos en nuestro discurso.

Además, los pensamientos y emociones sufren las limitaciones propias del lenguaje para la comunicación. Para descifrarlos, los psicólogos observan a sus pacientes. Por ejemplo, la cara que ponen cuando se está hablando de un problema, la forma en la que se sientan o los cambios en la mirada.

El tono de voz es otro delator. Por ejemplo, ¿cambia la tonalidad de la voz cuando habla de ciertos temas? ¿Hace pausas? ¿Se queda en silencio? ¿Se le corta la respiración? ¿Aumenta o disminuye la velocidad al hablar? ¿Con qué volumen habla? Todos los aspectos que hemos enumerado son importantes, ya que ayudan al psicólogo a traducir las ideas, las representaciones de la realidad y los sentimientos de los pacientes.

¿Cuáles son las técnicas más frecuentes?

A continuación vamos a hacer una lista de las técnicas más frecuentes que utilizan los psicólogos en consulta:

  • Técnicas cognitivas. Aaron Beck, un psiquiatra estadounidense, propuso que hay una relación entre los pensamientos y sentimientos de una persona, y que estos se pueden reestructurar. El psicólogo los identifica y ayuda a reestructurarlos como forma de traducirlos en un lenguaje pertinente para el paciente.
  • El dibujo o la pintura. Hacen consciente lo inconsciente. Así, el psicoterapeuta, ayuda plasmar las ideas y emociones del paciente, cuando son difíciles de poner en palabras, y los interpreta.
  • A través del habla. El terapeuta va reconociendo los pensamientos y las emociones de las personas, cuando está hablando con ellas.

Psicólogo con paciente

  • A través del comportamiento. El terapeuta, tiene en cuenta cómo actúa el paciente durante la terapia y cómo describe su comportamiento fuera de ella. Por ejemplo, ¿se muestra agresivo, desinteresado, animado, muy emocionado?
  • El lenguaje no verbal. Los psicólogos en muchos casos ayudan a traducir pensamientos y emociones porque ponen mucha atención a cómo nos expresamos de manera no verbal. Miran el contenido, pero no se despistan del fondo, del marco. Es decir, teniendo en cuenta los gestos, la expresión facial y la postura del cuerpo.
  • Sacando a la luz el inconsciente. La mayoría de los psicólogos que defienden su existencia, piensan que inconsciente se manifiesta de diferentes formas, como los sueños, el arte, las equivocaciones al hablar o los olvidos. El psicólogo está atento a este tipo de acontecimientos, señalándoselos al paciente/cliente. Es él, en última instancia, quien les dará significado, si es que lo tienen.
  • Psicodrama. Se trata de una técnica creada por Jacob Levy Moreno en la que los pacientes representan/escenifican lo que les pasa. El psicólogo posteriormente ayuda al paciente a interpretar las representaciones, entendiendo que en ellas se han podido manifestar algunos de los contenidos de su inconsciente.

Los psicólogos en muchos casos actúan como una especie de espejo, señalando aquellas expresiones que han capturado en el paciente/cliente para que este las interprete. Por otro lado, pueden ayudar a la organización del discurso, dejando en todo momento que la iniciativa la lleve el paciente/cliente y actuando como una especie de bastón o sostén, de manera que el proceso no pierda continuidad. Es así como ayudan a traducir nuestros pensamientos y emociones, de manera que podamos intervenir conscientemente sobre ellos.