Método Dan-sha-ri: la felicidad está en el orden

Este método explota los beneficios del orden, la sencillez y el minimalismo. ¿Te animarías a probarlo?
Método Dan-sha-ri: la felicidad está en el orden
Helena Sutachan

Escrito y verificado por la psicóloga Helena Sutachan el 26 noviembre, 2021.

Última actualización: 26 noviembre, 2021

Quizás quieras ser más ordenado, pero conseguirlo te cuesta un montón. Así, este artículo puede venirte bien, ya que te mostrará las ventajas de aplicar en tu vida el método Dan-Sha-Ri. Se trata de una forma de entender el orden no como una obligación, sino como un hábito que podemos cultivar y que puede potenciar nuestra felicidad.

Propuesto por la escritora japonesa Hideko Yamashita, el método Dan-Sha-Ri aboga por un estilo de vida minimalista, en el que nos sea posible alcanzar la felicidad transformando nuestra relación con los objetos. Esto implica sacar de nuestros armarios, cajones e incluso de nuestra propia vida aquello que no nos resulta completamente necesario. En otras palabras, esta práctica busca que nos reencontremos con la sencillez y la armonía tanto en nuestros espacios físicos como en nuestros pensamientos.

De acuerdo con la autora, Dan significa ‘energía vital’, aquella que se pierde cuando poblamos los espacios de objetos innecesarios, Sha se refiere a eliminar aquello que ya no usamos o que ya no nos es funcional y Ri apela a la necesidad de detectar y frenar el impulso de comprar todo aquello que nos seduce.

Este método haría la función de anticuerpo frente a la tentación de llenar nuestros vacíos personales con enseres que no necesitamos ni en el fondo anhelamos.

Mujer ordenando ropa

Las 5 reglas del método Dan-Sha-Ri

Para llevar a cabo esta práctica, tendríamos que tener de referencia cinco reglas. Es posible que al comienzo te parezcan complicadas, pero a medida que las vayas incorporando como un hábito a tu vida cotidiana, te resultará más sencillo aplicarlas y mantenerlas.

1. Regla de la ocupación

La primera regla se refiere a la importancia de dejar áreas libres por las que sea posible moverse, tanto tú, como los objetos.

Por ello, hay que intentar no llenar completamente los espacios, lo ideal es ocuparlos a un 80 %,  esto ayudará a evitar el estrés y la carga visual y facilitará la circulación del aire.

2. Regla del reemplazo

La segunda regla sugiere que solo debemos incorporar a nuestros espacios objetos que lleguen a sustituir a otros que han perdido su funcionalidad. Es decir, es una regla que obliga a pensar sobre la utilidad de todas nuestras cosas, así como también sobre los criterios que muchas veces utilizamos para justificar la adquisición innecesaria de nuevos objetos.

3. Regla de un toque

La tercera regla tiene ver con la forma en la que almacenamos los objetos en el hogar. De acuerdo con este método, es fundamental que ubiquemos nuestros útiles de forma fácil y accesible, evitando las cajas, las bandas elásticas, y cualquier otro mecanismo que obstaculice su uso. La idea es que podamos acceder a todo en nuestra casa en tan solo dos movimientos.

4. Regla de autonomía, libertad y facilidad de manejo

La cuarta regla propone que la forma más apropiada para organizar nuestros espacios es verticalmente. Este tipo de organización nos dará la sensación de orden, armonía y limpieza en el hogar.

5. Regla de la marcha automática

Por último, la quinta regla implica establecer un mecanismo automático de orden, incorporar esta práctica como un hábito. Esto implica autorregulación y aprendizaje.

Por ejemplo, una sugerencia que hace la autora es no soltar ningún objeto hasta que lo hayas dejado en el lugar que has establecido para él. De esta manera, dejaremos que el orden vaya surgiendo armónicamente en cada espacio a medida que vamos apropiándonos del método.

Mujer colocando un jarrón con flores

¿Cómo aplicar el método Dan-Sha-Ri?

Podríamos decir que el método Dan-Sha-Ri es una forma de ordenar sin ordenar y nos ayuda a que mantener organizados nuestros espacios no sea una tarea tediosa. Lo más interesante es que no solo aplica para nuestros espacios físicos, sino que puede extenderse a nuestros correos electrónicos, archivos en la computadora e, incluso, a nuestras relaciones interpersonales.

Muchas veces acumulamos objetos que no utilizamos, ya sea porque los recibimos como un regalo, por nostalgia, porque llevan mucho tiempo con nosotros o por las incomodidades que puede generarnos emprender las tareas de orden y limpieza. No obstante, el método propone que si un objeto cualquiera ya no nos resulta útil o simplemente ya no lo queremos en nuestra casa, debemos tomarlo, agradecerle por su tiempo junto a nosotros y dejarlo ir.

Es una invitación a dejar de culparnos por deshacernos de útiles que no usamos o necesitamos, abrazando una vida más simple y con más espacio para recibir todo lo nuevo que el futuro tiene para nosotros. Se trata de apostar por la posibilidad de convertir nuestro hogar en el reflejo de nuestro interior y de hacer de nuestro espacio y de nuestra vida un lugar más acogedor.

Te podría interesar...
Pon orden a tu caos externo para ser más feliz
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Pon orden a tu caos externo para ser más feliz

El exterior actúa como reflejo de aquello que nos ocurre en nuestro interior. Así, el orden actuará como un buen aliado de nuestro bienestar.



  • Löfgren, O. (2017) Mess: on domestic overflows, Consumption Markets & Culture, 20:1, 1-6, DOI: 10.1080/10253866.2016.1158767
  • Yamashita, H. (2016) Dan-sha-ri: ordena tu vida Quédate solo con lo necesario... ¡y encuentra la felicidad!. Planeta