Loving Vincent, historia de un suicidio - La Mente es Maravillosa

Loving Vincent, historia de un suicidio

Camila Thomas 12 agosto, 2018 en Cine, series y psicología 0 compartidos
Vincent Van Gogh

Vincent Van Gogh es uno de los pintores más reconocidos del mundo. Su obra, al igual que la de pintores como Leonardo Da Vinci y Salvador Dalí, es conocida por miles de personas. La noche estrellada y sus girasoles son reimpresos en tazas y bolsos. Los hemos visto en internet y en televisión.

Su popularidad es la razón por la cual la película Loving Vincent ha tenido tanto éxito en taquilla. Estrenada en 2017, Loving Vincent es un largometraje animado sobre la vida y la misteriosa muerte del pintor. Dirigida por Dorota Kobiela y Hugh Welchman, cada uno de los fotogramas de la película es una pintura al óleo individual. Más de 125 pintores trabajaron sin parar durante años para hacer posible esta obra maestra.

La película está basada principalmente en investigaciones hechas por historiadores de arte en torno a la vida del pintor. Así, hoy nos preguntamos, ¿quién fue Vincent Van Gogh?

Vincent, un pintor poco convencional

Vincent Van Gogh nació en Holanda en el año 1853, en el seno de una familia protestante. Algunos podrían decir que en el momento de su nacimiento, Van Gogh ya nació adherido a un mal presagio. Vincent recibió el mismo nombre que hubiese llevado su hermano mayor: un niño que nació muerto exactamente un año antes. Durante su infancia, Van Gogh sería un niño reservado y taciturno, el mayor de seis hermanos.

Después de abandonar sus estudios, Vincent comenzó a trabajar en una compañía de comercio de arte. Mientras era aprendiz en Goupil & Co., uno de los comerciantes internacionales más importantes para la época, desarrolló su amor por la pintura.

Noche estrellada

La noche estrellada

A pesar de disfrutar mucho del contacto con el arte, el trabajo de comerciante no era para Van Gogh. En pocos años, su desinterés por el trabajo hizo que le despidieran. Después de su fracaso como comerciante, Van Gogh decidió dedicar su vida a la religión.

Mientras viaja por Holanda y Bélgica predicando el evangelio, Van Gogh desarrolla su visión artística. En este periodo comienza a pintar. Ya en sus primeros bocetos se pueden observar temas que a la postre serían recurrentes. Entre sus inquietudes artísticas se encuentra la vida en la pobreza, el campo, la naturaleza otoñal e invernal. Sobre todo, Van Gogh dedicó su pintura a la clase trabajadora: la vida obrera. Estos temas concuerdan con su formación como protestante.

Van Gogh fue un pintor increíblemente prolífico: a lo largo de su carrera pintó alrededor de 900 cuadros. Además, se le atribuyen por lo menos 1600 dibujos. Van Gogh pertenece a esa corriente artística llamada postimpresionismo. En este movimiento, lo más importante es captar el movimiento y la luz. En los cuadros de Van Gogh, los trazos son sueltos y están llenos de color.

Cartas a Theo

Buena parte de la información que tenemos de Vincent ha sido recolectada de su correspondencia. Vincent siempre fue un escritor empedernido. Theo, el hermano menor de Vincent, fue a quien estarían dirigidas la mayor parte de las cartas. Se conservan más de 600 cartas de Vincent a Theo, quien las conservó en perfectas condiciones.

Cuatro años menor que Vincent, Theo fue durante toda su vida un apoyo incondicional. Desde pequeños, Theo y Vincent desarrollaron una estrecha relación de amistad. Theo admiraba profundamente a su hermano mayor.

Por esta razón, al cumplir 15 años comienza trabajar en la misma compañía como marchante de arte. A diferencia de Vincent, el joven Theo permanecería en la compañía durante toda su vida. Este trabajo le dio la estabilidad económica que le permitiría financiar las ideas artísticas de Vincent.

Desde muy joven, Theo comenzó a enviar remesas a Vincent, quien jamás tuvo holgura económica. A partir de sus cartas, se puede observar que Vincent constantemente hacía peticiones a Theo. Theo fue amigo y mecenas, y su relación con Vincent fue tanto profesional como personal. Su amistad fue muy profunda, y ambos compartieron un amor incondicional.

Adiós, Van Gogh

Vincent Van Gogh muere en circunstancias muy sospechosas e inusuales. Tras dar un paseo por los alrededores del pueblo, el pintor regresó a casa con un disparo en el abdomen. Aunque sobrevive algunos días, Van Gogh fallece a causa de la pérdida de sangre y una posible infección. Theo viaja y puede ver a su hermano justo antes de su fallecimiento.

La siesta de Van Gogh

Aunque durante décadas se planteó la teoría de que Vincent se había suicidado, recientes investigaciones sugieren lo contrario. Por el ángulo del disparo, es poco probable que Van Gogh se hubiese disparado. Al mismo tiempo, había dos muchachos de vacaciones en el pueblo. Los hermanos Secretán eran revoltosos y les gustaba disparar a animales en el campo. Es muy posible que un disparo alcanzara al pintor, quien no hubiese querido delatar a los jóvenes.

Tras la muerte del pintor, el joven Theo cae en una profunda depresión. Parece como si las vidas de ambos hubiesen estado atadas. A pesar de tener un hijo pequeño y una esposa, Theo no logra recuperarse del golpe. Un año después de la muerte de su hermano, muere Theo Van Gogh.

Es la esposa de Theo quien se dedica a la tarea de recopilar las cartas entre ambos años después. Ella también conocía el oficio de marchante de arte. De esta manera, busca agrupar también todas las pinturas y dibujos que hizo Vincent.

Camila Thomas

Joven impetuosa, lectora incansable. Estudiante e investigadora.

Ver perfil »
Te puede gustar